497547075dj

El hambre y personas sin hogar avanzan sin frenos en Brasil

Actualidad y economía Por: Navaza Press 08 de julio de 2022
22virus-brazil-hunger-02-mobileMasterAt3x
Hambre y pobreza BBC

Con una inflación acumulada del 11,7% y sin una política pública de viviendas asistidas, la tendencia es que la situación empeore en los próximos meses. Por lo pronto, unos 33 millones de brasileños pasan hambre, según datos oficiales.

Es un incremento de 14 millones de personas con respecto al último informe realizado en 2020, lo que supone un crecimiento de 7,2%. Hoy el hambre en Brasil está en el mismo nivel de los años 90. Es un retroceso de 30 años, algo muy grave cuando se tiene en cuenta que en 2014, durante el Gobierno de Dilma Rousseff, el país tropical consiguió salir del Mapa del Hambre de la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. En 2018 Brasil volvió a ser incluido en esta estadística, un hecho sin precedentes en la historia de este organismo de la ONU. 

“Es la crisis que estamos viviendo, que se ha visto agravada por la pandemia. El número sin techo aumenta en São Paulo por encima del crecimiento demográfico de la ciudad. Eso es espantoso”, señala Júlio Lancellotti, un cura católico que sirve cada mañana un desayuno solidario a unas 600 personas sin hogar. 

En el último año, el padre Júlio ha lanzado una campaña contra la aporofobia, la fobia a los pobres. Es un neologismo acuñado por la filósofa española Adela Cortina y popularizado en Brasil por este cura. Desde sus redes sociales, denuncia los ataques contra los sin techo, como los bloques de cemento colocados en las aceras para evitar que duerman al aire libre o los cristales rotos que sirven para ahuyentarlos.  

El desempleo figura entre las razones principales que llevan a millares de personas a vivir debajo de un puente. En Brasil hay cerca de 11 millones de desempleados. Es casi el mismo número de habitantes que tiene Bolivia. Es común que trabajadores llegados de otros Estados se queden totalmente desamparados cuando pierden el empleo, al tener su familia a miles de kilómetros de distancia.

En Brasil el 82% de los sin techo son varones. Dos de cada tres son negros y tienen menos de 44 años. El desempleo, las drogas o los problemas familiares los llevaron a la calle. Desde 2008, el Gobierno brasileño no ha vuelto a realizar un censo de este sector de la población, lo que impide implementar políticas sociales efectivas. 

Te puede interesar