497547075dj

Francisco: la paz es un grito que merece ser escuchado

El Papa participó en el Coliseo en el encuentro de religiones promovido por la Comunidad de San Egidio, firmando un llamamiento común: no nos resignemos a la guerra, que los gobernantes se inclinen a escuchar con seriedad y respeto las aspiraciones de reconciliación de sus pueblos. La guerra es la madre de todas las pobrezas

Actualidad y economía Adriana Masotti -Vatican News 25 de octubre de 2022

El Papa Francisco intervino en la clausura del Encuentro de Oración por la Paz con los Líderes Cristianos y de las Religiones del Mundo que se inauguró el pasado domingo en "la Nuvola" de Roma. Repitió con fuerza un llamamiento que ya había lanzado hace un año, también en el Coliseo, pero que afirmó que era "aún más actual" hoy: "Las religiones no pueden ser utilizadas para la guerra (...) nadie utilice el nombre de Dios para bendecir el terror y la violencia". Que la búsqueda de la paz esté en el centro de nuestras acciones, reiteró el Papa, precisamente en el día en que, en relación con la guerra de Ucrania, parece abrirse un atisbo de diálogo. De hecho, las agencias informaron a primera hora de la tarde de la noticia de que Rusia estaría dispuesta a dialogar con el Papa Francisco, Estados Unidos y Francia para buscar una solución al conflicto en curso.

La oración de las religiones por la paz
Antes de pronunciar su discurso, alrededor de las 16:20 horas, Francisco participó en un momento de oración en el interior del Coliseo en presencia de representantes de las Iglesias y Comunidades Cristianas, mientras que los líderes de otras religiones se reunieron en oración en varios lugares de la ciudad. A continuación, a las 17:00 horas, en el escenario instalado en el exterior del Anfiteatro Flavio, la ceremonia final todos juntos, con algunos testimonios y discursos finales, seguidos de un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de la guerra, el terrorismo, la violencia y la trata de seres humanos. Al final, la firma del Llamamiento de Roma por la Paz por parte del Papa Francisco y de los demás líderes religiosos, luego entregado a algunos chicos y chicas por la escritora, testigo de la Shoá, Edith Bruck y simbólicamente a toda la juventud del mundo.

Francisco: una paz hoy gravemente herida
Al tomar la palabra, Francisco agradeció a cada uno de los presentes en el encuentro animado por ese mismo "espíritu de fraternidad" que inspiró la primera convocatoria en nombre de la paz querida por San Juan Pablo II en Asís hace treinta y seis años y afirmó: 

Este año, nuestra oración se ha convertido en un "grito", porque hoy la paz está gravemente violada, herida, pisoteada: y esto en Europa, es decir, en el continente que vivió las tragedias de las dos guerras mundiales del siglo pasado. Estamos en la tercera. Lamentablemente, desde entonces, las guerras no han dejado de ensangrentar y empobrecer la tierra, pero el momento que vivimos es particularmente dramático.

El grito de paz no puede ser suprimido
El Papa Francisco subraya una vez más que "la paz está en el corazón de las religiones", esa paz que es negada y humillada en tantas partes del mundo y cuyo grito es a menudo silenciado "por la retórica de la guerra", pero también por el odio y la indiferencia. Sin embargo, es una invocación que, según el Papa, "no puede ser suprimida":

Surge del corazón de las madres, está escrito en los rostros de los refugiados, de las familias que huyen, de los heridos o de los moribundos. Y este grito silencioso sube al cielo. No conoce fórmulas mágicas para salir de los conflictos, pero tiene el sacrosanto derecho de pedir la paz en nombre de los sufrimientos padecidos, y merece ser escuchado. Merece que todos, empezando por los gobernantes, se inclinen a escuchar con seriedad y respeto.

La guerra es siempre una derrota 
Que la guerra es "la madre de todas las pobrezas", y deja "al mundo peor de lo que lo encontró", que es "un fracaso de la política y de la humanidad", lo demuestran, observa el Papa, "las dolorosísimas lecciones del siglo XX, y desgraciadamente también de esta primera parte del XXI", en el que, olvidando Hiroshima y Nagasaki, se ha vuelto a amenazar con el uso de armas nucleares. Pero si, dice el Papa Francisco, los poderosos de la tierra no escuchan las aspiraciones de sus pueblos, eso no cambia el diseño de paz de Dios para la humanidad y que nos corresponde aceptar. Y continúa:

La paz es su don y la hemos invocado de Él. Pero este don debe ser acogido y cultivado por nosotros, hombres y mujeres, especialmente por nosotros, los creyentes. No nos dejemos contagiar por la lógica perversa de la guerra; no caigamos en la trampa del odio al enemigo. Volvamos a situar la paz en el centro de nuestra visión del futuro, como objetivo central de nuestra acción personal, social y política, a todos los niveles. Desactivemos los conflictos con el arma del diálogo.

El llamamiento al diálogo de San Juan XXIII
Un llamamiento similar había sido hecho a los gobernantes en octubre de 1962 por San Juan XXIII en un mensaje radiofónico. En aquel momento parecía cercano un nuevo "enfrentamiento militar y una deflagración nuclear", y el Papa Roncalli suplicaba que se hiciera todo lo posible para "salvar la paz" y evitar al mundo los horrores de la guerra. El Papa Francisco repite las palabras pronunciadas por su predecesor:

Promover, favorecer y aceptar negociaciones a todos los niveles y en cualquier tiempo es una medida de sabiduría y de prudencia que atrae las bendiciones del Cielo y de la Tierra. Sesenta años después, estas palabras suenan sorprendentemente actuales. Las hago mías. No somos "neutrales, sino a favor de la paz. Por eso invocamos el ius pacis, como un derecho de todos a componer los conflictos sin violencia.

Hoy entre las religiones nos sentimos más hermanos
La fraternidad entre las religiones ha crecido en los últimos años, constata Francisco, "cada vez más nos sentimos hermanos entre nosotros", dice y recuerda sus palabras en el Encuentro de Oración por la Paz del año pasado:

Hace un año, reunidos aquí mismo, frente al Coliseo, hicimos un llamamiento, aún más pertinente hoy: "Las religiones no pueden utilizarse para la guerra. Sólo la paz es sagrada y nadie debe utilizar el nombre de Dios para bendecir el terror y la violencia".

Es un compromiso que, continúa el Papa, queremos seguir viviendo. No debemos resignarnos a la guerra. Y vuelve a citar a San Juan XXIII, que escribió en la Pacem in Terris: "Que todos los pueblos se abracen como hermanos y florezca y reine siempre entre ellos la tan anhelada paz". Que "así sea - concluye Francisco - con la gracia de Dios y la buena voluntad de los hombres y mujeres que Él ama".


    
Encuentro por la Paz, promovido por la Comunidad de San Egidio

Te puede interesar

Ayuda humanitaria de la ONU llega a la ciudad ucraniana de Jersón

En rueda de prensa, Guterres también habló de la guerra de Ucrania en relación al próximo vencimiento de la Incitativa de Granos del Mar Negro, y explicó que este viernes está prevista “una reunión muy importante” entre la ONU y la Federación Rusa, tras mantener también la ONU contactos el fin de semana con la delegación ucraniana.

Jerson Ucrania

Un tercio de América Latina vive en la pobreza

Las tasas de pobreza en la región se mantienen en 2022 por encima de los niveles prepandemia, con más de 200 millones de personas en esa situación. Esta cifra supone un aumento de 15 millones de personas con respecto a 2019. La ONU llama a abordar con urgencia la crisis silenciosa de la educación para evitar el riesgo de una generación perdida.

Pobreza 2022-1