497547075dj

Cuánta sangre tenemos en el cuerpo y cuánta podemos perder antes de desfallecer

Salud El Mundo al Instante 18 de noviembre de 2022

La sangre es el fluido más importante del cuerpo; porque es la encargada de transportar el oxígeno y los nutrientes… esenciales para el correcto funcionamiento del organismo

La sangre es el fluido más importante de nuestro cuerpo. Fluye a través del sistema cardiovascular distribuyendo el oxígeno mediante los glóbulos rojos por todos los rincones de nuestro organismo, desde los pulmones a los tejidos y órganos. Para que una célula de sangre complete todo el recorrido a través del cuerpo humano sólo necesita unos 23 segundos. Es decir, que en un solo día, esta misma célula de sangre podría hacer hasta unos 3 mil viajes completos a través de todo nuestro sistema circulatorio. Evidentemente, la velocidad a la que viaja por el organismo varía enormemente, en función del tamaño de la persona, de la edad, de su estado de salud, etc.

Otra cosa que también es muy variable y que depende de muchos factores es el volumen de sangre. En general- podríamos decir que la sangre representa en torno al 7 o el 8 por ciento del peso corporal. Es decir, que el adulto promedio tendría 4,5 o 6,5 litros de sangre circulando permanentemente por su organismo. Sin embargo, circunstancias como la altura, la edad, el peso o el sexo de una persona harán que cada uno tenga una cantidad diferente.

¿Cuánta sangre puede perder una persona antes de morir?

Como ya hemos explicado, los glóbulos rojos son los encargados de transportar el oxígeno a los tejidos corporales e intercambiarlo por dióxido de carbono; el cuál es transportado de la misma forma hasta los pulmones, donde es definitivamente expulsado. Si la hemorragia es tan grave y tan rápida que este mecanismo ha dejado de suceder y -por lo tanto- ha dejado de proveer oxígeno al organismo, al afectado no le queda demasiado tiempo de vida; porque en sólo unos segundos, los órganos empezarán a dejar de funcionar. Es lo que se conoce como “shock hipovolémico” y para que se produzca, una persona debe perder -aproximadamente- una quinta parte del volumen de sangre del cuerpo.

Los síntomas asociados al shock hipovolémico hemorrágico son: Respiración rápida, palpitaciones por aumento de la frecuencia cardíaca, confusión y mareos, frialdad y palidez de la piel, sequedad de mucosas, debilidad generalizada y malestar por disminución de la presión arterial.

En el caso de darse una situación de este tipo, lo más importante es detener el sangrado y solicitar ayuda médica de manera urgente. Después podremos colocar al paciente de manera cómoda y arropado para que no pierda temperatura. Además, debe estar acostado (siempre que sea posible), con los pies levantados unos 30 grados para facilitar la llegada de sangre al cerebro y a la parte alta del cuerpo.

Te puede interesar