Hong Kong confirma los "peores temores" y arresta a magnate de medios Jimmy Lai

Mundo Reuters 10 de agosto de 2020
2020-08-10T170544Z_1_LYNXNPEG791DL_RTROPTP_4_HONGKONG-SECURITY

HONG KONG, 10 ago (Reuters) - El magnate de los medios de comunicación de Hong Kong Jimmy Lai se convirtió el lunes en el detenido de más alto perfil en virtud de una nueva ley de seguridad nacional, por sospecha de colaboración con fuerzas extranjeras, y unos 200 policías registraron las oficinas de su periódico Apple Daily.

Lai, que nació en China continental y fue llevado de contrabando a la colonia británica de Hong Kong en un bote pesquero cuando era un niño de 12 años sin dinero, ha sido uno de los más destacados activistas por la democracia en la ciudad ahora gobernada por China, además es un acérrimo crítico de Pekín.

La detención del empresario de 71 años se produce en medio de la represión de Pekín contra la oposición prodemocrática de la ciudad y alimenta aún más la preocupación por las libertades de prensa y de otra índole prometidas a la antigua colonia británica cuando regresó a China en 1997.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que estaba "profundamente preocupado" por los informes de la detención, calificándola de una prueba más de que el Partido Comunista Chino había "destruido" las libertades de Hong Kong y erosionado los derechos de su pueblo.

Confirma también "los peores temores de que la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong se utilice para suprimir las opiniones críticas en favor de la democracia y para restringir la libertad de prensa", declaró Steven Butler, coordinador del programa para Asia del Comité para la Protección de los Periodistas.

"Jimmy Lai debería ser liberado de inmediato y cualquier acusación debería retirarse".

Ryan Law, editor jefe del Apple Daily, dijo a Reuters que el periódico no se intimidaría por el registro.

Pekín dijo que apoyaba el arresto de Lai.

Un portavoz de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao de China dijo a la agencia oficial de noticias Xinhua que Lai era un representante de personas que estaban "en contra de China y de Hong Kong" y que planeaba e instigaba protestas "ilegales", financiaba fuerzas proindependencia y utilizaba su grupo de medios de comunicación para difundir rumores.

La nueva ley de seguridad castiga cualquier actividad que China considere subversión, secesión, terrorismo y colusión con fuerzas extranjeras con penas que pueden llegar a cadena perpetua. Los detractores dicen que suprime las libertades, mientras que sus partidarios afirman que aportará estabilidad tras las prolongadas protestas prodemocracia del año pasado.

Te puede interesar