En un año Supersalud impuso 253 sanciones por $ 49 mil millones

General Guillermo Romero Salamanca 19 de agosto de 2020
unnamed (2)

Orbedatos. Para garantizar los derechos de los usuarios y las normas del sistema de salud, la Superintendencia impuso 253 sanciones por 49.000 millones de pesos en primera instancia y 169 han sido ratificadas en segunda instancia contra vigilados. El 33.6% de estas se dieron por fallas en la prestación de los servicios y el 18% por no observar las normas del flujo de recursos.

El mayor número de sanciones fue para las EPS (121), las IPS (65) y las entidades territoriales (58).

De otra parte, en los últimos 12 meses, la entidad realizó 232 auditorías que sirvieron de base para la toma de decisiones administrativas y sancionatorias.

De la misma manera, con la aplicación de la ley 1949 de 2019 ya se han producido 14 multas por casi 13.000 millones de pesos, entre estas dos a Medimás que han sido las más altas en la historia de la Superintendencia.

Con la figura del 'juez de la salud' entre agosto de 2019 y junio de 2020 la Superintendencia ha proferido 2.747 sentencias o decisiones de obligatorio cumplimiento.

Así lo reveló el Superintendente Fabio Aristizábal Ángel, durante la Audiencia Pública de Rendición de Cuentas realizada de manera virtual, y durante la cual hizo el balance de los principales logros de la gestión de la Entidad en el último año.

ACCIONES SOBRE VIGILADOS

Dentro de las decisiones y acciones realizadas en la época de pandemia, la Superintendencia de Salud también visitó 50 clínicas y hospitales para verificar el cumplimiento en la disponibilidad y suficiencia de los elementos de protección y el reconocimiento de salarios y honorarios al talento humano. Por los incumplimientos que se hallaron, se trasladaron 68 denuncias al Ministerio de Trabajo.

También se impartieron 15 órdenes de inmediato cumplimiento a 9 EPS para que resolvieran de fondo cerca de 27.000 peticiones, quejas y reclamos que tenían represadas desde 2019. Se abrieron seis investigaciones administrativas contra sus representantes legales, por el presunto incumplimiento.

Igualmente, se hizo seguimiento al reporte del procesamiento de pruebas PCR diagnósticas de COVID-19 por parte de 55 laboratorios de la Red Nacional de Laboratorios.

Con el apoyo del sector privado y entidades públicas, nació la Misión Colombia, en el que un grupo de médicos especialistas, generales, enfermeras, auxiliares y terapistas respiratorios voluntarios aportan su conocimiento y trabajo viajando a varios hospitales regionales en Amazonas, Chocó, Atlántico y Córdoba.

Recursos para el sistema

DEPURACIÓN DE LAS EPS

Como parte del fortalecimiento a la red pública y privada de salud, la Superintendencia continuó adelantando en el último año las mesas de flujo de recursos y las audiencias y jornadas de conciliación, a través de las cuales permitió llegar a acuerdos de pago por cerca de medio billón de pesos entre EPS y clínicas y hospitales.

Otras acciones desarrolladas por la Supersalud entre agosto de 2019 y julio de 2020 tuvieron que ver con la depuración de las EPS. A Medimás, Coomeva y Ambuq se les revocó parcialmente la operación en algunos departamentos mientras que salieron definitivamente del sistema de salud las EPS Emdisalud, Cruz Blanca y Salud Vida.

Con estas decisiones, se llegó a un acumulado de cerca de 3 millones de usuarios que en Colombia han sido trasladados de EPS desde agosto de 2018.

La mitad de las EPS habilitadas en el país, 19 de 37, están en medida especial de vigilancia por parte de la Supersalud. De estas, tres (SOS, Medimás y Coomeva) tienen restricción para realizar nuevas afiliaciones y aceptar traslados.

INTERVENCIÓN EN HOSPITALES

De igual forma, han sido intervenidos 9 hospitales por considerar que presentaban deficiencias en la atención de sus usuarios y porque estaban en riesgo de viabilidad financiera.

En el último año fueron devueltos a sus departamentos el hospital Universitario San Jorge, de Pereira; el Federico Lleras Acosta, de Ibagué y el Universitario, de Villavicencio, tras mostrar progresos en la estabilización de sus indicadores.

TRABAJOS CON LAS UCI

La Superintendencia Nacional de Salud ha contribuido decididamente con la atención especializada que se presta a los pacientes críticos de las regiones durante esta pandemia, al lograr la expansión de 221 nuevas camas UCI en los hospitales que tiene bajo medida de vigilancia especial.

Precisamente una de esas estrategias exitosas ha sido la ampliación de la capacidad instalada en los hospitales intervenidos por la Superintendencia, donde las camas de cuidados intensivos pasaron de 137 a 358 y a los cuales se les pudo dotar adicionalmente con 745 nuevas camas de cuidado intermedio y de aislamiento.

Aristizábal resaltó que cinco de los hospitales regionales no tenían Unidades de Cuidado Intensivo y hoy ya cuentan con 50 de esas camas debidamente dotadas, gracias a la ayuda de la Presidencia de la República y del Ministerio de Salud que suministraron los ventiladores.

“Desde el primer día de esta pandemia la instrucción que nos dio el presidente Iván Duque a todas las autoridades de salud fue clara: debemos atender con calidad y oportunidad. Así lo entendimos y desde nuestro rol como ente de control nos propusimos liderar un eje estratégico clave: fortalecer los hospitales bajo medida especial de la Supersalud”, dijo.

Los beneficiados con la nueva capacidad de camas especializadas son los hospitales San Andrés, de Tumaco; San Marcos, de Sucre; Sandiego, de Cereté; Nuevo San Francisco de Asís, de Quibdó; San Andrés, de Chiriguaná (Cesar); Universitario de Sincelejo; Universitario, de Cartagena; Julio Méndez Barreneche, de Santa Marta; San Rafael, de Leticia; San Jerónimo, de Montería y el hospital San José de Maicao (La Guajira), entre otros.

Adicionalmente, con el liquidador de Saludcoop, la Supersalud entregó en comodato cuatro clínicas de esa entidad para abrirlas y ponerlas en operación en Pereira, Cali y en Medellín.

Te puede interesar