Normas Limites y Disciplina

Salud Rita Valencia T 23 de agosto de 2020
person-110305_960_720
person-110305_960_720

La educación que se imparte en el hogar es la base fundamental en el proceso de desarrollo de los hijos, hay una creencia que es responsabilidad de las instituciones educativas, “NO” la educación de la institución es un complemento y prolongación de la formación dada en el hogar.

La educación es formación integral entre el hogar, la institución y la sociedad; la institución le brinda al niño la oportunidad de afianzar valores aprendidos en el hogar e integrarse socialmente.

La Educación actual ha tomado rumbos diferentes en donde la familia y las instituciones se encuentran en busca de nuevos métodos para una mejor orientación, las normas con las que muchos padres fueron criados, no es posible ponerlas en práctica con sus hijos hoy, pues la formación autoritaria de ayer y el permisivismo de hoy, chocan y generan una situación difícil de manejar, generando confusión en las familias, las instituciones y la sociedad.

La Educación de los hijos se ha convertido en un grave problema, alterando el entorno familiar.

Los padres deben saber que los niños tienen derechos, ¿pero saben ustedes padres de familia que los niños tienen deberes que cumplir? “SÍ”, en el hogar se deben establecer normas, límites y disciplina. Con las normas se marcan pautas de comportamiento, con los limites se delimita hasta donde se debe llegar, con disciplina se establecen compromisos en su formación. Hay que tener claridad en estos conceptos y así impartir una educación en donde haya autonomía, capacidad de decisión, autocontrol, vinculación social y respeto a las normas de convivencia.

“El niño interpreta la ausencia de normas como una demostración de falta de interés y afecto por parte de los padres” (Freiber,2008); la diciplina promueve la autodisciplina y autocontrol; los limites regulan al ser humano, estableciendo orden en su vida emocional, familiar y social.

Los padres de familia deben trabajar juntos en el momento de programar normas, límites y disciplina en sus hogares, esto dará seguridad a los hijos; el desacuerdo entre los padres genera incredulidad e inseguridad.

Queridos padres, la educación y formación comienza por nosotros y es nuestro deber, la institución educativa es un complemento, comencemos desde ya, queremos hijos felices, lo podemos lograr pero con inteligencia, no les demos lo que nosotros no tuvimos, no les permitamos lo que a nosotros nos negaron, de esta manera ellos serán capaces de construir una buena perspectiva de sí mismos, y nosotros alcanzaremos nuestros objetivos como padres. (RVT)

[email protected]

www.https://psiquiatria.com/directorio/ritavalencia

Te puede interesar