Jaque al jeque…que vio caer su rey

Deportes Esteban Jaramillo Osorio. 24 de agosto de 2020
Esteban-Jaramillo-OSORIO-2020-2-150x150

Bogotá, 24 de agosto_ RAM_ Labor de equipo, por encima de la suntuosa individualidad, para dominar la copa. Y no estaba James Rodríguez, quien huyó del frío, buscando la noche de Madrid, cuando era estrella y puntal del cambio.

Poderoso el Bayern Múnich, en todas sus líneas. Físico, combativo, asociado desde la técnica colectiva, con variedad de ritmos y versatilidad de esquemas.

Neymar, descontrolado, por una presión intensa, demostró que no es Messi, por su irregularidad y su inconsistencia. Hasta ahora no es su pie izquierdo. Ni el derecho de Ronaldo, porque ha perdido demasiado tiempo, viajando, bailando y llorando. Y, Mbappe, es bueno, pero no es Pelé. Así el mercadeo diga lo contrario y lo proyecte como relevo natural del futbol que se queda sin estrellas. 

La plata no es felicidad. Por eso esta es la historia de un Jeque humillado, a pesar de estar forrado en dólares, pero con ideas futboleras sin resultados victoriosos.

El Bayern, poderoso, demoledor, construido y administrado como una empresa, exenta de egos y escándalos, orientado por exfutbolistas, con jugadores de lujo que aportan lo necesario y algo más, para hacerse invencibles. Vestuario limpio el de Flick, con simpleza y sentido común en el manejo.

¡Qué equipo el Bayern! ¡Que jugador es Thiago! Y, como decía el Dr. Ochoa Uribe, con Neuer, como portero, se puede dormir tranquilo.  (EJO)

Te puede interesar