Nueva Modalidad.

Salud Rita Valencia T 06 de septiembre de 2020
coronavirus-4817450__340

El Gobierno y las organizaciones sanitarias han puesto fin al confinamiento obligatorio, dando paso a al aislamiento individual y responsable, en donde la corresponsabilidad es de nosotros mismos, pero con acompañamiento del Gobierno, empresas y familias. “El virus no se ha ido” continua presente, pasando de unos a otros.
El coronavirus nos ha causado un gran impacto social, económico y emocional y como tal, debemos asumirlo y salir avante de esta situación.
Con el levantamiento de la cuarentena estaremos más expuestos al contagio, nuestra responsabilidad es ahora mayor que durante el confinamiento obligatorio, las medidas de bioseguridad son para todos, debemos cumplirlas, ahora no estamos bajo presión o castigo; entendamos que es un problema de salud que nos obliga a todos.
Permanentemente escuchamos de personas que han muerto lejos de los suyos y sin darle la despedida que merecían; debemos tomar conciencia, seis meses antes veíamos el virus muy lejano, ahora está tocando a nuestra puerta con más frecuencia, mueren abuelos, padres, hermanos, amigos, conocidos, y la pregunta inmediata es ¿de que murió? “DE COVID”, esto es muy doloroso; observamos con tristeza personas que continúan restándole importancia, toman conciencia cuando ellos o familiares cercanos entran a una UCI, otros pasan desapercibidos sin tener en cuenta que el virus es una amenaza latente y letal.
El fin del aislamiento individual y responsable es un desafío a la diciplina social; tiene un beneficio considerable, restablece la economía del país, se recobra la independencia, la vida social, pero genera temor a gran parte de la sociedad, al Gobierno y autoridades de salud.
Es inevitable la trasmisión del virus, esto va a continuar y con más fuerza, lo ideal es que los sistemas de salud no colapsen, sería lamentable después de tanta preparación.
Los ciudadanos vuelven a las calles por múltiples razones; necesidades socioeconómicas, familiares, no soportan más el confinamiento, otras han perdido el miedo al virus y a sus consecuencias, esto es grave, genera indiferencia al autocuidado.
La nueva normalidad es “APRENDER A VIVIR CON EL VIRUS”, no escondernos de él, tampoco buscarlo, pero, sí importante seguir las normas de bioseguridad ya establecidas, el éxito lo lograremos con conciencia y autocuidado, distanciamiento individual responsable, uso del tapabocas, salir si es necesario, y trabajar para evitar el contagio.
Si te cuidas cuidaras a tu familia y evitaras contagiar a los de tu entorno. (RVT)
[email protected]
https/psiquiatria.com/directorio/ritavalencia

Te puede interesar