El caos dominó en el primer debate entre Trump y Biden

Mundo El Comercio 30 de septiembre de 2020
Primer-debate

Tal como se esperaba, el primer debate presidencial en Estados Unidos mostró a un presidente Donald Trump absolutamente combativo en la noche de este 29 de septiembre del 2020. Interrumpía a cada instante ya sea a su rival, el demócrata Joe Biden, o al moderador Chris Wallace, de la cadena Fox News.

Fue un debate caótico, coincidieron los analistas luego del debate.

“¡Por qué no te callas, hombre!”, llegó a decirle Biden luego de tantas interrupciones. Trump fue un bully que buscaba el punto débil de su rival, a quien lo llama “Joe el dormilón”.

Esa no fue la única de las perlas de la noche. “No se puede tener la palabra con un payaso, disculpen…”, dijo Biden. Wallace llegó a decirle a Trump “stop” y le recordó que fue su equipo de campaña el que aceptó que en las intervenciones de dos minutos no hubiera interrupciones del otro. Y cuando Trump le dijo que pidiera lo mismo a Biden, Wallace le respondió: “francamente, Presidente, usted es el que más interrumpe”.

Fue un papel digno el del moderador, que tiene un programa dominical en un canal que es cercano al Mandatario republicano. Pero fue una tarea dura. Cuentan periodistas estadounidenses que en el equipo de producción de Wallace había ciertas preocupaciones por cómo se conduciría el debate. Y Wallace frenó lo más que pudo a un Trump que por esta noche vio en alguien de Fox News a uno más de los periodistas que denigran su imagen.

Tan atropellado fue el debate que apenas se trató el tema de la elección de la nueva jueza a la Corte Suprema, quien inclinaría la balanza a favor de los conservadores 6-3 y que ha generado aún más divisiones en el país.

Biden, con su estilo, le llegó a decir “el peor presidente de la historia de Estados Unidos”. Además, tenía una estrategia que pudiera ser bien evaluada: dirigirse a las cámaras y hablar a los ciudadanos, por ejemplo, cuando dijo que no se trataba de Trump, Biden y sus familias, sino de la población que pasa malos momentos por la crisis del coronavirus.

Trump, dentro de todo lo agresivo que fue, se mantuvo elusivo a dos preguntas del moderador. No quiso decir que pagó solamente USD 750 de impuestos en el 2016 y el 2017. “He pagado millones de dólares en impuestos”, dijo. Tampoco quiso condenar el supremacismo blanco, al que se lo acusa de defender. “Para mí el problema es de la izquierda radical”.

Biden fue más claro al responder a Wallace que él no ocupa una posición en el Estado y que en sus declaraciones siempre se manifestó en contra de la violencia en las protestas contra la discriminación racial y la brutalidad policial.

Trump trató de atacar por este lado a Biden: “no quiere hablar de la ley y el orden porque perdería el apoyo de la izquierda radical”, que se quiere tomar el país. Le dijo que está sometido por esa izquierda radical y los socialistas, a pesar de que Biden ha dicho estar en contra de quitar fondos a la Policía, pero sí distribuirlos de un modo en que se evite los abusos de los uniformados.

“Trump aviva el fuego” y trata de sacar ventaja de la crisis de los disturbios contra la discriminación racial en el país, dijo Biden.

Fue por la pandemia de covid-19, cuando Biden tuvo mayor ventaja: Trump sabía de la gravedad del coronavirus mucho antes y no hizo nada para frenarlo. “No tenía un plan, dijo, no tiene un plan para la salud”, añadió.

Biden recordó la frase de Trump sobre las muertes por covid-19: “es lo que es”.

“Es lo que es porque es usted es lo que es”, le dijo Biden.

Trump no tuvo mayores argumentos. Dijo que Biden era vicepresidente durante la crisis por el H1N1, con 14 000 muertes. Dijo que con Biden, el país habría mantenido las fronteras abiertas permitiendo que entren miles de chinos con el virus. Dijo que Biden no lo habría hecho mejor que él. Dijo que los gobernadores demócratas le han llamado para felicitarlo por su trabajo ante la pandemia. Y si es que no ha podido mostrar su éxito es por culpa de la prensa, las “fake news”.

Trump no dejó de afirmar que él es el presidente en la historia que mejores resultados económicos ha tenido en tres años y medio, solamente frenado por la pandemia.

¿Hay un ganador? Eso es algo que se sabrá mañana con las primeras encuestas. Si alguien -el mismo Trump- esperaba un Biden que tropezara, como se especulaba, pues deberá aguardar el siguiente debate, en 15 de octubre, para comprobarlo. Aunque algo nervioso, sin mayores datos, intentaba mostrarse cercano a la gente. Trump, en cambio, cumplió con lo que se esperaba de él.

No se sabe aún cuánto incidirá en los indecisos a su favor. No se ve a un Trump favorecido, pero quizá tampoco del todo Biden. Como dijo una periodista del New York Times, “me pregunto si usar términos como ‘este hombre’ y ‘este tipo (y ‘payaso’ y ‘tonto’) para referirse al Presidente en ejercicio aterrizarán en los oídos de los votantes indecisos (los pocos restantes)”.

Publicado originalmente por ElComercio. com

Te puede interesar