La vergüenza de Hidroituango. Primera de dos partes

Turismo, ecología y agricultura Ing Oscar Rivera Luna 17 de octubre de 2020
colombia-4887877_960_720
colombia-4887877_960_720

La clase dirigente tradicional de Antioquia se rasga las vestiduras y quiere condenar a la hoguera al Alcalde de Medellín  por decir algunas verdades sobre la podredumbre de Hidrohituango. Se revive la época de la inquisición, cuando la caverna religiosa condenaba a las hogueras purificadoras a las brujas y brujos que explicaron la órbita elipsoidal de la tierra alrededor del sol o el movimiento de la sangre en las venas. Ahora en el mundo entero campea la mentira y la verdad es peligrosa y condenada a la hoguera.

Hidroituango es una obra como el Canal del Dique cuyas 312 curvas originales que se conectaban con el universo de ciénagas y vaso comunicantes fue reducido a 52 durante cuatro siglos de verdadera barbarie hidráulica, hasta transformarlo en una cerbatana recta que lleva sedimentos; lodos del país Andino hasta la bahía de Cartagena, formando un espolón gigante en Puerto cabello, colmatando el Laguito, sedimenta los corales Gamines de Varadero y lleva sus légamos fumígenos a continuar sepultando los jardines florecidos de corales blandos y pétreos en Islas del Rosario.

Una represa de 225 metros de altura en el cauce de un cañón hidrogeológico atrapando un río torrencial, aniquilando la subienda y la vida de los bagres tigres, doncellas, nicuros, sabaletas, bocachicos que alimentaban a centenares de familias entre Ituango y Puerto Valdivia. Rompiendo el equilibrio hidrológico del bajo río Cauca al retener agua y vida a la red de lagunas, ciénagas y humedales  que antes existían en 89.000 hectáreas y empezaron a fenecer asfixiadas por el mercurio, el cianuro y la ausencia de las aguas retenidas en el vaso que retiene 2720 millones de metros cúbicos de agua y lodo con un volumen útil de solo 970 millones de metros cúbicos según la Universidad Nacional de Colombia.

Sin calcular que el lodo desprendido de las montañas andinas se desprende a cada instante y fluye por el caudal cargado de aguas residuales hasta convertirse en el vivero fértil para el crecimiento del Buchón Eugenia crassipes que crece en los cuerpos de agua en todo el país acelerado por la ingeniería sucia e irresponsable que arroja todos los desechos a las aguas corrientes superficiales, lagos, embalses y cuerpos de agua y se jacta todos los días de las PTARs (Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales). Mientras el río Cauca se convierte en criadero de bacterias en sus caudales hídricos imposibles de potabilizar en verano a la altura de Cali y en cultivadero de buchón en el vaso de Hidrohituango cargado de aguas residuales

El muro del proyecto hidroeléctrico Hidrohituango se construyó sobre rocas metamórficas tipo gneis, cuarzo-feldespático de aspecto esquistoso con bandas micáceas moscovíticas Fuente: Promotora de la Hidroeléctrica de Pescadero-Ituango S.A. E.S.P., 1999).

Estas rocas constituyen el basamento sobre el cual se construyeron las obras subterráneas de Hidroituango, agrupándose geológicamente en el denominado Grupo Valdivia de edad Paleozoica-400 a 500 millones de años  con un alto grado de meteorización en los primeros 10 a 50 metros de profundidad, generalmente recubiertas por derrubios de las vertientes y acumulaciones coluviales de edad Cuaternaria; de 0 a 2,6 millones de años.

Hidroituango S.A. E.S.P. y las Empresas Públicas de Medellín (EPM) conocían antes del inicio de la construcción del proyecto hidroeléctrico las condiciones geológicas de la zona aunque desafortunadamente ignoraron la existencia de los depósitos no litificados de amplia extensión en la zona del embalse, muy evidentes a partir de análisis geomorfológico básico y que ya habían sido reportados cartográficamente por Woodward-Clyde Consultants 1980, en los estudios previos de este proyecto hidroeléctrico”. Fuente: Universidad Nacional de Colombia.

La Universidad Nacional de Colombia explica que  en la zona de Hidroituango existe un macizo rocoso altamente fracturado con cobertura de depósitos no litificados, es decir materiales sueltos y suelos cubiertos de vegetación. Son  rocas gneisicas meteorizadas en los primeros 40 metros de profundidad, por los tanto más débiles y susceptibles a la desestabilización. Sobre y al interior de este macizo rocoso, los ingenieros construyeron vías de acceso en zig zag, explanaciones, graderías, portales de entrada y salida de túneles y galerías; entre los que se encuentran los túneles de desvío del río y la galería auxiliar de desviación del agua del embalse mientras se construía la presa y demás obras conexas.

“Desde el punto de vista geotécnico, cuando se construye el muro, las rocas que estaban a un nivel de esfuerzos natural, se reacomodan; y, cuando se hace la perforación para los túneles, se da un relajamiento de los esfuerzos y comienza una situación nueva para el macizo rocoso: la descompresión de las paredes rocosas alrededor del túnel; zona de daño alrededor de la excavación; Lisjak et al, 2014 y un mayor grado de fracturamiento que el natural previo a la perforación y avance del túnel grado de fracturamiento y estado general del macizo rocoso al interior de la montaña antes de que fluyera dentro de él agua desde el embalse” Fuente: Departamento de Geociencias Universidad Nacional de Colombia Bogotá.  Correo documento: [email protected]

“El proceso de apertura de las obras subterráneas y superficiales de una obra de tal dimensión conlleva a un debilitamiento de la resistencia del macizo rocoso, al incremento de la permeabilidad y los consecuentes problemas geotécnicos por el incremento de la susceptibilidad a la desestabilización”. Fuente: Barton, 2013; Hoek and Martin, 2014. Citado por Geo ciencias Universidad Nacional de Colombia. La presión del agua que fluye dentro del macizo podría ocasionar a lo largo problemas estructurales en el corazón  del macizo.(ORL)

Te puede interesar