Que son los espejismos marítimos y por qué se producen

General El Mundo Al Instante 08 de noviembre de 2020
Espejismo maritimo
Fata Morgana, cerca de la costa noruega – Wikipedia

Las playas nos deleitan a veces con uno de los efectos ópticos más sorprendentes del mundo, el espejismo de montañas voladoras, icebergs flotantes o castillos sacados de cuentos de hadas

Sin previo aviso, en el horizonte de las costas de Nueva Zelanda, Italia o Noruega aparecen efectos visuales que dibujan imágenes sorprendentes que no dejan de sorprender a propios y extraños. Se trata de uno los efectos ópticos más sorprendentes del mundo, un espejismo de montañas voladoras, icebergs flotantes o castillos sacados de cuentos de hada

Este espectáculo, que nunca nos cansaremos de disfrutar, se conoce como fata Morgana y tiene, como ahora veremos, su correspondencia científica en el campo de la refracción.

El efecto fata Morgana

Esta curiosa denominación hace alusión a Morgana, la hermana del rey Arturo. Se cuenta que era una bruja o hada -de ahí fata, hada en italiano- de origen marino -el término mori-gena se puede traducir como nacida en el mar-, vinculada a las sirenas. Recordemos que en la mitología clásica las sirenas atraían con sus cantos a los marineros para hundir sus barcos.

Esos témpanos de hielo, barcos o acantilados alargados obedecen a una inversión térmica de la atmósfera, que tiene lugar cuando en un mismo espacio cohabitan dos capas de aire a diferentes temperaturas. La capa más caliente asciende y produce una refracción, generando dos imágenes invertidas y rectas.

Este efecto refractante suele ser visible por la mañana, después de una noche fría y es bastante habitual disfrutarlo en valles de alta montaña, en donde el efecto óptico se encuentra acentuado por la curvatura del suelo del valle.

Al aparecer por encima de la línea de visión y percibirse como un objeto distorsionado, no es extraño que en tiempos remotos este efecto, con resonancias artúricas, hiciera pensar a los navegantes que era fruto de terribles sortilegios.

La mayoría de las descripciones de la antigüedad procedían de marineros que se internaban en el estrecho de Mesina, donde confluyen las aguas de Egeo y las del Tirreno.

Espejismos inferiores

El efecto fata Morgana se engloba dentro de los llamados espejismos superiores, que son diferentes a los espejismos inferiores, mucho más habituales y que crean la ilusión de lagos de aguas distantes en el desierto o en carreteras con el asfalto muy caliente.

Nuevamente, la luz atraviesa capas de aire con diferentes temperaturas, lo cual provoca que la densidad varíe también -es más caliente y menos densa a medida que nos acercamos al suelo- lo cual hace que la luz se desdoble paulatinamente y termine reflejándose. En este caso las capas de aire caliente más próximas al suelo se comportan como un espejo.

La información que procesa nuestro cerebro a través de los nervios ópticos nos hace creer que los objetos que están por encima de la superficie se encuentran realmente sobre el suelo.

Estos espejismos inferiores fueron un recurso recurrente en los cómics de Hergé en tres de sus álbumes («Cigarros del faraón», «El cangrejo de las pinzas de oro» y «El país del oro negro») para provocar divertidos gags que hicieran sonreír a los tintinólogos. Seguramente más de uno recordará la viñeta en la que Hernández y Fernández, aludiendo a un espejismo, mientras atraviesan un desierto, exclaman: «¡Toma ya! Y yo que pensaba que los habían suprimido».

Por: Pedro Gargantilla M.D.

Te puede interesar