¿Agenda paralela de España? Pablo Iglesias se reúne en secreto con el canciller de Maduro

El encuentro se concretó en medio de las actividades de la toma de posesión del recién electo presidente de Bolivia, Luis Arce

Mundo Panam Post | Gabriela Moreno 18 de noviembre de 2020
Pablo Iglesias en Bolivia

Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno español, incumplió el protocolo diplomático para reunirse con el canciller del régimen chavista, Jorge Arreaza. El encuentro se concretó en el hotel Casa Grande de La Paz antes de la toma de posesión del presidente de Bolivia, Luis Arce, según fuentes confidenciales de Voz Pópuli.

El medio señala que la delegación española constituida por una docena de altos cargos —entre ellos el Rey Felipe VI, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya y Pablo Iglesias— aterrizó el sábado 7 de noviembre en el aeropuerto internacional El Alto y al día siguiente se registró el intercambio “confidencial” con el funcionario socialista.

El hecho se enmarca en un contexto de tensión diplomática de España con Venezuela por la salida de Leopoldo López, el Delcygate, la ausencia de un embajador español en ese país y las fraudulentas elecciones legislativas del 6 de diciembre.

Un hecho oculto

La ministra González Laya, después de recibir información reservada sobre el encuentro no oficial, señaló que este era desconocido por el equipo de protocolo.

En su agenda, la delegación solo manejaba reuniones con la candidata a la presidencia de Perú, Verónica Mendoza, y el candidato de Ecuador, Andrés Arauz.

El ministerio de Asuntos Exteriores condenó la “doble agenda del vicepresidente” al tiempo que fuentes de la Organización de Estados Americanos (OEA) reseñadas por Voz Pópuli calificaron el encuentro como “verosímil».

Doble moral

Iglesias también organizó una cena privada con el presidente de Argentina, Alberto Fernández, el sábado 7 de noviembre, de la que excluyó al Rey. Además, coordinó dos reuniones con políticos de Perú y Ecuador e impulsó un manifiesto contra la «ultraderecha» durante el viaje.

Según reseña el medio, los círculos diplomáticos españoles asumen con preocupación la «diplomacia paralela» de Iglesias. Los ministros —asegura— asisten con desconcierto a las gestiones del vicepresidente para impulsar acciones centradas en países afines de América Latina y al margen del ministerio de Asuntos Exteriores.

Sospechan que Pedro Sánchez, quien se decanta por defender a su socio frente a las quejas de sus ministros, aprueba estas operaciones.

No es la primera vez

A la controversia de la reunión entre Iglesias y Arreaza le antecede el encuentro entre la vicepresidenta del régimen venezolano, Delcy Rodríguez, con el ministro español, José Luis Ábalos, el 20 de enero de este año.

A pesar de las sanciones impuestas por la Unión Europea contra dirigentes de la dictadura de Nicolás Maduro se le permitió el sobrevuelo en Barajas a la funcionaria chavista.

El partido Vox ha solicitado investigaciones al respecto, pero hasta ahora, la resolución de la Fiscalía ha sido solicitar el sobreseimiento de la causa.

La posición de Podemos

Desde el partido de Iglesias niegan la reunión. Podemos la califica como un “contacto fortuito durante el almuerzo celebrado en la Casa Grande del Pueblo con otros políticos y organizado por el Gobierno de Bolivia por la tarde del domingo”.

“El encuentro no se puede considerar una reunión oficial con fotógrafos, pero sí un momento de intercambio de opiniones entre los dos dirigentes”, según señala el medio español.

 Gabriela Moreno Periodista venezolana residenciada en Chile. Egresada de la Universidad del Zulia. Experiencia como editora y productora de contenidos para medios impresos y digitales con énfasis en las fuentes de política e internacional.

Te puede interesar