Las actividades físicas cotidianas influyen en nuestro estado de ánimo

Salud El Mundo Al Instante 29 de noviembre de 2020
Subir-y-bajar-escaleras
Las actividades físicas cotidianas, como por ejemplo subir escaleras, pueden mejorar nuestro estado de ánimo

El ejercicio físico mejora el bienestar físico y la salud mental. Sin embargo, apenas se ha investigado la influencia que sobre la salud mental de una persona tienen las actividades físicas cotidianas, como subir escaleras, caminar entre la vivienda y una tienda de alimentación o sacar a pasear al perro.

Puede que a partir de ahora este conocimiento sea mucho más extenso, gracias a una nueva investigación.

En el nuevo estudio, el equipo de Markus Reichert, del Instituto Tecnológico de Karlsruhe (KIT) en Alemania, ha analizado la influencia que sobre el estado de ánimo tienen las actividades cotidianas que constituyen la mayor parte del ejercicio físico diario para mucha gente.

En la investigación, 67 personas fueron evaluadas periódicamente para determinar el efecto de sus actividades físicas cotidianas en cuán despierta y alerta estaba su mente. Se encontró que las personas se sentían más despiertas y más llenas de energía mental justo después de realizar alguna actividad física cotidiana. Se comprobó que esa sensación mental era un componente importante del bienestar emocional y de la salud psíquica de los participantes.

Estos análisis se combinaron con los escaneos de tomografía por resonancia magnética realizados en otro grupo, de 83 personas. Se midió el volumen de la materia gris del cerebro para averiguar qué áreas del cerebro intervenían en estos procesos cotidianos. Se encontró que la corteza cingulada subgenual, una zona de la corteza cerebral es importante para la interacción entre la actividad física cotidiana y el bienestar emocional. Es en esta región del cerebro donde se regulan las emociones y la resistencia a los trastornos psiquiátricos.

Los autores del estudio identificaron esta región del cerebro como un mediador neural decisivo en la relación entre la actividad física y la sensación subjetiva de sentirse con mucha energía mental.

La conclusión a la que han llegado los autores del estudio es que las actividades físicas cotidianas, como por ejemplo subir escaleras, pueden ayudarnos a sentirnos más despiertos y llenos de energía mental. Esto aumenta el bienestar de la persona. Resulta conveniente, por tanto, promover la realización de tales tareas, sobre todo si la persona es propensa a la depresión o a otros trastornos mentales.

Te puede interesar