497547075dj

Biden, el presidente de EEUU que logró arrebatar el poder a un Trump enrabietado

El líder del Partido Demócrata salió victorioso de unos comicios cuyos resultados han provocado quebraderos de cabeza en el aún el presidente republicano e inquilino de la Casa Blanca

General Lupe Carrasco. Vozpópuli 28 de diciembre de 2020
Joe-Biden-candidato-Presidencia-Unidos_1384071588_15340419_1200x675

Uno de los acontecimientos que han marcado sin duda 2020 han sido unas de las citas más esperadas, las elecciones presidenciales en Estados Unidos del 3 de noviembre. Este año se cumplían cuatro años de mandato del magnate Donald Trump y aparecía un nuevo -aunque no tan nuevo- actor en escena, el demócrata Joe Biden.

Fiel amigo del expresidente Barack Obama (2009–2017) -fue su vicepresidente durante todo su mandato, aunque siempre permaneció a la sombra- y un clásico de la política estadounidense, Biden intentaba, una vez más, situarse al frente de la primera potencia mundial. 

El líder del Partido Demócrata salió victorioso de unos comicios cuyos resultados han provocado quebraderos de cabeza en el aún el presidente republicano e inquilino de la Casa Blanca. El recuento de votos fue lento y, de madrugada, Trump decidió salir a escena para asegurar que él había ganado las elecciones, lanzando acusaciones de fraude electoral. 


Sin embargo, esto lo declaró en un momento en el que Biden ganaba y, pese a sus intensos y reiterados intentos de acusar al sistema electoral de Estados Unidos de ser fraudulento, semanas después el Colegio Electoral daba la gloria a Biden. 

Joe Biden llegará a la cumbre de su carrera política con 78 años (nació en 1942), lo que le da el título de ser el inquilino de la Casa Blanca más longevo de la historia

Así, quien cogió el testigo de Hillary Clinton al frente del Partido Demócrata, también ha logrado este 2020 romper la tendencia de que los presidentes recaben la confianza de los votantes dos citas electorales consecutivas y Trump se ha convertido en el único en lograr un único mandato. 

El presidente más longevo
Joe Biden llegará a la Presidencia de Estados Unidos el próximo 20 de enero, a la cumbre de su carrera política, con 78 años (nació en 1942), lo que le da el título de ser el inquilino de la Casa Blanca más longevo de la historia del país norteamericano. 

De hecho, esto supuso uno de los puntos débiles durante su campaña electoral, aunque solo es cuatro años mayor que Trump, que también fue el más mayor en su momento. Esto no actuó en su favor antes de los comicios y, ahora, ya se plantea que en caso de lograr un segundo mandato, llegaría a este con la edad de 82 años.

 candidato-Casa-Blanca-Joe-Biden_1408069181_16014000_660x371

Joe Biden se convertirá en el inquilino de la Casa Blanca más longevo de la historia de EEUU. EFE
No obstante, Biden cuenta con una dilatada carrera en la política, aunque también con algún que otro escándalo, y antes de ser el quinceavo vicepresidente de los Estados Unidos y el 47 presidente del país, ha sido senador durante 36 años de su vida. 

Revés financiero a su padre

Joe Biden nació el 20 de noviembre de 1942 en la ciudad de Scranton, en Pensilvania y su padre, Joseph Robinette Biden, fue un hombre rico hasta que las financias le dieron un duro revés que le obligó a él y a su familia a vivir en casa de sus padres.

Biden es el hijo mayor de una familia católica, con una hermana, Valerie, y dos hermanos, Francis y James, y la religión ha sido un pilar fundamental en su vida, la cual profesaba su madre, Catherine Eugenia 'Jean' Finnegan, de origen irlandés. Será el segundo presidente estadounidense católico de EEUU, después de John F. Kennedy en 1960.

 Joe-Biden-desgraciada-candidato-democrata_1407169369_16000755_660x371
                          Joe Biden: la desgraciada vida (repleta de muertes) del candidato demócrata 

Tras la caída en el declive económico de la ciudad de Scranton durante la década de los 50, y con un padre que no encontraba empleo, Biden y su familia se mudaron al estado de Delaware, a una casa en Wilmington. El rumbo de la vida de la familia cambió y el padre logró convertirse en un exitoso vendedor de coches usados. 

El recientemente elegido presidente del país estudió el grado en Artes con una doble especialización en Historia y Ciencias Políticas, así como una especialización en inglés en la Universidad de Delaware en Newark.

Continuó con sus estudios y, posteriormente, ingresó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Siracusa, donde obtuvo el título de Juris Doctor en 1968, siendo admitido en el Colegio de Abogados de Delaware en 1969.

Duros golpes en lo personal

El 27 de agosto de 1966, Biden se casó con Neilia Hunter y poco después su carrera en la política daría el pistoletazo de salida. 

En el año 1972, con 29 años, el demócrata decidió presentarse al Senado por el Partido compitiendo contra el entonces veterano político y senador J. Caleb Boggs. Contra todo pronóstico, Biden venció a Boggs. 

Sin embargo, ese año sería el más duro para el de Pensilvania. El 18 de diciembre un accidente de tráfico acabó con la vida de su mujer Neilia y su hija de apenas un año de edad. Este mazazo le llevó, como ha reconocido en varias ocasiones, a tratar de suicidarse. 

Además de la tragedia de su hija y su mujer, sus otros dos hijos pequeños, Beau y Hunter, resultaron heridos y una de las primeras imágenes que dejaría Biden para la historia sería el juramento del cargo en el hospital donde los dos pequeños se encontraban ingresados. 

Con la mano derecha levantada, la izquierda en la Biblia y en un escenario del todo habitual, Joe Biden juraba un cargo que desempeñaría durante casi 40 años. 

Pasaron cinco años hasta que Biden se comprometió con otra mujer, Jill, con la que tuvo otra hija. 

Fiel vicepresidente de Barack Obama

Las campañas de Biden no salieron bien y en el año 1988 salió de la carrera política, después de ser acusado de plagiar parte del discurso de Neil Kinnock (del Partido Laborista). Años después, una llamada le rescató para volver a aparecer en la política estadounidense.

DESTACADO

En 2007, Obama le propuso que fuese su vicepresidente y aceptó. Así, Biden se convirtió en el mediador para asuntos de guerra y exteriores, posicionándose a favor, por ejemplo, de la invasión de Irak en 2003 o la invasión militar en Libia. Desaconsejó, por el contrario, a la redada de 2011 en Pakistán para matar a Osama Bin Laden por el riesgo que suponía, aunque Obama finalmente sí lo hizo. 

Con el demócrata en la Vicepresidencia, también protagonizó decisiones controvertidas, como el impulso de una política migratoria durante el mandato de Obama gravemente criticada y de la que el propio Biden se arrepiente. 

Polémicas

No solo esta polémica ha salpicado la vida del demócrata, sino que su exasesora Tara Reace, le ha acusado de abuso sexual, unos hechos que se remontarían, presuntamente, a 1993, cuando ella tenía 29 años.

Biden ha negado estos hechos y, pese a que Reace asegura que presentó una queja formal en el Senado, no ha aparecido por el momento documentación que acredite su versión.

Tras este testimonio, otras ocho mujeres han llegado a asegurar que Biden se sobrepasó con ellas. Esto no cuadraba con una de las iniciativas estrella de Biden, que en 1994 impulsó una ley de violencia contra la mujer. 

Muerte de su hijo

La familia de Biden siguió adelante y su hijo Joseph R. III (Beau) llegó a ser fiscal general de Delaware y veterano de la guerra de Irak. Sin embargo, otro golpe para la vida de Biden se produciría en el año 2015, cuando Beau fallecía a causa de un cáncer cerebral.

Joe-Biden-Hunter-izda-Beau_1407169362_16241151_660x1054 
                       Joe Biden con Hunter (izda) and Beau (dcha) sobre el año 1972 

El hijo del presidente electo fallecía en un momento clave para el demócrata, durante su campaña para la tercera candidatura a las primarias del partido, que finalmente ganó Hillary Clinton. 

No obstante, este año fue ganando adeptos y, tras conseguir el respaldo necesario en las primarias de su partido, se postuló para tratar de arrebatar a Trump su puesto en Washington. 

Perfil bajo y moderado

Las personalidades y puestas en escena eran completamente opuestas. Lejos de ser un personaje criado en la televisión, un magnate y un protagonista de polémicas continuas, Biden llegaba con perfil bajo, moderado y sin mover masas como sí logró Obama. 

Biden no representaba tampoco la ruptura que muchos buscaban con el 'establishment' y era el típico hombre americano, mayor y blanco, por lo que no rompía con ningún molde y hasta miembros del partido como Bernie Sanders lo criticaron. Ese perfil bajo fue utilizado por su contrincante republicano para, en todo momento, dirigirse a él como "sleepy Joe" ("Joe dormilón"). 

Las campañas electorales también han sido completamente distintas. Trump ha seguido en la misma línea que sus políticas y encontrándose con la grave pandemia de covid por el camino.

Biden regresa a la primera plana política en la primera potencia del mundo. Pero regresa con un horizonte incierto, con numerosos frentes abiertos, una guerra arancelaria y tecnológica con China y con una crisis sanitaria y económica que aún tiene a la población mundial en vilo
El "virus chino" y el rechazar el uso de mascarillas pese a contar con centenares de miles de muertos no le favoreció y Biden aprovechó ese punto para postularse como quien sí establecería restricciones para frenar la propagación del virus. 

Pasaban las semanas y Biden lograba mayor respaldo en las encuestas, aunque los demócratas temían que pasase lo mismo que ocurrió con Clinton en 2016. Sin embargo, el 3 de noviembre, los sondeos le daban la victoria y, semanas después, el Colegio Electoral confirmaba que Biden derrotaba a Trump con 306 votos electorales frente a 232.

Futuro incierto

De esta manera, Biden regresa a la primera plana política en la primera potencia del mundo. Pero regresa con un horizonte incierto, con numerosos frentes abiertos, una guerra arancelaria y tecnológica con China y con una crisis sanitaria y económica que aún tiene a la población mundial en vilo. 

Eso sí, lejos de controversias y futuros impredecibles, lo único cierto hasta el momento es que Biden ha logrado arrebatar la Casa Blanca al primer presidente de Estados Unidos que ha conseguido que los mensajes en las redes sociales del presidente de Estados Unidos ya no sean relevantes, que ha saturado la herramienta hasta límites desconocidos y que hasta las televisiones afines le han censurado. 

Un presidente electo que, enrabietado, aún no ha reconocido la derrota del pasado 3-N y que aprovechará hasta el último aliento al frente de Washington para tratar de que su Administración y gestión no se olviden pronto.

Trump ha caído y, con él, un montón de decisiones, lo menos, reprochables, así como un perfil de Twitter que a altas horas de la madrugada ofrecía mensajes de toda índole. Ahora es el turno de Biden que, como muchos votantes han asegurado, era la elección "menos mala". Habrá que esperar si cumple con las expectativas.

Te puede interesar