497547075dj

Padre Ángel: “Nos han enseñado a dar limosna, pero no a pedirla. Eso nos cuesta más”

'Vozpópuli' entrevista al sacerdote, que es presidente y fundador de Mensajeros de la Paz

General Rubén Arranz. Clara Rodríguez 28 de diciembre de 2020

👉 Entra en nuestra web: https://www.vozpopuli.com 👉 Sigue las noticias de última hora: https://www.vozpopuli.com/ultimas-noticias.html 👉 Youtube: https://bit.ly/2FVvKnr 👉 Twitter: https://twitter.com/voz_populi 👉 Instagram: https://www.instagram.com/vozpopuli 👉 Facebook: https://www.facebook.com/vozpopulidigital/

En tiempos de crisis, aparecen enemigos que pareciera que habían sido derrotados, como el hambre. La prosperidad suele llevar a sacar una conclusión equivocada, y es que el ser humano ha adquirido el don de la invencibilidad. Sin embargo, cuando vuelven las vacas flacas aumentan las dificultades y la pobreza se extiende en la sociedad como una mancha de aceite.

En esta entrevista, el Padre Ángel (Mensajeros de la Paz) reflexiona sobre el hambre, pero también sobre los problemas sociales que se han reproducido en los últimos meses. Recibió a este periódico en su despacho en el barrio madrileño de Lavapiés, en la sede de la asociación que encabeza. Entre nosotros y él, figuraba una mampara transparente, pues, ya se sabe, es lo que se ha impuesto en tiempos de covid-19.

 Pregunta. La Navidad más triste de los últimos años...

Respuesta. Es la Navidad más triste sin duda alguna. Parece que hemos vivido una guerra en la que han muerto muchas personas. Pero bueno, también es una Navidad en la que tenemos que dar mucha alegría y esperanza. Siempre, sin negar la realidad de que hemos enterrado a muchos muertos. Hay que seguir adelante en honor a los que se nos han ido.

P. Se habla poco de la soledad de quien se queda...

R. Sí. El Papa Francisco dijo que los dos mayores problemas de la sociedad son la migración y la soledad. Y es así. La covid ha sido la peor plaga que hemos tenido desde hace muchos años y ha causado muchas muertes. Pero yo me atrevo a decir que la soledad ha ocasionado más fallecimientos en la Historia que cualquier otra enfermedad.

"La soledad ha ocasionado más fallecimientos en la Historia que cualquier otra enfermedad"

P. Ha aumentado el hambre...

R. Ha aumentado el hambre, ha aumentado la desesperanza y el no saber qué va a pasar. También han aumentado los agoreros, que son quienes dicen que estamos mal y vamos a estar peor. A esos no hay que darles mucho crédito, pues estamos mal, pero tarde o temprano vamos a mejorar. Mira, peor que morirse no hay nada. Seguro que va a haber hambre y desestructuras, falta de trabajo... Pero luego siempre, después de las guerras, se va saliendo.

P. Hemos confundido el progreso con la invencibilidad

R. Nos hemos envalentonado mucho y hemos creído que éramos semi-dioses porque podíamos llegar a la Luna, pero después no hemos sido capaces de evitar la expansión de un bicho. De una nueva plaga. En fin, nos ha tocado en el año 2020 esto... Pero bueno, mira, dicen que en 1918 pasó lo mismo con la gripe y, después, del 20 al 30, hubo mejores años. Pasará lo mismo ahora.

P. Hay personas con traje y corbata en las colas del hambre...

R. Sí, los pobres son más pobres y han aparecido nuevos pobres. Empresarios pequeños de tiendas, de restaurantes...en fin, hasta hace poco eran voluntarios con nosotros y ahora vienen a pedir ayuda. A desayunar... Nos han enseñado siempre en los colegios a que tenemos que ser generosos, dar y repartir. Lo que no nos habían enseñado es a pedir. Pedir limosna nos cuesta mucho más que darla. Y a veces hay que pedirla con dignidad. ¿Por qué no?

"Han aparecido nuevos pobres. Empresarios pequeños de tiendas, de restaurantes...en fin, hasta hace poco eran voluntarios con nosotros y ahora vienen a pedir ayuda. A desayunar..."

P. ¿Hay vergüenza?

R. La hay. Me decían aquí algunos voluntarios que hay personas que prefieren que les enviemos el cheque de comida a casa en lugar de venir aquí porque les da reparo que les vean. Hasta hace poco, iban en un buen coche o una moto y ahora tienen que pedirnos ayuda para comer. Es duro.

P. Da la impresión de que todas las torres que construimos en la vida son de arena...

R. Sí, somos demasiado frágiles, pero lo que nunca debemos perder es ni la dignidad ni la esperanza. Y con este covid algunos han perdido la esperanza. Algunos creen que han perdido la dignidad por tener que ir a pedir, pero no es así. Pero bueno, cuesta mucho, no nos han enseñado a eso. Habría que hacer a veces la experiencia de ponerse en una cola del hambre. Yo una vez me puse y, de verdad, hay que vivirlo, escuchar a la gente decir que su madre no ha podido comer; pasar calor y frío... Es una realidad distinta de la de aquellos que tenemos todos los días sábanas, un vaso de leche, agua caliente, luz y papel higiénico.

Padre-Angel-entrevista-Vozpopuli_1421867947_16233436_660x441                                       El Padre Ángel en la entrevista con Vozpópuli Clara Rodríguez

P. Usted siempre se ha relacionado con los políticos, pero no muchos hablan del hambre...

R. Acabo de escribir una carta a los responsables de los grupos parlamentarios para pedirles un pacto contra el hambre, al igual que se ha hecho el de Toledo. ¿Por qué no lo hacen? Es verdad que se ha aprobado el ingreso vital mínimo, que, bendito sea Dios, es mucho más que el pacto contra el hambre. Pero, además de eso, es necesario un pacto para acabar con las colas del hambre. El hambre se podría erradicar con un poco de voluntad política.

P. Pero aquí no se muere nadie de hambre...

R. No, pero aquí hay demasiadas personas desnutridas. Son niños y, a veces, mayores. No comer es muy mala compañía, ¿eh?

Hay demasiadas personas desnutridas. Son niños y, a veces, mayores. No comer es muy mala compañía, ¿eh?"
P. ¿Usted ha pasado hambre?

R. Yo he pasado hambre, sí. Y robaba leche y pan a mi madre, que estaban racionados en las casas. Yo me acuerdo de ir a confesarme por robar pan. Y mira, una vez, como el pan estaba muy duro, se me fue el cuchillo y me corté en la mano.

P. ¿Causan incomodidad los pobres?

R. Claro que la causan. Mira, hemos conseguido miles de cosas en este tiempo, pero no con el hambre. Si yo fuera político, me daría vergüenza que se pasara hambre en mi país. Cuando Lula llegó al Gobierno de Brasil, dijo una frase: “Me gustaría que toda la gente de Brasil pudiera comer una vez al día”.

P. Pero yo no iba por ahí. Yo lo digo porque en su parroquia ha habido quejas de los vecinos porque consideran que hay asistentes que ocasionan inseguridad...

R. Es que los pobres molestan, huelen mal, no huelen a perfume...¡mean en la calle! Pero, fíjate, nadie piensa en ellos. En la pandemia, llegaron a cerrar las fuentes de agua y aquí venían con botellas para que se las llenáramos de agua del grifo. Es verdad que las fuentes se cerraron por contagio del covid, pero es que nadie pensó en llevar agua a los pobres. A ver, los pobres molestan, pero no a los vecinos, sino a todos. Así somos...

Los pobres molestan, huelen mal, no huelen a perfume...¡mean en la calle! Pero, fíjate, nadie piensa en ellos"
P. Molestan...

R. Yo creo que más que molestar, remuerden la conciencia. Yo sé que algunos me han criticado, pero yo siempre les echo la maldición del gitano, que dicen que no llegan nunca al cielo las maldiciones de los gitanos. Es la que dice: “Ojalá no te pase a ti lo mismo y que no tengas que venir a la iglesia a dormir o a pedir una taza de café”.

P. Se declaró el estado de alarma y el confinamiento, ¿y qué pasó con los vagabundos?

R. Estaban desbordados y su gran preocupación era salvar vidas. Pero para los que no tenían techo se hizo lo del IFEMA, que la verdad es que ha sido bueno. Pero tardaron mucho en llegar a eso. Pero en fin, hoy hay gente que sigue en la calle.

P. Se le ha escuchado más a usted que a la Conferencia Episcopal durante la pandemia.

R. La Conferencia Episcopal estaba cerrada (ríe). Pero que no se me malinterprete, también han dado el do de pecho ellos. Primero, porque muchos de los Obispos lo han sufrido y alguno incluso se ha llegado a morir. Pero han levantado la voz y han hecho una gran labor en las parroquias y en Cáritas. Yo he hablado y he escrito a casi todos los Obispos y siempre he encontrado una respuesta. A veces queremos que sean más valientes, pero no sólo la Conferencia Episcopal, sino también el Congreso o el Senado.

Yo sé que algunos me han criticado, pero yo siempre les echo la maldición del gitano, que dicen que no llegan nunca al cielo las maldiciones de los gitanos. Es la que dice: 'Ojalá no te pase a ti lo mismo y que no tengas que venir a la iglesia a dormir o a pedir una taza de café'”
P. ¿Y el Papa?

R. Pues ha dado muestras de solidaridad. Ha abierto el Vaticano, ha abierto duchas, incluso ha dado dinero...

P. Anda que no critican al Papa desde algunos sectores...

R. Bueno; y al fundador de la Iglesia lo mataron por ser incómodo (ríe). Mira, aquí no estamos en contra de nadie. Ni de la Conferencia Episcopal, ni de Vox, ni del PP. Hay algunos que nos critican. Pues bueno, lo toleramos. Pero bueno, a veces ellos se sienten más profetas o papistas que el propio Papa. Pero bueno, hay mucha más gente partidaria que detractora del Papa.

Te puede interesar