497547075dj

Científicos logran transformar el dióxido de carbono en combustible para aviones

Ciencia tecnología e innovación El Mundo Al Instante 01 de enero de 2021
LOCI7GUFCRBVXMTH6OHKDU644Q-768x512

Investigadores de la Universidad de Oxford crearon un proceso que logra transformar el CO2 en combustible líquido apto para motores convencionales a combustión

Las emisiones de dióxido de carbono que realizan los vehículos con motores a combustión, en especial los aviones, son los principales responsables del impacto ambiental y el calentamiento global. Más allá de las alternativas que evalúan las compañías aeroespaciales con versiones eléctricas, un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford anunció un proceso que transforma al CO2 en un combustible apto para impulsar los propulsores convencionales de las aeronaves comerciales.

Mediante un proceso de calentamiento de una mezcla de ácido cítrico, hidrógeno y un catalizador de hierro, manganeso y potasio, los investigadores lograron convertir el dióxido de carbono en un combustible líquido apto para operar en los motores de las aeronaves. “La infraestructura basada en combustibles fósiles ya está disponible, y esta es una opción viable que podría revertir el impacto en el cambio climático de forma sustentable”, dijo Tiancun Xiao, miembro del departamento de Química de la Universidad de Oxford y autor del paper publicado en Nature.

Si bien el proceso utiliza componentes abundantes y es más barato que el proceso de transformar el hidrógeno en combustible, una de las alternativas que evalúa la industria aeronáutica, el método desarrollado por la Universidad de Oxford aún debe sortear las limitaciones de las pruebas de laboratorio. Para pasar a una escala industrial, la modalidad requiere complementarse con un sistema de captura de carbono, que a su vez deberá funcionar con una plataforma que utilice energía limpia y sustentable.

Xiao prevé que este método de captura y conversión de dióxido de carbono en combustible se podría aplicar en zonas cercanas a los grandes generadores de CO2, como fábricas, cementeras o plantas de generación de energía basadas en carbón.

Te puede interesar