497547075dj

Un extraño mineral que suele hallarse en Marte fue encontrado en las profundidades de la Antártida

General El Mundo Al Instante 01 de febrero de 2021
Y5M36CHFVZDBHKOH55VUW6T3ZQ-768x512
Conocido como jarosita, el mineral de color amarillo-marrón, se encontró por primera vez en Marte en 2004, durante un misión del róver Opportunity de la NASA

Un equipo de científicos encontró un particular mineral en las profundidades de la Antártida. Se trata de un material que es usual en Marte y que rara vez fue encontrado en otros puntos de la Tierra.

Según informó la revista Science, el hallazgo se produjo a unos mil metros de profundidad en el hielo del continente austral.

Conocido como jarosita, el mineral de color amarillo-marrón se encontró por primera vez en Marte en 2004, durante una misión del róver Opportunity de la NASA. En ese entonces, el hallazgo sorprendió a los científicos, ya que para formarse el mineral se necesitan varios componentes, entre los que se encuentran el agua, el hierro, el sulfato, el potasio y condiciones ácidas.

Según el estudio dirigido por un grupo de investigadores de la Universidad de Milán-Bicocca (Italia), que se publicó la revista Nature, la jarosita se formó de la misma manera tanto en ambos planetas a partir de polvo acumulado en antiguos depósitos de hielo.

De esa forma, a medida que las capas de hielo se agrandaban con el tiempo, el polvo comenzó a acumularse en su interior. Este proceso, aunque logró ser explicado con precisión, nunca había sido observado en nuestro sistema solar hasta la mencionada expedición a Marte.

El hallazgo tiene particular importancia ya que confirma la hipótesis de que los sedimentos ricos de la jarosita identificados en la superficie de Marte estarían vinculados con el surgimiento de grandes casquetes polares que solían cubrir el planeta rojo en otra etapa geológica.

Giovanni Baccolo, autor principal del estudio y geólogo de la Universidad de Milán-Bicocca, manifestó que “nadie esperaba encontrar este mineral en la Antártida” y que, además, tampoco lo estaban buscando. De hecho, el objeto de los estudios en los que trabajaban era encontrar minerales que pudieran indicar los ciclos de la Edad de Hielo en las capas de un núcleo de 1620 metros de longitud. Allí, entienden los científicos, quedaron registrados miles de años de la historia de la Tierra.

Te puede interesar