497547075dj

Científicos lograron reactivar cerebros humanos sumidos en un estado de mínima consciencia con ultrasonido

Ciencia tecnología e innovación El Mundo Al Instante 10 de febrero de 2021
9789_ultrasonido-para-reactivar-cerebros-humanos
Martin Monti. (Foto: Ivy Reynolds)

Tras meses o incluso años en un estado de mínima consciencia, un revolucionario tratamiento experimental mediante ultrasonido ha logrado la hazaña de despertar a dos personas que sufrieron lesiones cerebrales.

Los detalles de esta actuación y de la técnica empleada han sido publicados por sus autores en la revista académica Brain Stimulation.

El estado de mínima consciencia es más activo que el coma, pero la persona muestra solo señales sutiles de estar consciente y la mayor parte del tiempo no es fácil distinguir si está despierta o dormida.

El equipo de Martin Monti, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) de Estados Unidos, aplicó el tratamiento a tres personas.

Una de ellas, un hombre de 58 años de edad, que sufrió un accidente de coche cinco años y medio antes del tratamiento y quedó sumido en un estado de mínima consciencia, no mejoró. Sin embargo, los otros dos pacientes sí lo hicieron.

Uno de esos dos es un hombre de 56 años que había sufrido un derrame cerebral y llevaba más de 14 meses en estado de mínima consciencia, siendo incapaz de comunicarse. Tras la primera de las dos sesiones de tratamiento, demostró, por primera vez, la capacidad de responder de forma consistente a dos órdenes distintas: soltar o sujetar una pelota, y la capacidad de mirar hacia la foto de un familiar suyo o la foto de otro miembro de la familia, bien separadas ambas, en consonancia con el nombre de la persona cuando este era pronunciado.

También podía mover la cabeza para indicar “sí” o “no” cuando se le hacían preguntas como “¿Usted se llama (…)?” y “¿Se llama (…) su esposa?”.

En los días siguientes a la segunda sesión, también demostró, por primera vez desde el derrame cerebral, la capacidad de utilizar un bolígrafo sobre el papel y de llevarse una botella a la boca, así como de comunicarse y responder a preguntas.

La otra paciente que mejoró con el ultrasonido es una mujer de 50 años que llevaba más de dos años y medio en un estado de mínima consciencia aún peor, tras un paro cardíaco. En los días posteriores al primer tratamiento, fue capaz, por primera vez en años, según su familia, de reconocer un lápiz, un peine y otros objetos.

Ambos pacientes mostraron capacidad para entender el habla.

“Lo notable es que ambos mostraron respuestas significativas a los pocos días de la intervención”, destaca Monti. “Esto es lo que esperábamos, pero es impresionante verlo con tus propios ojos. Ver que dos de nuestros tres pacientes que habían estado en una situación crónica mejoran de forma muy significativa a los pocos días del tratamiento es un resultado extremadamente prometedor.”

Los científicos utilizaron una técnica denominada ultrasonido focalizado de baja intensidad, que utiliza la estimulación sónica para excitar las neuronas del tálamo, una estructura cerebral con forma de huevo que tiene un papel importante en el procesamiento mental. Tras estar en coma, la funcionalidad del tálamo de la persona suele estar debilitada.

Los investigadores utilizan un dispositivo del tamaño de un platillo que crea una pequeña esfera de energía acústica que pueden dirigir a diferentes regiones del cerebro para excitar el tejido cerebral. Los investigadores colocaron el dispositivo al lado de la cabeza de cada paciente y lo activaron 10 veces durante 30 segundos cada una, durante un periodo de 10 minutos. Cada paciente se sometió a dos sesiones, con una semana de diferencia.

El tratamiento parece ser bien tolerado; los investigadores no observaron cambios en la presión arterial, la frecuencia cardíaca o los niveles de oxígeno en sangre de los pacientes, ni tampoco efectos adversos.

Aunque Monti y sus colaboradores están entusiasmados con los resultados, advierten que la técnica sigue siendo experimental y que probablemente no estará disponible para su uso médico hasta dentro de unos años.

Te puede interesar