497547075dj

Un nuevo medicamento puede reducir el peso corporal en un 20%

Salud Tess H. Santacreu. QUO 21 de febrero de 2021
bill-oxford-aIlAhLdwk2g-unsplash-950x684

Investigadores del Reino Unido han descubierto que un medicamento para la diabetes puede regular el apetito y reducir el hambre y la ingesta de calorías

La obesidad es una enfermedad que se trata habitualmente mediante dietas de adelgazamiento y en los casos más graves, cirugía gástrica. Existen muy pocos fármacos capaces de producir cambios significativos en el peso de los pacientes.

La COVID-19 ha vuelto a sacar a la luz el impacto de la obesidad sobre la salud. Las personas con esta patología tienen más posibilidades de morir a causa del virus. Además, la obesidad aumenta el riesgo de padecer enfermedades graves como la diabetes tipo 2, cáncer o enfermedades cardiacas y hepáticas.

La revista científica New England Journal for Medicine ha publicado un artículo en el que por primera vez se observan efectos adelagazantes significativos mediante el uso de un medicamento, lo que abre nuevas posibilidades de tratamiento de la obesidad.

En el estudio participaron 2.000 personas de 16 países diferentes. Todos presentaban un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más. El IMC es una medida que consiste en dividir el peso de la persona en kilogramos entre la altura en metros. El resultado obtenido clasificará a las personas en infra peso, rango normal, sobrepeso u obesidad. Un resultado de 30 o superior en IMC indica que la persona se encuentra en una situación de obesidad.

 F1.large_-950x448A) Total de pacientes con coronavirus con obesidad y sin obesidad. En rojo el porcentaje de pacientes críticos y en azul los pacientes con riesgo leve. B) Relación entre el índice de masa corporal (IMC) y la gravedad de la covid-19 en los pacientes. Fuente: American Diabetes Association

Durante 68 semanas a algunos de los participantes se les inyectó de forma subcutánea una dosis semanal de 2,4 miligramos de semaglutida. La forma de suministrar el fármaco era muy similar a las inyecciones de insulina de los diabéticos. A la otra parte de los participantes se les administró un placebo.

Los 2.000 participantes también recibieron sesiones de asesoramiento individual de dietistas para ayudarlos a seguir a una dieta baja en calorías y para que aumentasen su actividad física. Además, los profesionales les orientaron y les enseñaron estrategias de comportamiento y de motivación.

Un 75% de las personas que tomaron la dosis semanal de semaglutida perdieron más del 10% de su peso corporal y un tercio perdieron hasta un 20%. Ningún otro medicamento en el mundo ha producido estos niveles de pérdida de peso.

El participante promedio perdió en total 15,3 kilogramos durante la prueba, en comparación con los 2,6 kilogramos de media del grupo de control con placebo. También experimentaron un descenso del riesgo de padecer enfermedades cardíacas y diabetes. Además, redujeron sus medidas de cintura, sus niveles de grasa y azúcar en sangre así como la presión arterial. Todos reportaron una mejor calidad de vida.

La semaglutida es un fármaco bastante conocido por la comunidad científica y se lleva usando desde hace años, en dosis más bajas de 1 miligramo, para el tratamiento de la diabetes. Gracias a este estudio, este compuesto se ha presentado a la Agencia Europea de Medicamentos y a la FDA para que sea aprobado como fármaco para tratar la obesidad.

La semaglutida consigue este efecto adelgazante en los pacientes porque regula el apetito, reduciendo así el hambre y la ingesta total de calorías.

Te puede interesar