497547075dj

Estos son los principales síntomas de la falta o déficit de vitamina A

Salud El Mundo Al Instante 20 de marzo de 2021
8879_vitamina

Nuestro cuerpo necesita una serie de nutrientes para poder realizar todas sus funciones. Vitaminas y minerales son esenciales para que el ser humano pueda disfrutar de una salud óptima.

Estos nutrientes los encontramos principalmente en los alimentos que ingerimos, siendo muy variados y diferentes. De todos ellos, nos fijamos en la vitamina A. Una vitamina esencial para varias funciones de nuestro organismo.

Qué es la vitamina A

Lo primero que debemos entender es que estamos ante una vitamina liposoluble, es decir, que se disuelve en grasas. Esta vitamina, conocida también como retinol, se encuentra de una forma natural en diversos alimentos, siendo una de sus principales funciones cuidar de nuestra visión, del sistema inmunitario o incluso de jugar un papel importante en la reproducción del ser humano. Su importancia es tal, que muchos son los órganos que necesitan de ella para un correcto funcionamiento, como los pulmones, los riñones o el corazón.

Funciones de la vitamina A

Los beneficios de la vitamina A para nuestro organismo son muchos. Para conocerlos, podemos fijarnos en las principales funciones de este nutriente en nuestro cuerpo.

Para empezar, esta vitamina tiene un papel importantísimo en nuestra visión. La falta de retinol podría derivar en una adaptación deficiente de nuestra visión en la oscuridad, algo que se conoce como “ceguera nocturna”. No obstante, regular y cuidar nuestra visión es sólo una de sus funciones. Podemos decir, además, que la vitamina A es clave en la regulación de la expresión genética. Los niveles correctos de retinol desempeñan un papel muy destacado en la diferenciación celular, o lo que es lo mismo, la especialización de las células para que puedan realizar correctamente sus funciones fisiológicas concretas.

La vitamina A también influye en nuestro sistema inmunitario. Es una pieza más en el desarrollo y diferenciación de los glóbulos blancos, encargados de dar una respuesta inmunitaria frente a diferentes agresiones en nuestro organismo. Por tanto, tener niveles de vitamina A adecuados hace que seamos mucho más resistentes a las agresiones externas.

Además, también podemos hablar de su implicación en el desarrollo embrionario. Tener unos niveles correctos de retinol ayudan en la formación de las extremidades, del corazón, oídos y ojos del bebé.

Otro de los beneficios más interesantes está en la asimilación del hierro y el zinc. La suplementación de vitamina A junto con hierro puede ayudar a reducir la anemia tanto en niños como en embarazadas.

Síntomas de falta de vitamina A

Teniendo en cuenta las funciones de la vitamina A en nuestro organismo, es importante que estemos atentos a una posible carencia de este nutriente. El principal síntoma, o por lo menos el más temprano, es la conocida como “ceguera nocturna”. Una vez se experimenta este trastorno de la retina, poco a poco el blanco de los ojos y las córneas empezarán a engrosar y resecarse. No poner solución a este déficit de retinol puede acabar en ceguera, siendo una causa frecuente en los países en vías de desarrollo.

Nuestra vista no es lo único que puede avisarnos de que hay una falta de vitamina A. La piel, por ejemplo, se vuelve más seca y escamosa.

A nivel interno, más difícil de detectar, se presenta un revestimiento mucho más grueso y endurecido en pulmones, intestino y vías urinarias. Asimismo, nuestro sistema inmunitario empezará a funcionar peor, siendo más frecuentes las infecciones, sobre todo en grupos más vulnerables como niños y ancianos.

Si bien es cierto que la falta de retinol puede darnos problemas, hay que destacar que un exceso de vitamina A tampoco es bueno. Si consumimos más de la que nuestro cuerpo puede asimilar también vamos a encontrarnos con problemas como pérdida de cabello, piel y labios secos y agrietados, unos huesos mucho más débiles, frecuentes dolores de cabeza y una gran concentración de calcio en la sangre. Además, el exceso de retinol en el organismo está asociado a un trastorno poco frecuente llamado hipertensión intracraneal idiopática.

Cuáles son las principales fuentes de vitamina A

Teniendo en cuenta la importancia del retinol, es importante saber cuáles son los alimentos ricos en vitamina A.

Hay que diferenciar entre dos tipos de vitamina A. Por un lado tenemos la vitamina A preformada. Esta es la que vamos a encontrar en los alimentos de origen animal. Está en la carne vacuna, de ave, pescado y también en productos lácteos.

Una buena fuente de retinol es la que encontramos en el aceite de hígado de bacalao. Una cucharada de este aceite, todos los días, puede producir efectos muy beneficiosos para nuestro organismo. Una marca interesante que ofrece este producto es Möller’s, con un aceite que sin duda facilita la administración de este nutriente en casos de carencia.

Por otro lado, estaría la que se conoce como provitamina A. Es la que nuestro organismo extraerá de frutas, verduras y, en general, de otros alimentos de origen vegetal.

Te puede interesar