497547075dj

Fármaco de origen oceánico podría matar células cancerosas resistentes a la quimioterapia convencional

Ciencia tecnología e innovación El Mundo Al Instante 23 de marzo de 2021
1080_farmaco-de-origen-oceanico-que-podria-matar-celulas-cancerosas
Trabajo con ADN en un laboratorio de la Universidad Federal del Extremo Oriente. (Foto: FEFU Press Office)

Un grupo de científicos ha puesto a prueba compuestos antitumorales experimentales que han sido sintetizados a partir de sustancias bioactivas aisladas de una esponja marina. Uno de estos compuestos combate a células cancerosas resistentes a la quimioterapia convencional.

El equipo internacional de Sergey Dyshlovoy y Maxim Zhidkov, ambos de la Universidad Federal del Extremo Oriente (FEFU) en Rusia, ha probado el efecto biológico de esa sustancia química, denominada “3,10-dibromofascaplisina”, en varias células de cáncer de próstata, incluidas las resistentes a la quimioterapia estándar basada en el docetaxel. El compuesto se aisló por primera vez de la esponja marina de la especie Fascaplysinopsis reticulata y después fue sintetizada químicamente en la FEFU. La sustancia obliga a las células tumorales a “suicidarse” mediante un mecanismo de muerte celular programada. Este proceso se denomina “apoptosis“. Se considera que activar la apoptosis selectivamente, de modo que solo se active en las células cancerosas, es la mejor estrategia que puede tener un medicamento contra el cáncer.

El compuesto sintetizado, además de su propia actividad, funciona bien en combinación con varios fármacos anticáncer ya aprobados, potenciando su efecto antitumoral.

El siguiente paso en esta línea de investigación será examinar cómo la 3,10-dibromofascaplisina afecta a las células que no son cancerosas.

“Las fascaplisinas son bastante tóxicas para las células no cancerosas”, explica Zhidkov. “En nuestro laboratorio, intentamos modificar la estructura de estos compuestos para reducir su efecto citotóxico sobre las células normales, manteniendo al mismo tiempo el efecto antitumoral necesario. El objetivo es crear una sustancia para una terapia selectiva, con un mínimo de efectos secundarios para las células sanas del organismo”.

Si todo va bien, el fármaco podría entrar en uso médico dentro de entre diez o quince años.

Dyshlovoy, Zhidkov y sus colegas exponen los detalles técnicos de su investigación en la revista académica Marine Drugs, bajo el título “Efficacy and Mechanism of Action of Marine Alkaloid 3,10-Dibromofascaplysin in Drug-Resistant Prostate Cancer Cells”. 

Te puede interesar