497547075dj

Irán responde al sabotaje de Natanz con un enriquecimiento de uranio del 60%

Irán anunció este martes que va a comenzar a enriquecer uranio a una pureza del 60 % en respuesta al sabotaje a su planta de Natanz

Mundo El Confidencial 14 de abril de 2021
El presidente iraní, Hasán Rohaní. (EFE)
El presidente iraní, Hasán Rohaní. (EFE)

Irán anunció este martes que va a comenzar a enriquecer uranio a una pureza del 60 % en respuesta al sabotaje a su planta de Natanz, del que culpa a Israel, lo que complica las ya de por sí tensas negociaciones nucleares en curso.

 El principal negociador iraní y viceministro de Exteriores, Abás Araqchí, informó de que su país ha comunicado esta medida en una carta al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), encargado de supervisar el cumplimiento del acuerdo nuclear de 2015.

 Desde Viena, donde participará mañana en las citadas negociaciones, Araqchí reveló a los medios estatales iraníes que van a instalar en la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz "otras 1.000 centrifugadoras con un 50 % más de capacidad".

 Según el pacto de 2015, conocido como JCPOA por sus siglas en inglés, Irán tiene prohibido enriquecer uranio a más del 3,67 %, aunque ese límite ya fue superado hasta alcanzar el 20 % en enero pasado, y tampoco puede usar centrifugadoras avanzadas.

 El líder supremo de Irán, Alí Jameneí, dijo en febrero que existía "la posibilidad de incrementar el enriquecimiento hasta un 60 % de acuerdo con las necesidades del país", aunque esa pureza no se justifica salvo para fines militares y se aproxima al 90 % necesario para producir una bomba atómica.

Reforzar la posición de Irán
La explosión registrada el domingo en Natanz, que causó un corte de electricidad y dañó un número indeterminado de centrifugadoras, ha irrumpido en las negociaciones, en las que participa de forma indirecta Estados Unidos, que abandonó el JCPOA en 2018.

 Aunque sigue investigando, Irán ha responsabilizado del sabotaje a su enemigo Israel. Este país, un firme detractor del acuerdo nuclear, no ha negado ni confirmado su autoría, mientras que EEUU ha asegurado que "no estuvo implicado de ninguna manera".

 "Los estadounidenses deben saber que ni las sanciones ni los actos de sabotaje son buenas herramientas para negociar y que estas acciones solo harán la situación más difícil para ellos", subrayó hoy el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif.

 En una comparecencia de prensa junto a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, de visita en Teherán, Zarif también advirtió a Israel de que ha hecho "una muy mala apuesta si pensaba que el ataque debilitaría la mano de Irán en las conversaciones nucleares".

 Las negociaciones para salvar el JCPOA deben reanudarse mañana con el objetivo de que EEUU levante sus sanciones y regrese al pacto

 "Por el contrario, reforzará nuestra posición", insistió Zarif, quien antes había afirmado que Irán impulsaría su programa atómico, pero sin dar detalles, y que "el crimen de guerra" de Natanz no quedaría impune.

 Las negociaciones para salvar el JCPOA comenzaron la semana pasada en Viena y deben reanudarse mañana con el objetivo de que EEUU levante sus sanciones y regrese al pacto, y que Irán vuelva a cumplir con todos sus compromisos.

Las negociaciones en vilo
"Nosotros no tenemos ningún problema en volver a cumplir con nuestras obligaciones del JCPOA", dijo hoy Zarif, quien agregó, no obstante, que "es necesario que EEUU regrese sin demora a sus compromisos y levante todas las sanciones".

 Por su parte, Lavrov expresó su esperanza de que "sea posible preservar" el acuerdo nuclear con Irán, del que su país es signatario junto a China, Francia, el Reino Unido y Alemania.

 El escollo principal es que Irán exige a EEUU que levante primero todas sus sanciones, mientras que Washington aboga por pasos simultáneos y por abordar otros asuntos en disputa, como el programa de misiles balísticos iraní y su influencia regional.

 "Para Moscú la única solución al problema es el regreso total y sin condiciones previas de EEUU al JCPOA", aseveró Lavrov, haciendo frente común con su aliado persa, durante su reunión con el presidente iraní, Hasan Rohaní.

 El jefe de la diplomacia rusa afirmó que "es completamente inútil pedirle a Irán que acepte nuevas condiciones en el marco del JCPOA"

 El jefe de la diplomacia rusa afirmó que "es completamente inútil pedirle a Irán que acepte nuevas condiciones en el marco del JCPOA o que actúe más allá de sus obligaciones", según la nota publicada por la presidencia iraní.

 Rohaní comentó en la reunión que su país quiere que todas las partes cumplan con lo acordado en 2015: "Ni estamos dispuestos a aceptar menos que eso ni buscamos conseguir más", apostilló.

Incógnitas del sabotaje
Lo ocurrido el domingo en Natanz sigue sin estar claro y es probable que los daños causados a las centrifugadoras y en general al programa atómico iraní sean mucho mayores de lo que reconoce Teherán.

 En la Organización de Energía Atómica de Irán apuntaron que "la explosión no fue suficientemente fuerte para destrozar todo" y que la mayoría de las centrifugadoras dañadas son de primera generación IR-1.

 En un principio, la televisión israelí habló de que se trató de un ciberataque ejecutado por el servicio secreto Mosad. Sin embargo, más tarde el periódico "The New York Times", citando a fuentes de inteligencia, informó de que un artefacto explosivo fue introducido en Natanz y detonado por control remoto.

 Irán e Israel mantienen una guerra encubierta que incluye ciberataques, asesinatos de científicos nucleares iraníes y sabotajes a barcos

 Este incidente no es aislado. Irán e Israel mantienen una guerra encubierta que incluye ciberataques, asesinatos de científicos nucleares iraníes y sabotajes a barcos, aunque ninguno de los países reconoce públicamente sus acciones.

 La planta de Natanz fue por ejemplo blanco en julio pasado de otro sabotaje, que provocó un incendio en una sala de montaje de centrifugadoras avanzadas, y de un ataque con el virus Stuxnet en 2010. De ambos se sospecha de Israel.

 Unos actos de consecuencias peligrosas porque, como expuso ayer Zarif en una carta enviada al secretario general de la ONU, António Guterres, Irán "se reserva el derecho a tomar todas las medidas necesarias para proteger y defender a sus ciudadanos, sus intereses y sus instalaciones contra cualquier acto terrorista".

Te puede interesar