497547075dj

Bolsonaro ignoró una oferta para recibir vacunas de Pfizer en diciembre de 2020

En ese momento, el país registraba unas 194.000 muertes por coronavirus; ahora, el número llega a casi 430.000

Mundo El Confidencial 13 de mayo de 2021
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. (Reuters)
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. (Reuters)

El presidente de Pfizer para América Latina, Carlos Murillo, ha confirmado este jueves que la farmacéutica ofreció entregar las primeras vacunas anticovid a Brasil a finales de 2020 y que el Gobierno de Jair Bolsonaro ignoró esa propuesta.

Murillo ha comparecido ante una comisión del Senado que investiga posibles omisiones del Gobierno en el combate a la pandemia y ha dicho que los contactos con Brasil comenzaron en mayo de 2020 y que, según una oferta presentada en agosto, Pfizer pudiera haber entregado al país las primeras 1,5 millones de dosis en diciembre pasado.

El instructor de la comisión, Renan Calheiros, ha subrayado que para el momento en que podrían haber llegado esas primeras vacunas de Pfizer el país registraba unas 194.000 muertes por coronavirus, un número que ahora llega a casi 430.000.

 El senador ha recordado que la primera vacuna en Brasil, elaborada por el laboratorio chino Sinovac, fue aplicada el 17 de enero y ha indagado sobre las "dificultades" que Pfizer enfrentó en la negociación con el Gobierno. Murillo, de nacionalidad boliviana, ha precisado que los contactos con el Gobierno se sucedieron desde mayo del año pasado y que, a inicios de agosto, con la vacuna aún en fase de desarrollo, fue presentada una oferta de entrega de 30 millones de dosis, de las cuales 500.000 llegarían en diciembre.

Según Murillo, la oferta fue mejorada a fines de agosto y subió a 70 millones de dosis, con 1,5 millones en diciembre y las restantes hasta mediados de 2021. Esa oferta, por la elevada demanda que ya había en el mundo, tenía una validez de 15 días y, pasado ese plazo, Pfizer "no obtuvo respuesta ni negativa ni positiva" sobre el asunto.

Una carta sin respuesta

Murillo ha confirmado que la empresa dirigió una carta en septiembre al presidente Bolsonaro y a varios de sus ministros reiterando su interés por proveer vacunas a Brasil y que tampoco hubo respuesta. A raíz de esa carta, representantes de Pfizer se entrevistaron en diciembre con el entonces secretario de prensa del Gobierno, Fabio Wajngarten, quien declaró la víspera ante la comisión y reveló la existencia de esa comunicación.

 En esa reunión, según Murillo, participaron, entre otros, el concejal de Río de Janeiro Carlos Bolsonaro, hijo del presidente, y el asesor de asuntos internacionales del mandatario, Filipe Martins. Murillo ha admitido, sin embargo, que las ofertas de Pfizer estaban condicionadas a la aprobación de las agencias reguladoras y a la solución de problemas legales que existían en Brasil en relación con el contrato de vacunas.

El dirigente de Pfizer ha explicado que la negociación con Brasil comenzó al mismo tiempo que con otros países y ha citado como ejemplo que la vacuna fue aprobada el 2 de diciembre en el Reino Unido, que seis días aplicó la que fue la primera dosis en el mundo.

En el caso de Brasil, el contrato con Pfizer se firmó finalmente el pasado 19 de marzo, por 100 millones de dosis para este año, días después que el Parlamento aprobase las condiciones contractuales, que se discutían desde noviembre y el Gobierno calificaba de "leoninas".

Murillo ha desmentido que fuera así y ha asegurado que las condiciones son las mismas en todos los países que usan la vacuna de Pfizer, una de las más eficaces contra el coronavirus, pero ha reconocido que existen otros Gobiernos que las han rechazado, aunque no los identificó.

Te puede interesar