497547075dj

El mar es la fuente de la vida.

Planeta Ing Oscar Rivera Luna. 10 de junio de 2021
sea-21649__340

Los océanos y mares cubren más del 74% de la superficie del planeta azul. Son nuestra fuente de oxígeno, exhalado por 43.800 especies de corales pétreos y blandos y el fitoplancton luminiscente, esencia del ciclo del agua, el ciclo del carbono, sustento de la humanidad y de todos los organismos vivientes de la tierra. En los océanos iluminados por el sol, el fitoplancton utiliza la energía solar para crear más oxígeno y convertir el dióxido de carbono en masas vegetales.

Los océanos; Atlántico, Pacífico, Indico, Ártico y Antártico y los mares generan de sus arrecifes coralinos y partículas de fitoplancton el 50% del oxígeno planetario. Albergan especies de corales que incorporan carbono en sus moléculas y sirven de hogar a millares de hermosas criaturas que lucen orgullosas, libreas de vivos colores. Los arrecifes son sistemas bio depuradores que albergan gran parte de la biodiversidad de tierra.

El mar que nos rodea es la principal fuente de proteínas para más de mil millones de personas del mundo, clave para la economía. Con el 90% de las poblaciones de peces grandes mermadas y el 50% de los arrecifes de coral destruidos por el calentamiento global y la contaminación, estamos extrayendo y deteriorando más de lo que pueden reponer los océanos. Vertederos de plásticos, combustibles, aceites, aguas residuales, mercurio, cianuro…

“El océano vida y medio de subsistencia “es el tema del Día Mundial de los Océanos 2021, año que inicia una década de desafíos para conservar la vida en el planeta.

Los océanos y mares del mundo son el motor viviente de la biosfera y sus mecanismos reguladores del clima en la tierra y de los sistemas que hacen habitable el planeta. Los mares regulan temperatura, composición química, las corrientes marinas cálidas y frías y las especies migratorias que viajan aprovechando su energía en pos del plancton, el krill y los cardúmenes de peces. Los medios de vida de más de 3.000 millones de personas dependen de la biodiversidad marina y costera. Pero pescamos más de 135 millones de toneladas anuales de peces, moluscos y crustáceos y devolvemos un alto % de seres muertos al mar.

Los océanos absorben el 30% del dióxido de carbón generado por las actividades humanas, pero se  registra 26% de aumento en la acidificación del mar. La contaminación marina que proviene en alto grado de fuentes fluviales ha llegado a niveles alarmantes: por cada kilómetro cuadrado de océano hay decenas de miles de desechos plásticos que se transforman en micro partículas letales para los cetáceos, reptiles, peces, crustáceos y al final para la especie más dañina.

Se han formado siete islas de plástico resultantes de ocho millones de toneladas de desechos que vertemos a los ríos, invaden mares y océanos. Vertederos flotantes de residuos y de escombros que se acumulan y quedan atrapados en los vórtices acuáticos. Islas formadas por residuos de diversos tamaños y trillones de partículas microscópicas de plásticos que se dispersan con las corrientes marinas horizontales y verticales desde la superficie hasta las profundidades abisales. Hoy en el día de los océanos debemos reflexionar para actuar a cada instante; recordando que la vida humana, animal-vegetal depende en alto grado de la simbiosis entre los pólipos coralinos y algas unicelulares, llamadas zoozantellas, que hacen fotosíntesis, brindan alimento y energía y son responsables del color de los corales. Recordar que vivimos por el fitoplancton, el zooplancton y las criaturas marinas desde microscópicas a gigantescos cetáceos evitando la disposición de plásticos en las aguas corrientes superficiales, en playas y costas y detener la agresión contra la vida marítima y terrestre.

Oscar Rivera Luna.

Te puede interesar