497547075dj

ONG ecologistas exigen medidas contra los plásticos en EEUU, el mayor generador

Mientras la Unión Europea implementa medidas para reducir el plástico de un solo uso, al otro lado del Atlántico se siguen multiplicando las toneladas de residuos de este material

Planeta EL Confidencial 21 de junio de 2021
El consumo de comida rápida multiplica los residuos (Unsplash)
El consumo de comida rápida multiplica los residuos (Unsplash)

Tomar un café en taza en una cafetería de Washington DC puede suponer todo un desafío. Los bares empiezan a llenarse de gente sin mascarillas a medida que más población estadounidense se vacuna, y los pedidos ya no son obligatoriamente 'para llevar'. Sin embargo, en buena parte de los establecimientos el café se sirve en un vaso desechable, con una tapa de plástico desechable y un removedor o cuchara desechable. La cultura del 'to go' y del 'take-out' en Estados Unidos, agravada por la pandemia, tiene una consecuencia ambiental clara: el aumento de la contaminación.

 Un reciente estudio publicado en Nature señaló que la mayoría de los plásticos encontrados en los océanos son residuos de productos de comida y bebida para llevar. Esto es así para entre el 50 y el 80% de los ecosistemas acuáticos estudiados, y sobre todo para los que están más cerca de la costa, mientras que en entornos de alta mar los científicos hallaron que la mayoría de las basuras provenían de la actividad pesquera.

 “La industria del gas y del petróleo produce el 99% de los plásticos del mundo”

 Por su parte, un grupo de investigadores estadounidenses evaluaron a finales de 2020 los datos de generación de residuos plásticos por país y concluyeron que EEUU es el país con mayor huella en cuanto a restos plásticos: ese año el país norteamericano generó un total de 42.027.215 toneladas métricas de plástico, o 130,09 kilogramos per cápita. La Unión Europea, el segundo mayor generador de basura de este material, generó per cápita 54,56 kg de plástico.

 En la UE, no obstante, ya se están dando pasos firmes contra la comercialización de plásticos de un solo uso: a partir del 3 de julio de este año quedará totalmente prohibida la venta de artículos como la cubertería y platos de plástico, los bastoncillos o las bolsas, entre otros, según lo contempla la directiva 2019/904. En Estados Unidos, las acciones para atajar la producción de residuos de plástico llevan otro ritmo.

graf8159-matalascanas-huelva-10-10-2020-imagen-de-alguno-de-los-bastoncillos-de-plastico-recogidos-por-una-decena-de-voluntarios-de-la-asociacion-parque-dunar-matalascanas-en-la-playa-del-parque-nacional-de-donana-Punto final a los bastoncillos de plástico también en EEUU (EFE)

Actualmente, solo 8 de sus 50 estados han limitado de alguna forma los artículos de plástico desechables como las bolsas, mientras que casi el doble han adoptado medidas para evitar que los gobiernos locales -que están avanzando más rápido en esta materia- limiten el uso de estos productos.

 A nivel federal, se ha presentado en el Congreso una ley “sin precedentes y muy ambiciosa”, según la han calificado diversas organizaciones ecologistas consultadas por Planeta A. Se trata del llamado “Break Free From Plastics Pollution Act”, promovida por el senador Jeff Merkley (de Oregon) y el representante Alan Lowenthal (de California).

senator-jeff-merkley-d-or-speaks-during-a-rally-outside-the-u-s-supreme-court-in-support-of-the-for-the-people-act-calling-on-the-u-s-senate-to-pass-a-sweeping-voting-rights-bill-that-would-expand-access-to-voting-El senador por el estado de Oregon Jeff Merkley. Reuters

“De aprobarse la ley, lo esperable es que esta reduzca la circulación de plásticos desechables, y que responsabilice a los productores de la gestión de los residuos que generan sus productos cuando llegan al final de su vida útil”, explica Eric Goldstein, abogado en el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés).

Goldstein lamenta que, mientras en Europa el concepto de responsabilidad ampliada al productor se ha incorporado en distintos niveles gubernamentales, en Estados Unidos todavía no hay ningún estado que haya aprobado una legislación contundente en este sentido.

NY se pone en cabeza

“El Estado de Nueva York es quizás el que más cerca está de aprobar un proyecto de ley de responsabilidad del productor -señala este abogado-, lo que exigiría que los envases y otros materiales como el papel tuvieran más contenido reciclado y fueran más fácilmente reciclables, y establecería un mecanismo de financiación para ayudar a pagar e incentivar la prevención de residuos”, afirma este experto, quien precisa que “el objetivo final no es solo reciclar, sino reducir la cantidad de residuos generados en primer lugar”.

Julie Teel Simmonds, abogada en el Centro para la Diversidad Biológica (CBD, por sus siglas en inglés), valora positivamente esta ley, que considera “muy ambiciosa”. “Ahora lo que falta es la voluntad política para que sea aprobada en el Congreso”, aduce, y señala que, en paralelo a los pasos que se vayan dando en el ámbito legislativo, el equipo de Biden puede llevar a cabo acciones de impacto desde el poder ejecutivo.

file-photo-pump-jacks-operate-in-front-of-a-drilling-rig-in-an-oil-field-in-midland-texas-u-s-august-22-2018-reuters-nick-oxford-file-photoLa industria del gas y del petróleo produce el 99% de los plásticos. Reuters

Con la entrada de la nueva administración en enero de este año, 550 organizaciones ecologistas -entre ellas el CBD- diseñaron un plan de acción con el que pedían al presidente Biden que tomara ocho medidas para atajar el problema de los plásticos.

Por ejemplo, que acabase con los subsidios a los productores de plásticos o que use su 'poder de compra' -pues es el mayor comprador de bienes y servicios del país, con un gasto anual de más de 450.000 millones de dólares- para evitar el uso de artículos desechables. “El propio gobierno federal es un enorme consumidor de productos de envases y otros plásticos, por lo que les pedimos que primero limpien su propia casa”, recalca Julie Teel Simmonds, y comenta otras medidas con potencial transformador como dejar de proporcionar plásticos de un solo uso en los parques nacionales y otras propiedades federales.

De todo el plástico que se consume en EEUU, apenas una décima parte se recicla. La tasa de reciclaje en 2018 no llegó al 9%, según los datos de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) estadounidense.

dongsha-islands-19-12-2012-a-handout-photo-made-available-by-taiwan-s-academia-sinica-shows-littered-coast-of-dongsha-islands-in-the-south-china-sea-19-december-2012-issued-13-november-2020-academia-sinica-and-natiGran parte de la contaminación de los océanos es debida a los plásticos de un solo uso. EFE

A finales de mayo, el Departamento de Energía anunció que invertiría 14,5 millones de dólares en proyectos de investigación sobre tecnologías de reciclaje de plásticos, una decisión que, a juicio de Teel Simmonds, “da credibilidad” a lo que en su organización consideran como “falsas soluciones”. “Hay cierto margen para mejorar nuestras tecnologías para el plástico existente que tenemos, pero la prioridad tiene que ser detener el aumento de la capacidad de producción, y frenar el consumo innecesario y derrochador de plásticos, como los plásticos de un solo uso”, arguye.

El usar y tirar se va a acabar

También se pronuncia en contra de los productos de usar y tirar de plástico “compostable” o fácilmente reciclable”. Un informe publicado esta semana asevera que “eliminar plástico, pero fracasar en el intento de acabar con el paradigma de usar y tirar da lugar a soluciones lamentables que pueden ser tan dañinas, si no más, que el plástico”, y cita materiales alternativos como el papel, los bioplásticos, la madera o el aluminio.

Con todo, esta abogada valora el progreso desde la llegada de Biden a la Casa Blanca. En comparación con la administración de Trump, asegura que “es definitivamente un alivio estar en la posición en la que estamos ahora, y la mayoría de las cosas que oímos por parte del nuevo gobierno suenan muy bien. Ahora solo tenemos que ver muchas de esas palabras convertidas en acciones concretas”.

Goldstein está de acuerdo con esta visión. Una de las políticas que valoran los ambientalistas es los esfuerzos para frenar los proyectos de combustibles fósiles -con acciones como la moratoria que Biden impuso sobre las nuevas concesiones de proyectos de la industria fósil en tierra federal-, algo que consideran “muy relevante” también para atajar el problema de los plásticos. “La industria del gas y del petróleo produce el 99% de los plásticos, y ahora estamos viendo un giro de este sector, que encuentra en la fabricación de plásticos uno de sus potenciales motores económicos centrales”, señala este especialista.

hhy203-singapur-singapur-11-06-08-un-trabajador-sostiene-una-muestra-de-polipropileno-o-resina-plastica-materia-prima-de-los-contenedores-de-plastico-en-una-fabrica-de-este-material-en-singapur-hoy-miercoles-11-de-Las petroleras fijan ahora sus expectativas en el sector del plástico (EFE)

Goldstein sostiene que, mientras los fabricantes de automóviles deciden abandonar el motor de combustión y pasar al eléctrico, el sector de las energías fósiles ven en los plásticos desechables una forma de seguir creciendo en las próximas décadas. Actualmente, la industria fósil gana ahora 400.000 millones de dólares al año por la manufactura y venta de plásticos. “Así que, si queremos frenar la crisis climática, tenemos que encontrar una manera de reutilizar y de dejar de emplear plásticos de usar y tirar”, sentencia.

Te puede interesar