497547075dj

Dos meses después de salir de la clínica los pacientes Covid sufren problemas cognitivos y de comportamiento

Salud El Mundo Al Instante 21 de junio de 2021
15898280187969-768x513
“Estoy hecho una piltrafa pero estoy, que es lo importante” dijo un paciente saliendo de la UCI

Dificultad para concentrarse, para encontrar cosas, para procesar la información… Son algunas de las secuelas que sufren los pacientes que han superado la Covid-19.

Así se desprende de un estudio, presentado en el VII Congreso de la Academia Europea de Neurología, y que concluye que estos pacientes sufren problemas cognitivos y de comportamiento dos meses después de ser dados de alta del hospital.

Los investigadores del estudio, realizado en Italia, identificaron problemas con la memoria, la conciencia espacial y con el procesamiento de la información como posibles proyecciones del virus en pacientes post Covid-19 que fueron seguidos durante ocho semanas.

La investigación también encontró que uno de cada cinco pacientes informó trastorno de estrés postraumático (TEPT), y el 16% presentó síntomas depresivos.

Para llegar a estas conclusiones, los expertos probaron las capacidades neurocognitivas y realizar exploraciones cerebrales por resonancia magnética de los pacientes.

Más del 50% de ellos experimentó alteraciones cognitivas; el 16% tenía problemas con la función ejecutiva (que gobierna la memoria de trabajo, el pensamiento flexible y el procesamiento de la información), el 6% experimentó problemas visuoespaciales (alteraciones en la percepción de la profundidad, la orientación de líneas, ver el contraste, etc.), otro 6% tenía problemas de memoria y el 25% manifestó una combinación de todos estos síntomas.

“Entre los problemas de comportamiento psicopatológicos que detectamos en estos pacientes están la depresión y los síntomas de trastornos por estrés postraumático”, precisa la doctora Elisa Canu, autora principal del estudio e investigadora del Hospital San Raffaele de Milán.

Según la investigación, los problemas cognitivos y psicopatológicos fueron mucho peores en las personas más jóvenes, y la mayoría de los pacientes menores de 50 años demostró tener problemas con las funciones ejecutivas.

En toda la muestra, el hecho de sufrir una mayor gravedad de los síntomas respiratorios agudos por la Covid-19 durante el ingreso hospitalario se asoció con un bajo rendimiento de la función ejecutiva.

Además, una observación longitudinal de la misma cohorte a los 10 meses de la Covid-19, mostró una reducción de las alteraciones cognitivas del 53 al 36%, pero una presencia persistente de TEPT y síntomas depresivos. “Durante estos diez meses comprobamos cómo se producía una reducción de las alteraciones cognitivas, mientras persistían los síntomas psicopatológicos”, precisa la Dra. Canu.

“Nuestro estudio ha confirmado que los problemas cognitivos y de comportamiento significativos están asociados con la Covid-19 y que estos persisten varios meses después de que la enfermedad haya remitido”, afirma el profesor Massimo Filippi, del Instituto Científico y la Universidad Vita-Salute San Raffaele, en Milán, y coautor principal del estudio.

“Un hallazgo particularmente alarmante son los cambios en la función ejecutiva que encontramos, que pueden dificultar que las personas se concentren, planifiquen, piensen con flexibilidad y recuerden cosas. Estos síntomas afectaron a tres de cada cuatro pacientes más jóvenes que estaban en edad laboral”, destaca Filippi. Ahora bien, no se observó una relación significativa entre el rendimiento cognitivo y el volumen cerebral dentro del estudio.

No obstante, se trata de un estudio con una muestra pequeña, de tan sólo 49 pacientes (y de ellos se realizó a 33 el seguimiento durante diez meses tras recibir el alta), por lo que “se necesitan estudios más amplios y con un seguimiento a más largo plazo”, reconoce la doctora Canu.

“Este estudio sugiere que la Covid-19 está asociada con importantes problemas cognitivos y psicopatológicos”, por lo que “el seguimiento y los tratamientos adecuados son cruciales para garantizar que estos pacientes previamente hospitalizados reciban el apoyo adecuado para ayudar a aliviar estos síntomas”, añade.

Otros síntomas neurológicos

Este estudio es uno de los cuatro que se han presentado en el citado congreso sobre los síntomas neurológicos de la Covid-19, un área de investigación que está emergiendo rápidamente. Así, el estudio dirigido por el Dr. Mattia Pozzato, del Osperdale Maggiore Policlinico en Milán, encontró que el 77,4% de 53 pacientes informaron haber desarrollado al menos un síntoma neurológico y el 46,3% presentó más de tres síntomas neurológicos entre cinco y 10 meses después de ser hospitalizados con Covid-19.

Los síntomas más comunes fueron insomnio (65,9%), somnolencia diurna (46,3%) y dificultad para caminar. Otros síntomas menos frecuentes incluyeron dolores de cabeza, hiposmia (capacidad reducida para oler) e hipogeusia (pérdida del gusto). Los autores concluyeron que el 90% de los pacientes presentaba síntomas posteriores a la Covid-19 y que los síntomas neurológicos forman una parte importante de estos.

A ellos hay que sumar el proyecto de investigación presentado por la profesora Tamara S. Mischenko, jefa del Departamento de Neurología y Psicología Médica de la Universidad de Karazin (Ucrania), que siguió a 42 pacientes de 32 a 54 años después de ser hospitalizados con Covid-19 durante dos y cuatro meses, y encontró que el 95% de ellos tenía síntomas de deterioro neurocognitivo.

Además, todos los pacientes presentaban síntomas asténicos, aumento de la fatiga y síntomas de ansiedad o depresión. Otros síntomas incluyeron trastornos del equilibrio (59,2%), dolores de cabeza (50%) y disminución de la capacidad para oler (19%). Cinco pacientes también sufrieron accidentes cerebrovasculares isquémicos en los dos meses posteriores a la hospitalización por Covid-19.

Por último, un estudio que analizó en autopsias el daño del tronco cerebral en pacientes con Covid-19 mostró un alto porcentaje de daño neuronal y un mayor número de masas pequeñas (llamadas corpora amylacea) que son abundantes en enfermedades neurodegenerativas.

Las pruebas de inmunohistoquímica (un procedimiento que tiene como objetivo detectar y hacer visible un antígeno específico) también revelaron la presencia del virus en el tronco encefálico.

Según el autor principal de esta investigación, el Dr. Tommaso Bocci, neurólogo y neurofisiólogo del Departamento de Ciencias Neurológicas de la Universidad de Milán, “el estudio proporciona la primera evidencia neuropatológica, neurofisiológica y clínica de la participación del tronco encefálico relacionada con la Covid-19, especialmente a nivel medular, lo que sugiere un componente neurogénico de insuficiencia respiratoria”.

Los problemas cognitivos y psicopatológicos fueron “peores” en las personas más jóvenes, según un estudio presentado en el VII Congreso de la Academia Europea de Neurología

Te puede interesar