497547075dj

Más de la mitad de los ríos y arroyos de la Tierra ya se secan durante parte del año

Las previsiones señalan que una proporción cada vez mayor de la red fluvial del planeta dejará de fluir estacionalmente a medida que avance la crisis climática

Planeta El Confidencial 05 de julio de 2021
Aspecto del río Bullaque, en la provincia de Ciudad Real (EFE)
Aspecto del río Bullaque, en la provincia de Ciudad Real España (EFE)

Un nuevo estudio liderado por investigadores de la Universidad McGill en Montreal (Canadá) ha descubierto que más de la mitad de los ríos y arroyos de la Tierra dejan de fluir periódicamente. Concretamente, entre el 51% y el 60% de los 64 millones de kilómetros de ríos y arroyos examinados por los investigadores y que existen en nuestro planeta, dejaron de fluir periódicamente o se secaron durante gran parte del año.

“Dado el cambio continuo del clima y el uso de la tierra a nivel mundial, se espera que una proporción cada vez mayor de la red fluvial mundial deje de fluir estacionalmente en las próximas décadas”, comenta Bernhard Lehner, uno de los autores del estudio que recoge la revista Nature.

 "Los ríos y arroyos no perennes son ecosistemas muy valiosos, ya que albergan muchas especies distintas que se adaptan a los ciclos del agua"

El estudio se centró en inspeccionar miles de registros a largo plazo del flujo de agua diario para excluir aquellos lugares que se vieron afectados por la regulación del flujo (por ejemplo, de un depósito de agua) y que pasaron de perennes a no perennes (y viceversa) a lo largo del tiempo. También crearon un modelo predictivo para la base de datos RIVERATLAS, que representa casi 23,3 millones de kilómetros de la red fluvial global.

Para identificar las características ambientales más importantes para determinar si un río dejaba de fluir periódicamente o no, los investigadores asociaron estadísticamente registros a largo plazo de flujo de agua en 5.615 lugares en todo el mundo con información sobre la hidrología, el clima, la geología y la cobertura terrestre circundante de los ríos y arroyos monitoreados en estos lugares.

Mapa de ríos no perennes

Finalmente, los investigadores presentaron un mapa de ríos no perennes siendo, además, el primero de su tipo, y que ofrece una información más que relevante para la evaluación de cambios futuros en la intermitencia del flujo de los ríos, así como para determinar y monitorear el papel de estos ríos y arroyos en los ciclos de agua global y ciclos bioquímicos, así como en el apoyo a la diversidad biológica.

Y es que, aunque un río se seque o deje de fluir, sigue siendo un río. Lo que desconocíamos era que tanta cantidad de ríos dejasen de fluir durante, al menos, un día al año. Ya sabemos que algunos pueden congelarse temporalmente en los climas más fríos y, en las zonas más cálidas, evaporarse hasta detener el flujo. Pero esta es la primera vez que los científicos han intentado mapear todas las vías fluviales no perennes del mundo, descubriendo que no están localizadas, sino que son ubicuas.

una-buena-gestion-del-agua-es-esencial-para-e-vitar-que-el-a-mano-del-hombre-sea-la-responsable-de-provocar-la-estacionalidad-del-flujo-de-los-cauces-de-agua-unsplash-alschimLa gestión de los ríos estacionales debe mejorar en todo el planeta (Unsplash)

Según los expertos, los datos arrojan que el cambio climático fue parcialmente culpable, junto con la extracción de agua para uso humano y agrícola. Los ríos afectados se hallan por todo el globo, en todos los climas y continentes. Desde los arroyos del Himalaya hasta los wadis (riachuelos o cauces estacionales secos que discurren por zonas áridas o desérticas) del Sáhara, pasando por el río Nilo, el Indo o el río Colorado.

"Los ríos y arroyos no perennes son ecosistemas muy valiosos, ya que albergan muchas especies distintas que se adaptan a los ciclos de presencia y ausencia de agua", explica Mathis Messager, coautor del trabajo.

volunteers-and-rotary-club-members-clean-up-the-rio-bravo-river-on-the-border-line-between-mexico-and-u-s-as-seen-from-ciudad-juarez-mexico-june-27-2021-reuters-jose-luis-gonzalezCauce casi reseco del río Bravo (Reuters)

Los ríos no perennes, como Río Grande o Río Bravo (América del Norte), los wadis del desierto en Egipto (África), los arroyos de alta montaña en las Montañas Rocosas canadienses y muchos ríos a lo largo de la región mediterránea, suelen considerarse menos valiosos y también menos dignos de conservación. Pasan desapercibidos. De hecho, muchos ni siquiera tienen nombre ni aparecen en los mapas, pero pueden aportar fuentes críticas de agua y alimentos para los humanos. Y lo cierto es que, en la mayoría de ocasiones, se gestionan deficientemente y son pasados por alto en las acciones de gestión y conservación natural.

Un error en este mundo golpeado por el cambio climático

Según los expertos, la transformación global continua a la que está siendo sometido nuestro planeta a causa del cambio climático, solo parece indicar que tendremos que enfrentarnos a una proporción cada vez mayor de redes fluviales que dejen de fluir estacionalmente durante las próximas décadas, por lo que ignorarlos ante estas políticas es un craso error.

Un río que habitualmente fluye durante todo el año y que esté experimentando interrupciones de flujo o incluso secándose, debería ser motivo de preocupación. Los cuerpos de agua perennes y no perennes representan ecosistemas muy distintos y cualquier transición repentina entre ambos puede amenazar las diversas especies y poblaciones que han evolucionado allí durante miles de años. Para nosotros, como especie, también es un factor a tener en cuenta, puesto que la calidad del agua podría verse afectada, así como la pesca o la agricultura.

Te puede interesar