497547075dj

Huacachina: un oasis en medio del desierto peruano

Su gran atractivo como paraíso natural, el cálido clima imperante todo el año y el poder curativo atribuido a sus aguas hacen de Huacachina uno de los lugares más bellos del Sudamérica

Planeta El Confidencial 17 de julio de 2021
huacachina-un-oasis-en-medio-del-desierto-peruano
Foto: iStock

A cinco kilómetros de la ciudad peruana de Ica, en medio del desierto costero del océano Pacífico, se encuentra el Oasis de Huacachina. Una impresionante laguna de color verde, rodeada de kilómetros de dunas, en la que floreció en torno a sus aguas no solo vegetación; también una interesante oferta turística de hoteles de todo tipo, actividades y agencias de viaje.

huacachina-foto-fran-sanchez-becerrilHuacachina. Foto: Fran Sánchez Becerril

La laguna de Huacachina surgió por el afloramiento de corrientes subterráneas de agua, que permite la existencia de una abundante vegetación compuesta de palmeras, eucaliptos (especies introducidas) y la especie de algarrobo conocida como huarango, la que sirve para el descanso de las aves que pasan por esta región. Todo esto contribuye a hacer de Huacachina uno de los lugares más vistosos y bellos de la costa peruana.

fsbLaguna de Huacachina. Foto: Fran Sánchez Becerril

Su gran atractivo como paraíso natural, el cálido clima imperante todo el año –que permite estar a gusto dentro de una piscina tomándose una cerveza en el invierno peruano– y el poder curativo atribuido a sus aguas (antaño, ricas en sustancias sulfurosas y salinas) hicieron que Huacachina se convirtiera, alrededor de 1960, en uno de los más importantes y exclusivos balnearios peruanos de entonces. En aquel entonces comenzó la construcción de casas, hoteles y un precioso paseo alrededor de la laguna.fsb (1)Laguna de Huacachina. Foto: Fran Sánchez Becerril

Aunque el balneario fuese uno de los grandes atractivos turísticos en el siglo pasado, el Oasis de Huacachina recibía cada día –hasta el comienzo de la pandemia– a cientos de turistas que iban buscando todo tipo de actividades. Además de la experiencia de disfrutar del oasis en sí; también es posible practicar ‘sandboard’ (esquí y snow en la arena) en las dunas y realizar una de las excursiones por el desierto en ‘buggy’. Para todas estas actividades no es necesario hospedarse en los alojamientos –los hay para todos los bolsillos–, se puede hacer una excursión de un día desde Ica.

La leyenda que da nombre a Huacachina

El nombre de este oasis proviene de la composición de dos palabras. En quechua ‘Huacca’ significa ‘llorar’ y China, 'mujer'; lo que le da sentido a la leyenda de este hermoso lugar en Ica.

istockSandboard en el Oasis Huacachina. (iStock)

Cuenta la leyenda que hubo una vez una hermosa princesa llamada Huacca China. Era una bella mujer, pretendida por los hombres de la ciudad a los que ella no correspondía.

fsb (2)Turistas tras una excursión en 'buggy' por el desierto. (Fran Sánchez Becerril)

Solía bañarse en un sitio alejado junto a un árbol; era un lugar que nadie conocía. Hasta que un día, al bañarse, pudo ver en su espejo a un desconocido que la observaba mientras se acercaba. Asustada, la mujer comenzó a correr hasta que su vestimenta se quedó enredada en un árbol y se convirtió en dunas; ella seguía corriendo hasta que volvió a tropezar y su espejo se rompió en pedazos, convirtiéndose en laguna, donde ella se sumergió y se quedó transformada en sirena.

fsb (3)Turistas tras una excursión en buggy por el desierto. (Fran Sánchez Becerril)

El mito cuenta que todas las noches sale a llorar su mala fortuna y a sorprender a los extranjeros, encandilarlos y ahogarlos en el fondo de la laguna.

Te puede interesar