497547075dj

Alarma por la pérdida de hielo en el último refugio del océano Ártico

Especies dependientes del hielo como los osos polares podrían perder su hábitat cuando las condiciones en las áreas cercanas se vuelvan inhóspitas. Esta región es conocida como la 'última zona de hielo'. Ahora está en grave peligro

Planeta El Confidencial 21 de julio de 2021
alarma-por-la-perdida-de-hielo-en-el-ultimo-refugio-del-oceano-artico
Cada día quedan menos áreas que mantengan el hielo durante todo el año. Unsplash/@onun

Una nueva investigación dirigida por la Universidad de Washington (EE. UU.) sugiere que algunos sectores de la “última zona de hielo”, situada al norte de Groenlandia y de las islas del archipiélago ártico canadiense, ya están mostrando una disminución en el hielo marino de verano como consecuencia de los efectos a largo plazo del cambio climático.

 “El pensamiento actual es que esta área puede ser el último refugio para las especies dependientes del hielo. Entonces, si, como muestra nuestro estudio, es más vulnerable al cambio climático de lo que habíamos supuesto, se trata de algo realmente importante”, explica Axel Schweiger, científico polar del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad de Washington y líder del trabajo que publica la revista Communications Earth & Environment.

El hielo está desapareciendo más rápido de lo que creíamos

El estudio se centró en el mar de Wandel, un mar ártico localizado frente a la costa noreste de Groenlandia y la parte más oriental de la última zona de hielo, cuyas aguas limítrofes suelen estar congelados durante todo el año.

 Aproximadamente el 20% de la pérdida de hielo de 2020 podría atribuirse directamente al cambio climático

Dos inmensos fiordos se abren en este gélido mar alimentando el hielo del interior de Groenlandia al Océano Ártico. "El hielo marino circula a través del Ártico; tiene un patrón particular y naturalmente termina amontonándose contra Groenlandia y la costa norte de Canadá", continúa Schweiger.

Los datos de observaciones satelitales y modelos climáticos demuestran que los niveles de hielo marino durante los veranos del Ártico se han desplomado un 46% desde que comenzaron las observaciones hace 40 años, aunque pensábamos que una región se había mantenido relativamente intacta: la última zona de hielo. Podemos decir que parecía inmune al cambio climático... hasta ahora.

la-perdida-de-grandes-extensiones-de-hielo-marino-reduce-el-habitat-de-determinadas-especies-como-morsas-osos-polares-o-focas-unsplashLa pérdida de grandes extensiones de hielo marino reduce el hábitat de determinadas especies como morsas, osos polares o focas. Unsplash

Durante el invierno y la primavera de 2020, ciertos parches de hielo más antiguos y más gruesos se trasladaron a esta zona, lo que provocó que el hielo marino en el mar de Wandel fuera, en promedio, un poco más grueso que otros años, pero también se detectó mucho hielo fino, y en agosto, las imágenes de satélite mostraban una realidad dramática: un mínimo histórico de apenas un 50% de concentración de hielo marino.

 El hielo delgado se derritió, lo que "inició un ciclo de absorción de energía térmica que derritió aún más hielo", aclara el experto.

¿Qué ha provocado este mínimo histórico?

Así, a pesar de su característica espesa capa de hielo, los científicos han descubierto que el cambio climático está impulsando su declive, adelgazando gradualmente el hielo año tras año. Esto sugiere que el calentamiento global puede amenazar la región más de lo que sugerían los modelos climáticos anteriores.

areas-que-antes-estaban-cerradas-a-los-humanos-se-han-vuelto-accesibles-con-el-cambio-climatico-unsplashÁreas que antes estaban 'cerradas' a los humanos, se han vuelto accesibles con el cambio climático. Unsplash

Aproximadamente el 20% de la pérdida de hielo de 2020 podría atribuirse directamente al cambio climático, según los investigadores, mientras que el 80% estaba relacionado con el viento y las anomalías de las corrientes oceánicas.

Una tendencia de derretimiento acelerado

Hasta este refugio al norte de Groenlandia está amenazado por un mundo en constante calentamiento, lo que pone en jaque a especies polares en peligro de extinción. No en vano, animales tan icónicos como los osos polares y las morsas necesitan hielo para cazar, -emplean el hielo como plataforma para alimentarse- y algunas focas lo utilizan como escudo protector para sus pequeñas crías.

Los resultados plantean serias preocupaciones sobre la última zona de hielo, pero surgen muchas preguntas al respecto. Por ejemplo, se desconoce de qué forma el aumento de las aguas abiertas en esta región afectaría a las especies dependientes del hielo a corto y largo plazo. Casi no contamos con datos históricos o actuales; y salvo que se produzca un cambio radical en las actividades humanas, contar con menos cobertura de hielo en esta zona es inevitable, con consecuencias probablemente irreparables para los mamíferos locales e incluso para las aves.

Lo que nos espera de cara al futuro es ver, cada vez más a menudo, grandes parches de agua abierta en esta zona tradicionalmente congelada. El futuro dirá cuál es la conclusión de este escenario en proceso de licuación.

Te puede interesar