497547075dj

De ministro afgano a repartidor de comida en Alemania: la transformación de Sayed Sadaat

Mundo El Comercio 31 de agosto de 2021
ministro1-700x417
Mientras encuentra un trabajo, el exiministro Sayed Sadaat continúa aprendiendo alemán, reparte comida a domicilio con una bicicleta. Foto: Reuters

Sayed Sadaat, que fue ministro afgano de Comunicaciones entre 2016 y 2018, trabaja estos días como “rider” en Leipzig (Este de Alemania), huyendo de la corrupción en la política y la inseguridad en su país, según recogen medios locales este 30 de agosto del 2021.

Según informó en primer lugar el Leiziger Volkszeitung, el antiguo político afgano huyó en 2020 de su país y, mientras encuentra un trabajo relacionado con su formación en informática y telecomunicaciones y continúa aprendiendo alemán, reparte comida a domicilio con una bicicleta.

 
“Llevo una vida sencilla”, asegura Sadaat sobre su rutina de cuatro horas diarias de clases de alemán y seis de “rider”, que le suponen unos 1 200 kilómetros mensuales a sus 49 años.

ministro2-700x417Sayed Sadaat que fue ministro afgano de Comunicaciones entre el 2016 y 2018. Foto: Reuters

La noticia de su transformación está causando sensación en las redes sociales y más allá, según explica en Twitter el periodista que descubrió la historia, Jona Mania-Schegel: A raíz de estas informaciones, un directivo de su empresa de reparto le ha contactado para ofrecerle un puesto de comunicación.

Sadaat creció en el sureste de Afganistán, pero marchó a Oxford (Reino Unido) a estudiar, de hecho tiene también la nacionalidad británica, y trabajó brevemente en Suiza.

Pero en 2016 recibió una oferta desde Kabul para integrarse en el Ministerio de Comunicaciones y Tecnologías de la Información, y decidió regresar a su país. Apenas cuatro meses más tarde el ministro cayó por un caso de corrupción y él se vio catapultado a lo más alto de su departamento.

En este puesto logró ciertos avances, como apunta el Frankfurter Rundschau: 10 millones de conexiones móviles a internet y unas 45 000 conexiones de telefonía fija en apenas dos años.

Pero Sadaat sufrió muchas presiones internas dentro del Ejecutivo, donde siempre se sintió desplazado. Según declaró al Leipziger Wochenzeitung le forzaron a dejar su puesto en 2018.

Decidió entonces volver al sector privado en su país, pero el deterioro de la situación de seguridad le llevó a marcharse dos años más tarde y buscar refugio en Alemania, convencido de que profesionalmente tenía más oportunidades laborales en este país que en Reino Unido.

Te puede interesar