497547075dj

Su próxima bombilla podría ser una planta

La luz de la nueva planta, creada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), dura hasta una hora y se puede cargar repetidamente.

Ciencia tecnología e innovación El Mundo Al Instante 23 de septiembre de 2021
Imagen3-1
La luz de la nueva planta dura hasta una hora y se puede cargar repetidamente.

Con el precio de la electricidad por las nubes, el futuro de nuestra factura de la luz podría estar en manos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). ¿Imaginas una planta colgada del techo iluminando tu habitación? Un grupo de ingenieros de este centro ha creado una planta emisora de luz, que dura hasta una hora y que se puede cargar continuamente. Lo han logrado usando nanopartículas que almacenan y liberan luz de manera gradual. El objetivo a largo plazo: la iluminación a gran escala.

Un grupo de ingenieros del MIT han dado un paso de gigante en la creación de una planta emisora de luz que puede cargarse como un LED. Para lograrlo, han incrustado unas nanopartículas en las hojas de ciertas plantas. Tras diez segundos de carga, esas plantas emiten una intensa luz, diez veces más brillante que la primera generación de plantas brillantes de la que informó el propio instituto tecnológico estadounidense hace sólo cuatro años.

El estudio, recién publicado en Advanced Science, ha sido dirigido por Michael Strano, profesor titular de Ingeniería Química del MIT. Strano considera que este descubrimiento es un paso fundamental en la iluminación basada en las plantas y abre una puerta hacía un modelo de iluminación mucho más ecológica.

Las partículas también pueden impulsar la producción de luz natural de cualquier otro tipo de planta que emita luz. Esas plantas usan nanopartículas que contienen la enzima luciferasa, que usan las luciérnagas. La combinación de estas partículas minúsculas insertadas en una planta viva para producir nuevas propiedades es uno de los mejores ejemplos de las inmensas posibilidades de la incipiente nanobiónica vegetal.

Los estudios para encontrar luz duradera en las plantas se iniciaron en 2017. Por entonces, este grupo de investigación, liderado por Strano, logró una primera generación de plantas emisoras de luz tenue y de duración muy limitada. Las logradas ahora, en esta nueva generación, pueden emitir hasta una hora de luz y de mayor intensidad lumínica. ¿Cómo lo han logrado? Usando un condensador, que es parte de un circuito eléctrico que puede almacenar electricidad y liberarla cuando sea necesario.

El nuevo experimento ahora presentado ha demostrado que después de 10 segundos de exposición al LED azul, las plantas pueden emitir luz durante aproximadamente una hora. La luz es mucho más brillante durante los primeros cinco minutos y luego disminuye gradualmente, pero sin dejar de extinguirse en ningún momento y con suficiente intensidad como para iluminar espacios. Las plantas se pueden recargar continuamente durante al menos dos semanas.

Los investigadores del MIT trabajan ahora en algo mucho más ambicioso: que un día la infraestructura de las plantas vivas sea una parte fundamental para la iluminación de los espacios de trabajo y de vivienda. “El objetivo es que llegue un día, no demasiado lejano, en que las plantas puedan reemplazar la red actual de alumbrado eléctrico urbano, es decir la iluminación a gran escala”, sugiere Strano. El primer paso puede encontrarse en la alocasia, también llamada oreja de elefante, una planta procedente de Tailandia. Entre sus hojas de grandes dimensiones podría encontrase el futuro de la iluminación a gran escala.

Te puede interesar