497547075dj

El púlpito

General Guillermo Romero Salamanca 26 de septiembre de 2021
image (1)

“Hoy celebramos la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, que este año tiene como tema “Hacia un nosotros cada vez más grandes”. Es necesario caminar juntos, sin prejuicios y sin miedo, colocándonos al lado de los más vulnerables: migrantes, refugiados, desplazados, víctimas de trata y abandonados. Estamos llamados a construir un mundo cada vez más inclusivo que no excluya a nadie”, dijo el Papa Francisco luego del rezo del Ángelus este domingo 26 de septiembre.

“Me uno a todos aquellos en las distintas partes del mundo que están celebrando este Día; Saludo a los fieles reunidos en Loreto por la iniciativa de la Conferencia Episcopal Italiana a favor de los migrantes y refugiados. Saludo y agradezco a las distintas comunidades étnicas aquí presentes en la plaza con sus banderas; Saludo a los representantes del proyecto “APRI” de la Caritas italiana; así como la Oficina de Migrantes de la Diócesis de Roma y el Centro Astalli. ¡Gracias a todos por su generoso compromiso!”, agregó.

“Y antes de salir de la plaza, los invito a acercarse a ese monumento que allí -donde está el cardenal Czerny-: el barco con los migrantes, y a detenerse en la mirada de esas personas y a captar en esa mirada la esperanza que todo migrante tiene hoy. para empezar a vivir de nuevo. Ve allí, mira ese monumento. No cerramos las puertas a su esperanza”, manifestó el Pontífice.

De igual forma expresó su cercanía y solidaridad a quienes se han visto afectados por la erupción del volcán en la isla de La Palma, en Canarias. Pienso especialmente en aquellos que se han visto obligados a abandonar sus hogares. Por estas personas tan tratadas y por los rescatadores rezamos a Nuestra Señora, venerada en esa Isla como Nuestra Señora de las Nieves.

EL COMENTARIO DEL EVANGELIO

El siguiente es el texto de la exhortación del Papa Francisco.

El Evangelio de la liturgia de hoy nos habla de un breve diálogo entre Jesús y el apóstol Juan, que habla en nombre de todo el grupo de discípulos. Vieron a un hombre que echaba fuera demonios en el nombre del Señor, pero se lo impidieron porque no era parte de su grupo. En este punto, Jesús les invita a no estorbar a los que trabajan por el bien, porque contribuyen a la realización del plan de Dios. Luego advierte: en lugar de dividir a las personas en buenos y malos, todos estamos llamados a velar por nuestro corazón, para no sucumbir al mal y dar escándalo a los demás.

En resumen, las palabras de Jesús revelan una tentación y ofrecen una exhortación. La tentación es la del cierre. A los discípulos les gustaría impedir un buen trabajo solo porque el que lo hizo no pertenecía a su grupo. Piensan que tienen "derechos exclusivos sobre Jesús" y que son los únicos autorizados para trabajar por el Reino de Dios. Pero de esta manera terminan sintiéndose amados y consideran a los demás como extraños, hasta el punto de volverse hostiles hacia ellos. . Hermanos y hermanas, todo cierre, de hecho, mantiene a distancia a los que no piensan como nosotros y esto - lo sabemos - es la raíz de muchos males de la historia: del absolutismo que muchas veces ha generado dictaduras y de tanta violencia contra aquellos. quién es diferente.

Pero también es necesario velar por el cierre de la Iglesia. Porque el diablo, que es el divisor - esto significa la palabra "diablo", que hace la división - siempre insinúa sospecha para dividir y excluir a la gente. ¡Inténtelo con astucia y puede suceder como con esos discípulos, que vienen a excluir incluso a los que habían echado fuera al diablo mismo! A veces también nosotros, en lugar de ser comunidades humildes y abiertas, podemos dar la impresión de estar “en la cima de la clase” y mantener a los demás a distancia; en lugar de tratar de caminar con todos, podamos mostrar nuestra "licencia de creyentes": "Soy un creyente", "Soy católico", "Soy católico", "Pertenezco a esta asociación, al otro ... "; y los demás pobres no. Esto es una lástima. Exhibir la "licencia de los creyentes" para juzgar y excluir. 

Pedimos la gracia para superar la tentación de juzgar y catalogar, y que Dios nos salve de la mentalidad del "nido", la de custodiarnos celosamente en el pequeño grupo de los que se consideran buenos: el sacerdote con sus fieles, los agentes de pastoral cerraron entre ellos para que nadie se infiltre, los movimientos y asociaciones en su propio carisma particular, etc. Cerrado. Todo esto corre el riesgo de convertir a las comunidades cristianas en lugares de separación y no de comunión. 

El Espíritu Santo no quiere cierres; quiere apertura, comunidades acogedoras donde haya cabida para todos. los movimientos y asociaciones en el propio carisma particular, etc. Cerrado. Todo esto corre el riesgo de convertir a las comunidades cristianas en lugares de separación y no de comunión. 

El Espíritu Santo no quiere cierres; quiere apertura, comunidades acogedoras donde haya cabida para todos. los movimientos y asociaciones en el propio carisma particular, etc. Cerrado. Todo esto corre el riesgo de convertir a las comunidades cristianas en lugares de separación y no de comunión. El Espíritu Santo no quiere cierres; quiere apertura, comunidades acogedoras donde haya cabida para todos.

Y luego en el Evangelio está la exhortación de Jesús: en lugar de juzgar todo y a todos, ¡tengamos cuidado con nosotros mismos! De hecho, el riesgo es ser inflexible con los demás e indulgente con nosotros. Y Jesús nos exhorta a no aceptar el mal, con imágenes impactantes: "Si algo en ti causa un escándalo, ¡córtalo!" (véase versos 43-48). Si algo te duele, ¡córtalo! No dice: “Si algo causa un escándalo, para, piénsalo, ponte un poco mejor…”. No: “¡Córtalo! ¡Inmediatamente!". Jesús es radical en esto, exigente, pero para nuestro bien, como un buen médico. Cada corte, cada poda, es para crecer mejor y dar frutos en el amor. Preguntémonos entonces: ¿Qué hay en mí que contrasta con el Evangelio? ¿Qué, concretamente, quiere Jesús que corte en mi vida?

Recemos a la Virgen Inmaculada para que nos ayude a ser acogedores con los demás y vigilantes de nosotros mismos.

MISA POR EL MUNDO CARCELARIO

En la fiesta de Nuestra Señora de la Merced, patrona de las personas privadas de la libertad, en la capilla de la sede de la Conferencia Episcopal de Colombia

Se celebró la Sagrada Eucaristía, presidida por el arzobispo de Bogotá, monseñor Luis José Rueda Aparicio. Se oró por el mundo carcelario, sus familias y por los servidores de esta pastoral penitenciaria en todo el territorio colombiano. Acompañaron esta celebración el vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Colombia monseñor Omar Alberto Sánchez, arzobispo de Popayán. Monseñor Luis Manuel Alí, secretario general de la CEC y obispo auxiliar de la arquidiócesis de Bogotá y monseñor Hugo Torres, obispo de la Diócesis de Apartadó.

Se unió a esta celebración eucarística un grupo de sacerdotes servidores de la pastoral penitenciaria del país. También, algunas personas que hacen parte de las entidades carcelarias de cada provincia en Colombia, motivados y encabezados por el capellán general del INPEC, padre Eliécer Montañez.

HOY LA IGLESIA CATÓLICA CELEBRA LA JORNADA MUNDIAL DEL MIGRANTE Y DEL REFUGIADO

El Santo Padre dijo que los migrantes y desplazados "no son números, sino personas"; rezó para que Dios reconforte sus corazones. Además, afirmó que la pandemia nos demostró que "todos estamos en el mismo barco". Dijo que la precariedad vivida nos recuerda "un elemento constante en la vida de los desplazados" y que los migrantes nos dan la oportunidad de encontrarnos con Dios.

Este año, se celebra la 107° Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, que tiene como lema "Hacia un nosotros cada vez más grande".

En su discurso, el Papa recordó que "todos estamos en la misma barca" y por eso, afirmó que todas las personas estamos llamados a "comprometernos para que no haya más muros que nos separen, que no haya más otros, sino solo un nosotros, grande como toda la humanidad".

El 23 de septiembre, la Comisión de Migrantes y Refugiados del Vaticano, publicó un video donde el Santo Padre "nos invita a no tener miedo de soñar y soñar juntos como una única humanidad"; y "dos migrantes venezolanas relatan como la integración" en la comunidad les permitió realizarse y aspirar a un futuro mejor.

Te puede interesar

Colombia

Precandidatos presidenciales piden equidad e inclusión en las encuestas

Carlos Alfonso Velásquez 2021