497547075dj

Entra en erupción el monte Aso, el volcán activo más grande de Japón

La erupción ha tenido lugar en el cráter principal de Nakadake, y el flujo piroclástico ha alcanzado más de un kilómetro de distancia desde el punto de salida. El nivel de alerta se ha elevado a 3

Planeta El Confidencial 20 de octubre de 2021
f041885995d0cb62addcb421cf03f02e
Entra en erupción el volcán japonés del monte Aso, en el sureste del país. (EFE)

El monte Aso es uno de los grandes destinos turísticos de Japón: también llamada la caldera de Aso, se trata de uno de los volcanes activos más grandes del mundo, y el primero del país nipón. Este miércoles, a las 11:43 de la mañana (hora japonesa, equivalente a las 7:43 hora peninsular española), se registró una erupción en este supervolcán, ubicado en la zona sureste del país, y que obligó a establecer un nivel de alarma 2 que, poco después, se elevó al siguiente escalón (en una escala de cinco niveles). En un principio, el flujo piroclástico alcanzó hasta un kilómetro de distancia desde el punto de salida, el cráter Nakadake n.º1, si bien esa distancia ha aumentado a lo largo de la mañana.

Desde la Agencia Meteorológica de Japón han advertido de que, debido al viento, el lado de sotavento puede verse afectado no solo por la ceniza, sino también por los flujos, empujados por el aire. La columna de humo y ceniza se ha elevado hasta 3.500 metros por encima del borde del cráter. El jefe de Gabinete nipón, Hirokazu Matsuno, ha asegurado que hasta la fecha no se han registrado heridos, si bien las autoridades locales aún están trabajando para determinar si había algún escalador en la montaña en el momento de la erupción, tal y como ha informado la agencia japonesa de noticias Kyodo.

El cono central del monte Aso está formado por cinco picos: el monte Neko, el monte Taka —es el punto más alto, a 1.592 metros por encima del nivel del mar—, el monte Naka (o Nakadake, el punto desde donde ha tenido lugar la erupción), el Eboshi y el Kishima. Nakadake, a cuyo cráter se puede acceder por carretera, suele emitir humo continuamente, y ha tenido erupciones de manera ocasional en los últimos 70 años, en los que ha permanecido activo.

En 2019 el monte Aso ya experimentó una pequeña erupción, que arrojó una columna de humo a una altura de unos 1.600 metros, en lo que fue la última de una serie de pequeñas erupciones que se sucedían desde abril. Si bien no hubo cenizas volcánicas, sí se detectó entonces presencia de gas volcánico, y en su momento se elevó en nivel de alerta al 2 (de 5), quedando restringido el acceso a las áreas a una distancia de un kilómetro del cráter.

Te puede interesar