497547075dj

Activan alertas por lluvias en más de 600 municipios de Colombia

Mundo RAM 06 de noviembre de 2021
Lluvias-en-Colombia
Lluvias en Colombia

BOGOTA, 06 noviembre,2021_ RAM_ La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres confirmó que se mantienen activas la alerta roja, naranja y amarilla en más de 600 municipios, principalmente en los departamentos de Antioquia, Boyacá, Caldas, Casanare, Cundinamarca, Meta, Nariño, Norte de Santander, Quindío, Risaralda, Santander y Tolima.

De acuerdo con la UNGRD precisamente, se hizo un nuevo llamado a los alcaldes y gobernadores a mantener activos los planes de contingencia, debido, especialmente a las altas probabilidades de presentación de deslizamientos de tierra y al hecho de que se estima un incremento de hasta el 50% de las lluvias durante noviembre.

“Las alertas que tenemos en el país por lluvias son altas. Entramos ahora en el último mes de la 2ª Temporada de Lluvias y en el cual los pronósticos nos indican que tendremos más precipitaciones, volúmenes más altos y eso puede traernos eventos y emergencias. Las comunidades con el conocimiento de sus territorios son los primeros que pueden generar las alertas y ser agentes de protección que permitan salvaguarda la vida e integridad de las personas”, señaló Eduardo José González, director de la UNGRD.

A la fecha, debido a las fuertes lluvias que, incluso iniciaron de forma atípica desde agosto, se registran 8.906 familias afectadas, 30 fallecidos, 31 heridos y otras 4 personas que continúan desaparecidas.

Precisamente, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) anunció en un comunicado que, durante los meses de noviembre, diciembre y enero de 2022, algunas regiones como Caribe o Andina tendrán un aumento de precipitaciones entre el 20 y 70 por ciento, lo que superaría el registro histórico reportado por la entidad. Cabe mencionar que en el norte de la región Pacífica, piedemonte llanero, noreste de Vichada y la Amazonía colombiana también se observarán estos indicadores.

De igual manera, la entidad señaló que los departamentos de Cesar, Bolívar y Sucre tendrán las mayores cantidades de lluvias en este periodo, en el que podrían aumentar los índices de precipitaciones hasta un 50 por ciento.

Uno de los aspectos que mayor preocupación genera en el instituto es el aumento de los niveles en las cuencas y afluyentes hídricos del país. En las últimas semanas, los organismos nacionales activaron las alertas tempranas tras evidenciar niveles altos en los ríos Magdalena y Cauca, especialmente en los municipios de Nechí y Guaranda, al igual que La Mojana, una región que comprende 11 municipios de cuatro departamentos y que en el mes de septiembre volvió a inundarse, afectando a centenares de familias y campesinos.

Sin embargo, otros afluentes como los ríos Nare y Miel mantienen un registro «medio-alto»; es decir, aunque los últimos movimientos no representen ningún peligro para los habitantes, todavía persiste el riesgo de que las precipitaciones puedan ocasionar grandes crecientes que afecten la integridad de los pobladores.

«Se recomienda particular atención en el río Cesar, río La Miel y Nare, río Negro (Cundinamarca), río Pijao y La Vieja, río Chicamocha, el río San Jorge y río Nechí, este último por sus aportes al tramo Nechí-Guaranda en el río Cauca», señaló el IDEAM en el comunicado.

En algunas de las zonas como los Santanderes, especialmente en el municipio de Puerto Wilches, se pidió mayor control y vigilancia por las entidades locales, ya que se espera que se aumenten los niveles en las corrientes hídricas, “por lo que se mantiene la alerta por probabilidad de inundaciones en este sector y con potencial área de influencia hasta el casco urbano y la Ciénaga de Yarirí”.

En cuanto a los ríos de montaña, el IDEAM llamó a los alcaldes y gobernadores para que se emitan estrategias que contrarresten posibles crecientes repentinas o avenidas torrenciales en sus territorios.

Asimismo, la entidad enfatizó en que para el mes de noviembre se pronostican aumentos en los principales ríos de la región del Catatumbo (Norte de Santander), lo que podría generar crecientes súbitas que alterarían la tranquilidad de los habitantes de esta zona.

Aunque normalmente se espera que en esta época del año se presente una reducción en los niveles de los ríos Arauca, Meta, Vichada y Guaviare, el Ideam mantiene la posibilidad de lluvias en la región Orinoquía.

A diferencia de las demás zonas del país, la región de la Amazonía tendrá una tendencia de descenso en el mes de noviembre. Sin embargo, la entidad mantendrá una vigilancia a la actividad de los ríos como el Mocoa y sus tributarios, ya que podrían suceder eventos aislados en esta parte de Colombia, como el que se registró en abril del 2017.

De igual manera, los modelos del organismo señalan comportamientos cercanos a los promedios históricos en la región Pacífica, donde se incluye la posibilidad de ocurrencia de crecientes súbitas e inundaciones, sobre todo, en el río Atrato, por lo que las autoridades se encuentran en vigilancia y control de la corriente hídrica.

En cuanto a los territorios que evidencian cambios en la estabilidad del suelo, el Ideam recomendó a los mandatarios ejecutar planes de contingencia para que cuando se intensifiquen las lluvias, puedan evacuar a la población por amenazas de desprendimientos de la tierra, en especial en zonas de montaña.

Dentro de los sectores que probablemente sean afectados por esta situación, la entidad pidió mayor vigilancia en los departamentos de Chocó, Valle del Cauca, Nariño, Cauca, Antioquia, Caldas, Risaralda, Quindío, Tolima, Boyacá, Cundinamarca, Santander, Norte de Santander, Cesar, Magdalena y Putumayo.

Además, pidió la colaboración del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (Sngrd) para mantener activas estas acciones de emergencia, “ante la probabilidad de ocurrencia de deslizamientos de tierra en áreas inestables y vulnerables que han presentado o presentan dinámicas actuales por condiciones de inestabilidad de laderas, al igual que a los sectores de infraestructura vial, transporte, servicios públicos, recreación y demás”.

Cabe mencionar que el pasado martes ocurrió un deslizamiento de tierra en zona rural del municipio de Mallama (Nariño), donde 17 personas perdieron la vida y otras ocho resultaron heridas, por lo que fueron llevadas hasta los centros asistenciales más cercanos del departamento. En el lugar, se encuentra la Ungrd, la cual informó que dos viviendas fueron destruidas y tres se encuentran en riesgo de derrumbarse.

Finalmente, el Instituto emitió una serie de recomendaciones dirigidas a los mandatarios locales y departamentales, así como la comunidad en general, con el propósito de que se generen medidas para enfrentar los riesgos que se presenten durante esta nueva temporada de invierno en Colombia:

Activar los planes de prevención y atención ante el incremento de la amenaza de deslizamientos de tierra.

Activar los planes de prevención y atención ante el aumento de la amenaza de crecientes súbitas e inundaciones, con particular atención a las áreas hidrográficas del Catatumbo, Patía, Nechí y Magdalena.

Para las zonas donde se esperan valores por debajo de los promedios históricos, se recomienda especial atención en el monitoreo de las fuentes abastecedoras, se debe optimizar el uso del recurso hídrico para asegurar las demandas de agua.

Activar planes de prevención y atención por parte de los sectores de salud, transporte, agropecuarios, de vivienda e hidroeléctrico, ante el incremento de las lluvias y probabilidad de eventos extremos.

A las autoridades ambientales locales, declarar oportunamente los estados de prevención, alerta o emergencia.

En fenómenos naturales de huracanes se recomienda activar los planes de emergencia ante la ocurrencia de estos eventos y estar atentos a los comunicados que se emitan por parte de las autoridades.

A la comunidad en general, turistas y caminantes, apagar debidamente las fogatas y colillas encendidas, no dejar residuos de materiales tipo vidrio u otros elementos que permitan concentrar la radiación, igualmente reportar a las autoridades en caso de ocurrencia de incendios.

Te puede interesar