497547075dj

Brasil revela su 'sorpresa' pos-COP26: la peor deforestación de la Amazonía en 15 años

El Gobierno de Bolsonaro tenía conocimiento de los datos sobre el agravamiento de la deforestación, pero solo autorizó su divulgación tras la conclusión de la cumbre climática en Glasgow

Planeta El Confidencial 19 de noviembre de 2021
f.elconfidencial.com_original_1fb_068_8b7_1fb0688b77fcb1efc4d88f579955adf8
Soldados protegen una compañía maderera en el Parque Forestal Nacional Jamari, en Rondonia, Brasil. (Reuters/Adriano Machado)

La Amazonía brasileña perdió 13.235 kilómetros cuadrados de cobertura vegetal entre agosto de 2020 y julio de 2021, la mayor área degradada para un periodo de 12 meses en los últimos 15 años, ha informado el Gobierno del país. La tala de la mayor selva tropical del mundo en el último año fue un 21,97% superior a la de 2020 (entre agosto de 2019 y julio de 2020), cuando abarcó 10.851 kilómetros cuadrados, y no era tan elevada desde la registrada en 2006 (14.286 kilómetros cuadrados), según los datos divulgados por el estatal Instituto Nacional de Estudios Espaciales (INPE).

La deforestación aumentó hasta alcanzar un área similar a la de Montenegro y superior a la de países como Qatar, Jamaica y Kosovo pese al discurso conservacionista que Brasil llevó este mes a la conferencia del clima en Glasgow (COP26), en donde dijo haber avanzado en el combate a la tala en sus esfuerzos para reducir las emisiones de gases contaminantes. La delegación brasileña había anunciado en la cumbre que anticipó de 2030 a 2028 su meta para ponerle fin a la tala ilegal en la Amazonía.

Según un comunicado del Sindicato de Empleados Públicos en el Área de Ciencia y Tecnología, la dirección del INPE y el Gobierno tenían conocimiento desde mediados de octubre de los datos sobre el agravamiento de la deforestación, pero solo autorizaron su divulgación tras la conclusión de la COP26. La tala anual de la Amazonía es medida por el Proyecto de Monitorización de la Deforestación de la Amazonía Legal por Satélite (Prodes), una herramienta que utiliza imágenes de satélite de alta resolución y que permite identificar áreas devastadas de al menos 6,25 hectáreas.

Según el INPE, entre los nueve estados que conforman la llamada Amazonía Legal brasileña, los que más contribuyeron en la deforestación en el último año fueron los de Pará, con el 39,75% de toda la tala medida, Amazonas (17,73%) y Mato Grosso (17,10%), que son, paradójicamente, los que cuentan con las mayores extensiones preservadas. De acuerdo con el Observatorio del Clima, que agrupa a 70 grupos ecologistas incluyendo internacionales como Greenpeace y WWF, el nuevo récord de deforestación de la Amazonía muestra "el triunfo del proyecto ecocida" del Gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

Tres récords seguidos de Bolsonaro

La deforestación creció por tercer año seguido desde que el líder ultraderechista asumió el Gobierno, en enero de 2019, y por primera vez suma cuatro años consecutivos de aumento desde que comenzó a ser medida en 1988. Los ecologistas atribuyen el agravamiento al discurso antiambientalista de Bolsonaro, que ha desmontado los organismos de fiscalización ambiental y defendido proyectos de explotación minera y agropecuaria, incluso en reservas ambientales e indígenas.

"El resultado es fruto de un esfuerzo persistente, planeado y continuo de destrucción de las políticas de protección ambiental en el régimen de Jair Bolsonaro. Es el triunfo de un proyecto cruel para que la mayor selva tropical del mundo desaparezca y que convierte a Bolsonaro en una amenaza climática global", afirmó el secretario ejecutivo del Observatorio del Clima, Marcio Astrini.

A diferencia "de la propaganda que el Gobierno y sus aliados en la agropecuaria y la industria llevaron a la COP26, el Brasil real es este, de tierra arrasada y de crimen organizado actuando sin control en la Amazonía", agregó Astrini, quien acusó al Gobierno de esconder los datos de deforestación para preservar la imagen de Brasil en Glasgow.

Un estudio presentado la semana pasada en Glasgow por el Panel Científico de la Amazonía (SPA, por sus siglas en inglés), que reúne a unos 200 expertos de todo el mundo, alertó que, si se mantienen los actuales altos índices de deforestación, el considerado pulmón vegetal del mundo llegará a un punto de no retorno antes de 2050, que lo llevará a perder hasta el 70% de su vegetación nativa.

Te puede interesar