497547075dj

El régimen Ortega detuvo al sacerdote Edgar Parrales

Mundo El Comercio 22 de noviembre de 2021
1-221-700x391
Parrales, de 79 años, quien representó a Nicaragua ante la OEA entre 1982 y 1986, en la primera época de Ortega como presidente, fue detenido frente a su casa. Foto: Captura

El exembajador de Nicaragua ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) Edgard Parrales, un crítico del presidente Daniel Ortega, fue arrestado este lunes 22 de noviembre del 2021 en Managua, informó la no gubernamental Articulación de Movimientos Sociales.

El arresto tuvo lugar horas después de que haya analizado la retirada de Nicaragua del organismo en un canal de televisión local, dijo el organismo no gubernamental.

Parrales, de 79 años, quien representó a Nicaragua ante la OEA entre 1982 y 1986, en la primera época de Ortega como presidente, fue detenido frente a su casa e introducido en un automóvil con colores similares a los de la Policía Nacional, con rumbo desconocido, de acuerdo con la información.

Hasta la tarde de este lunes las autoridades policiales no han confirmado ni negado la denuncia.

Antes de ser capturado, el exsacerdote y jurista, analizó la salida de Nicaragua de la OEA en el Canal 10 de televisión, donde afirmó que el Gobierno de Ortega debía cumplir con los compromisos adquiridos con el organismo durante dos años antes del retiro.

Nicaragua anunció su retirada del organismo el viernes pasado, después de que la 51 Asamblea General de la OEA advirtió que las recientes elecciones, que extendieron en cinco años el mandato de Ortega, “no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática”.

Con la captura del exdiplomático suman 42 el número de profesionales, críticos, o adversarios políticos del presidente de Nicaragua, que han sido capturados desde mayo pasado, incluyendo a siete que aspiraban a competir por la Presidencia durante las elecciones del pasado día 7.

Parrales es el único que continúa con vida de los cuatro sacerdotes que el papa Juan Pablo II suspendió “a divinis” en 1984, junto con el poeta trapense Ernesto Cardenal, el educador Fernando Cardenal, y el exdiplomático sandinista Miguel D’Escoto, por adscribirse a la teoría de la liberación, suspensión que fue levantada en 2014.

Según el Mecanismo para el Reconocimiento de Personas Presas Políticas, cuyos datos cuentan con el respaldo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al menos 159 nicaragüenses permanecen tras las rejas como “presos políticos” en el país centroamericano.

Más de 100 000 nicaragüenses han huido de su país en los últimos tres años, como consecuencia de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), cantidad que se ha duplicado en 2021, de acuerdo con la organización de exiliados Nicaragüenses en el Mundo (NEEM).

Te puede interesar