497547075dj

El progreso actual de energías renovables no es suficiente para evitar un desastre climático

La Agencia Internacional de la Energía ha advertido que, a pesar de que la energía renovable está creciendo más rápido que nunca, la demanda de combustibles fósiles, y la contaminación climática, también están creciendo

Planeta El Confidencial 24 de noviembre de 2021
f.elconfidencial.com_original_87e_217_859_87e2178596177e14a299aba2c72c94be
Plataforma petrolífera flotante en las costas de Angola. (Reuters/Stephen Eisenhammer)

Lo que hacemos no es suficiente. Así lo ha declarado en un informe la Agencia Internacional de la Energía (IEA por sus siglas en inglés) que pone sobre la mesa que todas las naciones del mundo deben aumentar drásticamente tanto su ambición como su ejecución para cumplir los objetivos establecidos en el acuerdo de París, o será imposible llegar a los objetivos previstos. ¿Por qué? Porque, aunque la energía renovable está creciendo a gran velocidad, con ejemplos como la energía eólica y solar en continuo ascenso y los vehículos eléctricos estableciendo nuevos récords de ventas en todo el mundo a pesar de la pandemia de coronavirus, nuestra contaminación climática y nuestra demanda de combustibles fósiles no cesa; más bien al contrario, está incrementándose aún más, por lo que todo lo que se está trabajando para apostar por la energía renovable y conseguir reducir las emisiones globales de carbono es, en última instancia, deficiente.

Un gran repunte del carbón y el petróleo

Recordemos que la Agencia Internacional de Energía se unió en medio de la crisis del petróleo de la década de 1970 para monitorear la oferta y la demanda global y fomentar la cooperación en política energética. Estas son las previsiones del World Energy Outlook:

 "El impulso de energía limpia del mundo está chocando con la obstinada incumbencia de los combustibles fósiles"

Las emisiones de carbono disminuirían solo en un 40% a mediados de siglo si los países se adhieren a sus compromisos climáticos, según las previsiones de la IEA, por lo que los planes actuales necesitan una actualización y cambio para alcanzar el objetivo de cero de aquí a 2050. La organización afirma que serán necesarios más de 4 billones de dólares extra en inversión solo durante la próxima década para cerrar la brecha. Y es que, los avances en energías renovables no están siendo suficientes debido al gran repunte del uso del carbón y el petróleo que están contribuyendo en gran medida al segundo mayor aumento anual de dióxido de carbono en la historia de la humanidad.

"El impulso de energía limpia enormemente alentador del mundo está chocando con la obstinada incumbencia de los combustibles fósiles en nuestros sistemas energéticos", dijo el director ejecutivo de la IEA, Fatih Birol, en un comunicado.

f.elconfidencial.com_original_539_560_698_539560698540f180b57ac01ed4c8fffdExtracción de petróleo en Texas, EEUU. (Reuters/Nick Oxford)

Entre otras cosas, la Agencia Internacional de la Energía espera que la demanda de petróleo aumente de unos 100 a unos 104 millones de barriles a mediados de la década de 2030, por lo que se trata de una imagen muy diferente a la pintada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que predijo en su Perspectiva mundial del petróleo hace unas semanas, que la demanda de petróleo continuará aumentando hasta al menos 2045.

El informe establece que el gasto público en energía sostenible en la recuperación económica solo ha dado como resultado un tercio de lo que se necesita para "sacudir el sistema energético en un nuevo conjunto de vías".

El margen de reacción es cada vez menor

¿Cómo frenar el avance de la crisis climática? Según un estudio de la ONG Oxfam Intermón, el 1% más rico de la población mundial emitirá 30 veces más CO2 en 2030 de lo necesario para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París (es decir, limitar el calentamiento global a 1,5 ºC en 2030). Por contra, la huella de carbono del 50% más pobre se mantendrá muy por debajo de este nivel.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) también cree necesario un paso decisivo para asegurar el camino de 1,5 ºC. La organización ambiental ve alentador que cada vez más países reconozcan el papel crucial que desempeñan las soluciones que se basan en la naturaleza para abordar la crisis climática global. Pero hay que apostar más.

Escenario presente y futuro

En el escenario más optimista de la IEA, con los países cumpliendo las promesas de sus líderes sobre el cambio climático, el uso de combustibles fósiles en general, que también incluye carbón y gas, alcanzará su punto máximo alrededor de 2025 y comenzará a disminuir poco después. En el escenario más pesimista, que únicamente toma en consideración las políticas existentes sobre el cambio climático, el uso de combustibles fósiles probablemente se estancaría durante las próximas dos décadas.

"No estamos invirtiendo lo suficiente para satisfacer las necesidades energéticas futuras, y la incertidumbre está preparando el escenario para un período volátil que se avecina", concluyó Birol. La única manera de abordar este desajuste es impulsar considerablemente el gasto en energía limpia, continúa el experto. Alcanzar los objetivos deseados requiere triplicar la inversión en proyectos e infraestructura de energías renovables durante la próxima década.

El mundo ya ha alcanzado los 1,2 grados Celsius de calentamiento y, como resultado, estamos viendo más tormentas catastróficas, inundaciones, olas de calor, incendios y sequías. Romper ese límite de 1,5 ºC por encima de los niveles preindustriales provocará condiciones significativamente peores, según pronostican los científicos.

Te puede interesar