497547075dj

La dieta occidental induce Alzheimer y Parquinson

Una proteína puede frenarlos

Ciencia tecnología e innovación Por: Camilo Valencia 30 de noviembre de 2021
celulas-grasas-950x713

Las células grasas alteradas por la dieta occidental tienen una función clave en el deterioro cognitivo y en las enfermedades neurodegenerativas

Un equipo de científicos de la Universidad Marshall, en Estados Unidos, ha publicado un estudio en la revista iScience que esclarece el papel que tienen las células grasas o adipocitos en el deterioro cognitivo y las enfermedades neurodegenerativas.

Esta investigación realizada en ratones ha encontrado que las células grasas influyen en la respuesta del organismo a la función cerebral. Este es el motivo por el que la memoria y la cognición pueden deteriorarse cuando el tejido graso está alterado. Es decir, es una explicación de por qué la obesidad es una causa  detrás de estas enfermedades neurodegenerativas.

La dieta occidental induce estrés oxidativo, inflamación sistémica, y altera la función de la bomba de sodio-potasio

El funcionamiento del cerebro se basa en la transmisión de impulsos eléctricos entre las neuronas. Estos impulsos se basan en la transmisión de iones de sodio y potasio, cargados eléctricamente, a través de la membrana de las células. Una enzima es la encargada del transporte, llamada Na+/K+-ATPasa, o más sencillamente, bomba de sodio-potasio.

Esta enzima también actúa en todas las demás células del cuerpo, incluidas las de grasa. Si la Na+/K+-ATPasa se desregula, afecta la expresión determinadas proteínas en las células grasas y en el hipocampo. Esto puede afectar a la función cerebral y llevar a la neurodegeneración. La solución estaría en dirigirse a las células grasas para disminuir la actividad de la Na+/K+-ATPasa.

La autora principal del estudio, Komal Sodhi, explicó que la dieta occidental induce el estrés oxidativo y la alteración de los adipocitos a través de la señalización de Na+/K+-ATPasa. Esto causa inflamación sistémica y afecta a la bioquímica del cerebro y al comportamiento.

¿FUNCIONARÁ CON HUMANOS?

Los investigadores usaron como modelo ratones modificados genéticamente en los que se liberó el péptido NaKtide, una proteína, en sus adipocitos o células grasas. Comprobaron que la NaKtide impedía la función de señalización de Na+/K+-ATPasa. Esto impidió la aparición de los marcadores neurodegenerativos.

Los autores observaron que la función del hipocampo, la parte del cerebro asociada a la memoria y la cognición, mejoró con la expresión del péptido NaKtide. Disminuyeron los marcadores proteicos alterados de la memoria y la cognición en el hipocampo, y descendió el estrés oxidativo a por las citoquinas inflamatorias.

Según otro de los autores, Joseph I Shapiro, su objetivo es demostrar que la señalización de la Na+/K+-ATPasa en los adipocitos tiene un papel central en la inducción de alteraciones en regiones concretas del cerebro. Esto sucede sobre todo en el hipocampo, que es fundamental para la memoria y la función cognitiva.

El próximo paso es saber si estos hallazgos pueden confirmarse en humanos, lo que permitiría el desarrollo de fármacos que frenaran los trastornos neurodegenerativos.

Te puede interesar