497547075dj

Un imponente dragón alado de leña vigila los bosques arrasados del norte de Italia

El artista ha necesitado casi dos meses para colocar los trozos "como un puzzle", sin cortar la madera o modificarla

Planeta El Confidencial 12 de enero de 2022
Dragon hecho de leña
"Para mí era un delito dejar esos árboles tirados", ha confesado su creador. (EFE/Marco Martalar)

Ubicado en una colina de los bosques italianos de Lavarone, en la provincia norteña de Trento, puede observarse un enorme dragón alado que, erigido por el artista Marco Martalar con la leña de los árboles derribados por el temporal Vaia en 2018, custodia la misma superficie que fue arrasada entonces. Esta nueva atracción turística es ahora un fenómeno en redes sociales, después de que sus primeros visitantes publicaran fotografías de este ser mitológico de madera, que parece recién salido de series fantásticas como 'Juego de Tronos'.

Se trata de un dragón "que no puede ser dominado por el ser humano", ha contado su creador. Con este, Martalar hace referencia al potente temporal que derribó 42 millones de árboles a su paso hace tres años. Esta catástrofe está considerada como una de las mayores sufridas en la región.

Tras la tormenta, muchos de los árboles caídos fueron utilizados por la industria, pero aún así quedaron centenares de troncos en el bosque, una situación que el artista se propuso remediar. "Para mí era un delito dejar esos árboles tirados", asegura. Decidido a conseguir su objetivo, Marco comenzó a recolectar troncos, ramas y raíces de los bosques destruidos.

El artista ha necesitado casi dos meses para colocarlos "como un puzzle", sin cortar la madera o modificarla. Finalmente, un total de 2.000 ramas y 3.000 tornillos ha dado lugar al enorme dragón alado de seis metros de altura. Usando esta forma “extraña de esculpir con leña” sin tallarla, Martalar ha creado un repertorio de esculturas en el que destacan animales, como el gallo o el ciervo, y seres mitológicos, como el dragón.

El artífice busca concienciar

"Esta técnica hace que esculpir sea más difícil porque no puedo moldear la madera, pero al final es cuestión de paciencia y de ver cómo encaja cada pieza", señala. Al habitar un área montañosa, el escultor se siente conectado con la leña, "un material vivo que forma parte del concepto de la vida” y que ha utilizado en toda su carrera artística, aunque en sus últimas obras ya no proviene del uso humano "sino de un desastre natural, lo que le da mucha fuerza".

Por otro lado, su 'Dragón de Vaia' ha reactivado el turismo de montaña en Lavarone, atrayendo no solo a visitantes de la zona sino de toda italia y otros países que, tras ver las imágenes del dragón en las redes sociales, se han acercado hasta el lugar para contemplar la obra con sus propios ojos.

Desde esta colina, el dragón se irá transformando y deteriorando con el paso de las estaciones hasta que desaparezca en el bosque, un mensaje que, para el artista, es importante trasladar a los visitantes, ya que permite "concienciar sobre la naturaleza y el cambio climático".

Te puede interesar