497547075dj

El Púlpito

Dice el Papa Francisco: “¡cállense las armas!”

General Guillermo Romero Salamanca 27 de febrero de 2022
Papa febrero 27
Papa Francisco

Fue el clamor del Papa Francisco en su alocución luego del rezo del Ángelus en este mediodía del domingo 27 de febrero en la plaza de San Pedro.

“En los últimos días nos ha conmocionado algo trágico: la guerra”, dijo al hacer alusión a la guerra que se vive entre Rusia y Ucrania en los últimos días.

Pero también pidió porque “no olvidemos las guerras en otras partes del mundo, como en Yemen, Siria, Etiopía…-, repito: ¡cállense las armas! Dios está con los pacificadores, no con los que usan la violencia. Porque quien ama la paz, como dice la Constitución italiana, "repudia la guerra como instrumento de ofensa a la libertad de los demás pueblos y como medio de solución de los conflictos internacionales"

“Los que hacen la guerra, los que provocan la guerra, se olvidan de la humanidad. No parte del pueblo, no mira a la vida concreta del pueblo, sino que antepone a todo los intereses creados y el poder. Se encomienda a la lógica diabólica y perversa de las armas, que es lo más alejado de la voluntad de Dios, y se distancia del pueblo llano, que quiere la paz; y que en todo conflicto él es la verdadera víctima, que paga en su propia piel las locuras de la guerra. Pienso en los ancianos, en los que buscan refugio en estas horas, en las madres que huyen con sus hijos… Son hermanos para los que urge abrir corredores humanitarios y que hay que acoger”, dijo también.

“En los últimos días nos ha conmocionado algo trágico: la guerra. Hemos rezado varias veces para que no se tome este camino. Y no dejamos de orar, al contrario, suplicamos a Dios más intensamente. Por eso renuevo mi invitación a todos a hacer del 2 de marzo, Miércoles de Ceniza, un día de oración y ayuno por la paz en Ucrania. Un día para estar cerca del sufrimiento del pueblo ucraniano, para sentirnos hermanos y hermanas e implorar a Dios el fin de la guerra”, agregó el Pontífice.

EXHORTACIÓN DEL EVANGELIO DE ESTE DOMINGO

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En el Evangelio de la liturgia de hoy Jesús nos invita a reflexionar sobre nuestra mirada y sobre nuestro hablar. La mirada y la charla.

En primer lugar, en nuestra mirada. El riesgo que corremos, dice el Señor, es concentrarnos en mirar la astilla en el ojo del hermano sin fijarnos en la viga en el nuestro. En otras palabras, estar muy atentos a los defectos de los demás, incluso a los pequeños como una paja, descuidando serenamente los propios, dándoles poco peso. Lo que dice Jesús es cierto: siempre encontramos razones para culpar a los demás y justificarnos a nosotros mismos. Y muchas veces nos quejamos de cosas que no están bien en la sociedad, en la Iglesia, en el mundo, sin antes cuestionarnos y sin antes comprometerse a cambiarnos. Todo cambio fructífero y positivo debe comenzar con nosotros mismos. Por el contrario, no habrá ningún cambio. Pero - explica Jesús - al hacerlo nuestra mirada es ciega. Y si somos ciegos no podemos pretender ser guías y maestros para los demás: un ciego, en efecto, no puede guiar a otro ciego.

Queridos hermanos y hermanas, el Señor nos invita a limpiar nuestra mirada. Primero nos pide que miremos dentro de nosotros mismos para reconocer nuestras miserias. Porque si no somos capaces de ver nuestros defectos, siempre estaremos inclinados a magnificar los de los demás. Si, en cambio, reconocemos nuestros errores y nuestras miserias, se nos abre la puerta de la misericordia. Y después de haber mirado hacia adentro, Jesús nos invita a mirar a los demás como él - este es el secreto: mirar a los demás como él -, que no ve sobre todo el mal, sino el bien. Dios nos mira así: no ve en nosotros errores irremediables, pero ve niños que se equivocan. Cambiar la perspectiva: no se enfoca en los errores, sino en los niños que cometen errores. Dios siempre distingue a la persona de sus errores. Siempre salva a la persona. Siempre cree en la persona y siempre está dispuesto a perdonar los errores. Sabemos que Dios siempre perdona. Y nos invita a hacer lo mismo:

Después de la mirada, hoy Jesús nos invita a reflexionar sobre nuestro hablar. El Señor explica que la boca "expresa lo que rebosa del corazón”. Es cierto, por la forma en que uno habla inmediatamente te das cuenta de lo que tiene en el corazón. Las palabras que usamos dicen quiénes somos. A veces, sin embargo, prestamos poca atención a nuestras palabras y las usamos superficialmente. Pero las palabras tienen peso: nos permiten expresar pensamientos y sentimientos, dar voz a los miedos que tenemos ya los proyectos que nos proponemos realizar, para bendecir a Dios ya los demás. Lamentablemente, sin embargo, con el lenguaje también podemos alimentar prejuicios, levantar barreras, atacar e incluso destruir; con la lengua podemos destruir a nuestros hermanos: ¡el chisme duele y la calumnia puede ser más afilada que un cuchillo! Hoy en día, especialmente en el mundo digital, las palabras corren rápido; pero demasiados transmiten ira y agresión, alimentan noticias falsas y aprovechan los miedos colectivos para propagar ideas distorsionadas. Un diplomático, que fue Secretario General de las Naciones Unidas y premio Nobel de la Paz, decía que “abusar de la palabra es despreciar al ser humano”.

Entonces, preguntémonos qué tipo de palabras usamos: ¿palabras que expresan atención, respeto, comprensión, cercanía, compasión o palabras que principalmente tienen como objetivo embellecernos frente a los demás? Y entonces, ¿hablamos suavemente o contaminamos el mundo esparciendo venenos: criticando, quejándonos, alimentando la agresión generalizada?

Que Nuestra Señora, María, cuya humildad ha mirado Dios, la Virgen del silencio a la que ahora rezamos, nos ayude a purificar nuestra mirada y nuestra palabra.

Después del Ángelus

¡Queridos hermanos y hermanas!

En los últimos días nos ha conmocionado algo trágico: la guerra. Hemos rezado varias veces para que no se tome este camino. Y no dejamos de orar, al contrario, suplicamos a Dios más intensamente. Por eso renuevo mi invitación a todos a hacer del 2 de marzo, Miércoles de Ceniza, un día de oración y ayuno por la paz en Ucrania. Un día para estar cerca del sufrimiento del pueblo ucraniano, para sentirnos hermanos y hermanas e implorar a Dios el fin de la guerra.

Los que hacen la guerra, los que provocan la guerra, se olvidan de la humanidad. No parte del pueblo, no mira a la vida concreta del pueblo, sino que antepone a todo los intereses creados y el poder. Se encomienda a la lógica diabólica y perversa de las armas, que es lo más alejado de la voluntad de Dios, y se distancia del pueblo llano, que quiere la paz; y que en todo conflicto él es la verdadera víctima, que paga en su propia piel las locuras de la guerra. Pienso en los ancianos, en los que buscan refugio en estas horas, en las madres que huyen con sus hijos… Son hermanos para los que urge abrir corredores humanitarios y que hay que acoger.

Con el corazón roto por lo que sucede en Ucrania -y no olvidemos las guerras en otras partes del mundo, como en Yemen, Siria, Etiopía…-, repito: ¡cállense las armas! Dios está con los pacificadores, no con los que usan la violencia. Porque quien ama la paz, como dice la Constitución italiana, "repudia la guerra como instrumento de ofensa a la libertad de los demás pueblos y como medio de solución de los conflictos internacionales" (art. 11).

Ayer, en Granada, España, fueron beatificados el sacerdote Gaetano Giménez Martín y quince compañeros mártires, asesinados in odium fidei en el contexto de la persecución religiosa de la década de 1930 en España. Que el testimonio de estos heroicos discípulos de Cristo suscita en mí todo el deseo de servir al Evangelio con fidelidad y valentía. Un aplauso para el nuevo beato.

¡Os saludo a todos vosotros, romanos y peregrinos!

Saludo en particular a las niñas Quinceñeras de Panamá; jóvenes universitarios de la diócesis de Oporto; los fieles de Mérida-Badajoz y Madrid, España; los de París y Polonia; los grupos de Reggio Calabria, Sicilia y la Unidad Pastoral Alta Langa; los confirmandos de Urgnano y los muchachos de Petosino, diócesis de Bérgamo.

Un saludo especial a todos los que habéis venido con motivo del Día de las Enfermedades Raras, que se celebra mañana: Animo a las distintas asociaciones de pacientes y sus familiares, así como a los investigadores que trabajan en este campo. ¡Estoy cerca de ti! Saludo a los pueblos aquí presentes… ¡Veo también muchas banderas de Ucrania! (en ucraniano) ¡Alabado sea Jesucristo!

Les deseo a todos un feliz domingo. Por favor, no olvides orar por mí. Que tengas un buen almuerzo y adiós.

Te puede interesar