497547075dj

Nuevo castigo al rublo tras el aviso de 'default' inminente y su vuelta a negociación en Moscú

Fitch rebajó, de nuevo, la calificación de su deuda soberana en moneda extranjera a largo plazo de B a C, y considera que es "inminente" el incumplimiento de sus obligaciones

Actualidad y economía El Confidencial 09 de marzo de 2022
Billete de un rublo junto a dólares. (Reuters-Dado Ruvic)
Billete de 5000 rublos junto a dólares. (Reuters/Dado Ruvic)

El 25 de febrero fue la última sesión bursátil de la bolsa rusa. Desde entonces, el parqué moscovita ha permanecido cerrado, y ya acumula ocho sesiones, puesto que este jueves tampoco abrirá como consecuencia de la volatilidad que sufrirá por la guerra en Ucrania. El que sí ha reanudado su cotización en Moscú y lo ha hecho con un fuerte castigo ha sido el rublo, ya que se deprecia en torno a un 7% y es el mejor ejemplo del castigo que sufre Rusia. Este miércoles vuelve a ceder terreno (-7%) y ya se intercambia por 136,6 unidades, cerca de los mínimos históricos del pasado lunes en las 138,93 unidades y lejos de los 80 rublos a los que se negoció antes del conflicto bélico.

El cierre de la bolsa rusa ha sido decidido por su máxima institución, ya que "el Banco de Rusia ha decidido no reanudar las sesiones de negociación el 9 de marzo de 2022 en la Bolsa de Moscú", ha anunciado la institución, que fijará mañana, antes de las 9.00 horas de Moscú (7.00 horas en Madrid), el calendario de negociación del jueves si lo hubiera.

Por su parte, la agencia Fitch rebajó, de nuevo, la calificación de la deuda soberana de Rusia en moneda extranjera a largo plazo de B a C, y considera que es "inminente" el incumplimiento de sus obligaciones. Según un comunicado de la agencia, esta rebaja de calificación sigue a la anunciada el 2 de marzo, ya que lo ocurrido desde entonces "ha socavado aún más la voluntad de Rusia de pagar la deuda del Gobierno", en referencia a las sanciones internacionales impuestas a Rusia por su invasión militar de Ucrania el pasado 24 de febrero.

 "En términos más generales, el mayor aumento de las sanciones y las propuestas que podrían limitar el comercio de energía aumentan la probabilidad de una respuesta política por parte de Rusia que incluya al menos el impago selectivo de sus obligaciones de deuda soberana", agrega la nota. En menor medida, el riesgo de imposición de barreras técnicas para el servicio de la deuda, incluso mediante el bloqueo directo de la transferencia de fondos o mediante sistemas de compensación y liquidación, "también ha aumentado un poco desde nuestra última revisión", dice Fitch. La agencia menciona, además, que la aplicación de la regulación del Banco Central de Rusia ha restringido la transferencia de cupones de deuda OFZ en moneda local a no residentes desde finales de la semana pasada. La reducción del Techo País a B- refleja el impacto esperado de los controles de capital al impedir la transferencia y la convertibilidad, añade.

El Banco Central ruso anunció este miércoles que limita a 10.000 dólares el máximo que un cliente podrá sacar en moneda extranjera en efectivo en sus cuentas de divisas, informó Sputnik. "Un cliente puede sacar hasta 10.000 dólares de EEUU en divisa en efectivo, y el resto de los fondos en rublo, según el tipo de cambio del mercado del día del retiro", dice el comunicado del emisor ruso. La nueva norma del Banco Central ruso se adopta tras la decisión de la Unión Europea, Estados Unidos y numerosos países más de imponer sanciones económicas a Rusia por su invasión de Ucrania el pasado 24 de febrero, que ha causado ya miles de muertos y más de dos millones de refugiados ucranianos.

 
Entre tanto, la London Stock Exchange Group (LSEG), el operador de la Bolsa de Londres, suspendió la semana pasada la negociación de los títulos depositarios representativos de acciones extranjeras (GDR) de 35 compañías rusas o fuertemente vinculadas a este país, incluyendo los certificados de compañías como Gazprom, Sberbank, Lukoil o Rosneft.

Te puede interesar