497547075dj

EEUU, Rusia y las acusaciones de armas químicas y biológicas en Ucrania: ¿en qué se diferencian del resto?

El Gobierno de Vladimir Putin ha acusado a la administración de Biden de desarrollar un programa biológico militar en Ucrania. Desde la Casa Blanca, se apunta hacia Rusia por su historial de uso de armas químicas

Mundo El Confidencial 10 de marzo de 2022
Un misil balístico hipersónico sin explotar en Ucrania (REUTERS)
Un misil balístico hipersónico sin explotar en Ucrania (REUTERS)

La guerra en Ucrania mantiene en vilo al mundo. Estados Unidos advirtió este miércoles de que Rusia podría estar planeando el uso de armas químicas y biológicas en Ucrania, con el pretexto de responder a una presunta amenaza en el país que, aseguró, es "falsa". La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, lanzó esa advertencia como respuesta a las acusaciones rusas de que Estados Unidos estaría financiando un supuesto programa biológico-militar desarrollado en Ucrania. "Tomamos nota de las afirmaciones falsas de Rusia sobre supuestos laboratorios de armas biológicas estadounidenses y desarrollo de armas químicas en Ucrania. También hemos visto a funcionarios chinos hacerse eco de estas teorías de conspiración. Es absurdo", ha expresado Psaki a través de su perfil oficial en la red social Twitter.

En sintonía con lo que también ha expresado la portavoz, Estados Unidos afirma cumplir "plenamente" con sus obligaciones en virtud de la Convención sobre Armas Químicas y la Convención sobre Armas Biológicas, tratados internacionales que prohíben el desarrollo, la producción, el almacenamiento, la transferencia y el empleo de este tipo de armas. "Es Rusia la que tiene un largo y bien documentado historial de uso de armas químicas, incluidos intentos de asesinato y envenenamiento de enemigos políticos de Putin como Alexei Navalni. Es Rusia la que continúa apoyando al régimen de Assad en Siria, que ha utilizado repetidamente armas químicas. Es Rusia la que ha mantenido durante mucho tiempo un programa de armas biológicas en violación del derecho internacional", ha apuntado también la portavoz

"Ahora que Rusia ha hecho estas acusaciones falsas y que China parece haber respaldado esa propaganda, todos deberíamos estar atentos a la posibilidad de que Rusia use armas químicas o biológicas en Ucrania", ha enfatizado asimismo Psaki en su cuenta oficial de Twitter. Según defiende la administración norteamericana, Moscú podría emplear esas armas como parte de "una operación de bandera falsa", añadió Psaki, en referencia a una táctica de guerra en la que una parte en conflicto comete un acto y hace que parezca que ha sido la otra parte la que lo ha llevado a cabo.

La portavoz reaccionaba así a las afirmaciones del Gobierno ruso de que ha descubierto en Ucrania pruebas de una "eliminación de emergencia" de rastros de un presunto programa biológico-militar. El portavoz del Ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov, aseguró que empleados de esos laboratorios biológicos informaron supuestamente de la destrucción el pasado 24 de febrero de patógenos particularmente peligrosos como la peste, el ántrax, la tularemia, el cólera y otras enfermedades mortales. No obstante, la ONU ha asegurado que no tiene ninguna constancia de la existencia en Ucrania de programas ilegales de armas químicas y biológicas. Así, la Organización Mundial de la Salud (OMS), que viene trabajando directamente con el gobierno ucraniano, ha indicado que no tiene conocimiento de ninguna actividad por parte de Kiev "que sea inconsistente con sus obligaciones con respecto a los tratados internacionales".

¿Qué son las armas químicas o biológicas?

De acuerdo con lo que explican desde la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), las armas químicas o biológicas que se pueden usar como material de guerra son "sustancias químicas que se utilizan para causar intencionalmente daños o la muerte por medio de sus propiedades tóxicas" y pueden ir desde municiones hasta dispositivos de guerra, pasando por otros equipos diseñados específicamente para convertir en arma las sustancias químicas tóxicas. Así, se puede componer "un sistema de distribución, una bomba o un proyectil de artillería" con una sustancia química dentro.

Según apunta también la OPAQ, las toxinas, es decir, las sustancias químicas tóxicas producidas por organismos vivos, se consideran tanto armas químicas como biológicas cuando se emplean en incumplimiento de la Convención, que entró en vigor en 1997 constituyéndose como el "primer tratado multilateral destinado a prohibir toda una categoría de armas de destrucción masiva". Este tipo de armas, tal y como apuntan desde la Universidad de Valencia, recurren a microorganismos o a toxinas para hacer daño a la población o al medio ambiente, por lo que la legislación controla una serie de microorganismos en la exportación de material de defensa y doble uso.

Te puede interesar