497547075dj

Lituania, el 'talón de Aquiles' de la OTAN donde la Alianza ya hace simulacros de guerra

La guerra se encona en el este de Ucrania a medida que el ejército ucraniano recupera territorios clave. Paralelamente, ante las operaciones bélicas en la frontera europea, la OTAN ya hace recreaciones militares

Mundo Vozpópuli 11 de abril de 2022
EuropaPress_4254872_15_february_2022_poland_kolbaskowo_column_of_bundeswehr_vehicles_takes_off-scaled

La escalada militar en Ucrania, que suma ya su 47 jornada bélica, ha ubicado a Lituania como 'punto caliente' por su cercanía con Bielorrusia y Kaliningrado, Rusia. Desde el inicio de la guerra, el país ha reforzado su presencia militar como primer 'escudo' europeo con el incremento hasta 1.600 soldados y la llegada de nuevo material militar occidental. Además de blindarse, la región ha reforzado su alianza militar con Rumanía, Bulgaria, Hungría y Eslovaquia con el envío de militares. Para la OTAN, Lituania se ha convertido en la punta de lanza de su estrategia militar europea frente al pulso de Putin por Ucrania, pero también sigue siendo su 'talón de Aquiles' por la debilidad que presenta el corredor de Suwalki, como analiza The Guardian. Una franja de 95 kilómetros que conecta Bielorrusia con Kaliningrado y cuyo control ruso asfixiaría la región báltica además de potenciar la activación del artículo 5 de la Alianza Atlántica. Es decir, la entrada en acción de las fuerzas de la OTAN para asegurar la seguridad colectiva.

Así, la OTAN ya ha iniciado recreaciones militares en terreno. La Alianza Atlántica agiliza sus simulacros estos días al oeste de Bielorrusia mediante ejercicios con tanques que deben sortear alambres de púas y otros obstáculos en bosques de pinos lituanos. Además, los soldados aprenden a abordar vehículos pesados y a deshabilitar artefactos peligrosos como minas, muy utilizadas en frentes ucranianas como Odesa.

El miedo y la tensión ya es patente en el ánimo de los dirigentes lituanos, que perciben la amenaza rusa a su territorio como un escenario real. El ministro de Relaciones Exteriores, Gabrielius Landsbergis, ha llegado a declarar que la "actividad militar está muy cerca" y que Lituania se encuentra en un punto estratégico "interesante" para Rusia. De hecho, ha sido el primer país de la UE en anunciar que dejará de importar gas ruso. El territorio lleva desde 2016, con la anexión de Crimea, preparándose ante cualquier alerta militar y ha permitido la preparación de batallones avanzados dentro del programa Enhanced Forward Presence ( EFP ) junto con Polonia, Estonia y Letonia. Se espera que hasta 20.000 soldados se sumen próximamente en base a la respuesta conjunta de los aliados de la OTAN en Europa.

Además, Lituania ya ha declarado que sus Fuerzas Armadas entrenarán a soldados ucranianos en el uso de armas y equipos occidentales. Una estrategia que va de la mano con la iniciativa lanzada por la OTAN la semana pasada de abrir la puerta al envío de armas pesadas a Ucrania. El teniente general Valdemaras Rupsys, comandante de las Fuerzas Armadas de Lituania, hizo ese anuncio en una rueda de prensa conjunta con el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Terrestres estadounidenses, diciendo que "las Fuerzas Armadas lituanas organizarán entrenamientos para los soldados ucranianos en Lituania, durante los cuales se formará a los instructores en el uso de armamento y equipos occidentales", señala el resumen oficial por la parte lituana.

El comandante lituano dijo que la formación de los instructores en el uso de armas y equipos occidentales más sofisticados comenzará "pronto" y permitirá a los soldados ucranianos formados en Lituania entrenar a más miembros de las fuerzas armadas ucranianas cuando regresen a Ucrania. Según los medios de comunicación locales, Rupsys señaló que la incapacidad de utilizar mucha de la tecnología occidental ha limitado en parte hasta el momento el apoyo a Ucrania en lo que respecta al suministro de armas por parte de Occidente a armas que los soldados puedan estar usando ya o puedan aprender a utilizar rápidamente.

Algunas armas occidentales utilizadas actualmente por las fuerzas armadas ucranianas contra la invasión rusa, como los misiles antitanque Javelin, fueron suministradas a Ucrania algún tiempo antes del comienzo de la guerra. Otros sistemas, como los misiles antiaéreos Stinger, se aprenden a usar fácilmente, al igual que otras armas antitanque más sencillas, que pueden aprenderse en unas horas. Rupsys no reveló, no obstante, los sistemas de armas que se enseñará a usar a los ucranianos.

Te puede interesar