497547075dj

La lenta burocracia de los blísteres y el 'ecodiseño' en los medicamentos

Aumentar la sostenibilidad de todos los sectores es una de nuestras más nuevas e importantes prioridades como sociedad. Las farmacéuticas no están al margen de esto, pero se enfrentan a grandes retos

Planeta El Confidencial 12 de abril de 2022
El 'packaging' de los medicamentos tiene grandes desafíos. (iStock)
El 'packaging' de los medicamentos tiene grandes desafíos. (iStock)

En pequeñas y grandes cajas, blísteres, frascos o estuches. Los medicamentos se nos presentan en diferentes formatos a la hora de adquirirlos en las farmacias. Solemos almacenar medicinas para diferentes usos a pesar de que ya no los necesitemos, e incluso la oferta de un único fármaco puede ser múltiple. ¿Por qué unos pesan más que otros? ¿Qué pasó con aquel medicamento que siempre venía en una gran caja de cartón y que ahora tiene una versión mini? ¿Significa eso que se nos ofrecen menos comprimidos ahora?

Todas las respuestas se deben a un solo concepto: el ecodiseño. Según datos de SIGRE, un tercio de los medicamentos actuales son más ecológicos que en 2001: un 25% lo son más ligeros, y, gracias al funcionamiento de la logística inversa, también se consigue un ahorro adicional de otras 1.400 toneladas anuales de CO2, entre otros resultados.

 “Hay un problema mundial de falta de existencias de materiales como el aluminio"

La industria farmacéutica lleva años desarrollando programas de prevención para reducir el impacto ambiental de sus envases y en la actualidad, más de 330 compañías farmacéuticas contribuyen con medidas de ecodiseño a la hora de idear envases más ecológicos y respetuosos para sus principios activos. Pero no siempre es fácil. El estudio sobre el impacto medioambiental de cada envase requiere de un exhaustivo análisis a través de todo el ciclo de vida del mismo, es decir, que la caja de aspirinas de nuestro botiquín o ese frasco de cuentagotas para el oído que necesitamos para paliar la última infección no tienen esa forma por cuestión de azar.

A esa transición contribuye un claro cambio de tendencia hacia la sostenibilidad, tanto por parte de los fabricantes, como de los consumidores, tal y como asegura Carles Sala, CEO de Bulldog Studio, donde idean este tipo de packaging: “Los compradores cada vez más apuestan por packaging sostenible, o marcas que transmitan cierto aire de sostenibilidad global. Cada vez estamos más concienciados como sociedad de la necesidad de reciclar, reusar y no malbaratar recursos, y las farmacéuticas lo saben. Pero aún son pocas las empresas que deciden dedicar mayores esfuerzos a ello, pues no negaremos que el ser sostenibles es más caro en términos de producción”.

Y es que el proceso para lograr un ecodiseño óptimo es largo: va desde la elección de los materiales, hasta el propio transporte de los medicamentos, buscando que este se lleve a cabo a través de embalajes más ligeros o que sean trasladados en flotas con sistemas de gestión ambiental implantados. Sin olvidar la necesidad de asegurar una larga vida útil al producto o incluso su reutilización.

Para esto último, la primera fase, que es la de la selección de los materiales, resulta imprescindible. Atrás quedan ya los robustos cuentagotas metidos en grandes frascos de los 80, o las enormes cajas de cartón para solo 10 sobres que venían separados por 10 -innecesarios- blísters de plástico. Sustituir los materiales por otros de menor impacto medioambiental, minimizar el contenido de los metales pesados en los seleccionados o evitar tintas, adhesivos o colas, son algunos de los ejemplos que aportan valor al proceso, tal y como apunta Salas: “Los cambios que no se ven a simple vista, para mí, son los más eficaces en el ecodiseño. Como diseñadores, debemos hacer pedagogía con nuestros clientes, explicarles las opciones y alternativas que tienen en el mercado, y que ellos como empresa puedan escogerlas”.

Al tratarse de medicamentos, el diseño también debe asegurar la conservación del producto. Así nos lo explican desde Farmaindustria: “Se deben evitar los procesos de degradación del principio activo, absorción de humedad de la forma farmacéutica, efectos negativos de la luz, temperatura, etc. Los acondicionamientos primarios de los medicamentos tienen siempre un fundamento científico y se someten a importantes controles para asegurar que no existe una cesión de materiales al contenido del medicamento”.

Fin de vida y reciclado

Desde que en el año 2001 la Organización Mundial de la Salud dictara una ley que prohibía la reutilización de cualquier medicamento que saliera del circuito farmacéutico, el impacto medioambiental de las medicinas cobró mayor importancia, aunque está claro que el mejor residuo es el que no se genera. Pero una vez que lo tenemos delante, debemos apostar por implantar sistemas que generen un beneficio al planeta, por lo que un correcto fin de vida y reciclado de los medicamentos también se hace necesario en el ecodiseño: reducir elementos como pegatinas o etiquetas, el uso de materiales fácilmente separables o reducir simplemente la cantidad que se utiliza para la fabricación de los envases, disminuye el impacto medioambiental y el consumo de recursos naturales.

La disponibilidad de algunas materias primas, como el aluminio, tiene una gran repercusión. (iStock)
El punto SIGRE de las farmacias sigue siendo la única opción de reciclaje de este tipo de residuos en nuestro país, y el proceso es sencillo: una vez que llevamos el medicamento al contenedor de la farmacia, un distribuidor lo recoge para llevarlo a la planta de reciclaje.

Ecodiseño en los test de antígenos

Se ha vuelto normal tener varios por casa, por si acaso. Atrás quedó su falta de suministro, encontrándonos ahora con diferentes marcas, formatos y diseños. Hace unos meses, desde las plataformas La Fábrica de Innovación y Singular Mask nos contaban a Planeta A la necesidad de encontrar diseños con materiales más sostenibles para los test de antígenos en España: carcasas de cartón en vez de las de plástico, cambio de la tira del análisis a una intercambiable, o la fabricación de una caja con varios test, que sustituya a la opción de un pack con cinco pruebas, y que supone el mismo plástico pero multiplicado por cinco. Pero ante estas opciones, entre el lento cambio legislativo al que hacíamos referencia y el bajo coste del plástico para las empresas, no se augura un horizonte cercano.

Crisis de suministros

A estas últimas problemáticas, se le une otra actual. No es ninguna novedad que nos encontramos en plena crisis de suministros, un problema que golpea a todo tipo de sectores: construcción, siderurgia, automoción o la industria del plástico, tan importante para la fabricación de los packaging.

Según datos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), 801 medicamentos han sufrido problemas de suministro durante el primer semestre de 2021, lo que supone un 2,4 del total de los fármacos autorizados en España. Las principales causas que se refieren tienen que ver, precisamente, con los problemas de fabricación no derivados de problemas de calidad (30%), al aumento de la demanda, y a los problemas de capacidad de producción de las fábricas.

Desde Farmaindustria confirman la situación, aunque aseguran que no existe ningún problema de suministro de medicamentos en la actualidad: “Hay un problema mundial de falta de existencias de materiales como el aluminio, la madera, el cartón o el papel que afecta a todos los sectores en mayor o menor medida, al que se suma un incremento de los precios de estas materias primas y la logística”.

Y desde esta asociación, añaden otra variable: la lenta burocracia. “Las farmacéuticas no pueden cambiar de proveedor o aceptar distintas calidades de materias primas, puesto que la fabricación de los medicamentos solo puede hacerse conforme a lo especificado en el expediente de solicitud que las propias compañías presentan a las autoridades sanitarias. Cuando es necesario cambiar el proveedor de los materiales de los medicamentos por ruptura de existencias de aquel, se requiere siempre presentar a las agencias del medicamento competentes una solicitud de modificación, especificando los cambios”.

Te puede interesar