497547075dj

Uno de los países más pobres de la tierra adopta el bitcoin como moneda de curso legal

La nación es la segunda del mundo en legalizar el uso de criptomonedas tras El Salvador

Actualidad y economía Vozpópuli 28 de abril de 2022
Reparto de ayuda humanitaria a desplazados en Siwa, República Centroafricana. Europa Press
Reparto de ayuda humanitaria a desplazados en Siwa, República Centroafricana. Europa Press

La República Centroafricana (RCA), uno de los países más pobres del mundo, ha adoptado el bitcóin como moneda de curso legal junto al franco CFA, informó este miércoles la Presidencia de esta nación, la segunda del mundo en dar ese paso tras El Salvador.

El FMI advierte a El Salvador de los "graves riesgos" de adoptar el bitcoin como moneda de curso legal
La Asamblea Nacional aprobó por unanimidad la ley "que rige las criptomonedas en la República Centroafricana" y el presidente del país, Faustin Archange Touadéra, ha promulgado la norma, indicó en un comunicado el jefe de Gabinete de la Presidencia, Obed Namsio.

La RCA es "el primer país de África en adoptar el bitcoin como moneda de referencia", subrayó Namsio sobre esa "decisión histórica" que sitúa a la nación africana "en el mapa de los países más valientes y visionarios del mundo”. "La adopción del bitcóin como moneda oficial representa un paso decisivo hacia la apertura de nuevas oportunidades para nuestro país", agregó el jefe de Gabinete.

El pasado 7 de septiembre, El Salvador se convirtió en el primer país del mundo en adoptar el bitcóin como moneda legal de intercambio junto al dólar estadounidense.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) instó al país centroamericano, gobernado por el presidente Nayib Bukele, a "eliminar la calidad de moneda de curso legal" del bitcóin y manifestó su "preocupación" por la emisión de bonos respaldados con la criptomoneda.

Minería y violencia

La RCA, cuya economía depende en gran medida de la minería, sufre una violencia sistémica desde finales de 2012, cuando una coalición de grupos rebeldes de mayoría musulmana -los Séléka- tomó la capital, Bangui, y derrocó al presidente François Bozizé tras diez años de Gobierno (2003-2013), dando inicio a una guerra civil.

A pesar de pequeños avances, todavía dos tercios del país -rico en diamantes, uranio y oro- están controlados por milicias y, según la ONU, unas 692.000 personas están desplazadas internamente.

Te puede interesar