497547075dj

El cambio climático reorganizará los ecosistemas marinos (y no es una buena noticia)

Más de la mitad de la superficie de los océanos del mundo ha experimentado temperaturas excesivamente cálidas desde 2014, y el calor marino extremo es la 'nueva normalidad'

Planeta El Confidencial 03 de mayo de 2022
Un pescador de bacalao en el Atlántico podría seguir encontrando peces dentro de 200 años, pero en cantidades significativamente menores. (EFE).
Un pescador de bacalao en el Atlántico podría seguir encontrando peces dentro de 200 años, pero en cantidades significativamente menores. (EFE).

El calentamiento está provocando una reestructuración del mundo marino. ¿Qué efectos tendrá? Un estudio sugiere que habrá menos peces para pescar en el futuro y que las interacciones entre los depredadores y sus presas obstaculizarán que medren en su entorno.

Más de la mitad de la superficie de los océanos del mundo ha experimentado temperaturas excesivamente cálidas desde 2014, y el calor marino extremo es, por desgracia, la 'nueva normalidad'.

El cambio climático es una amenaza para nuestros océanos. Ellos han sido nuestro mejor aliado de los peores efectos del cambio climático. Pero hay una gran incertidumbre sobre su capacidad para absorber dióxido de carbono en el futuro. Y es que, una gran parte de las emisiones de gases de efecto invernadero que hemos generado desde comienzos del siglo XX, ahora almacenadas en los océanos, pueden regresar a la atmósfera.

Pero esto no es todo. Aún hay más. Un nuevo estudio ha expuesto que el calentamiento de los océanos debido al cambio climático significará que habrá menos especies de peces productivos (como el bacalao, por ejemplo) para capturar en el futuro.

 "El calentamiento junto con la dinámica de la red alimentaria será como poner la biodiversidad marina en una licuadora".

Reorganización de formas inesperadas

El aumento de la temperatura de los océanos puede provocar la migración en masa de las especies, y con ello una homogeneización de la biodiversidad a escala planetaria. Además, el trabajo de la Universidad de Rutgers (EE. UU.) publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, presenta una imagen poco alentadora de la salud de los océanos.

De un lado, los científicos pronostican menos especies de peces productivas para capturar en el futuro, pues a medida que las temperaturas aumenten, las interacciones depredador-presa evitarán que las especies mantengan las condiciones idóneas en las que podrían prosperar.

"Lo que esto sugiere desde la perspectiva de la pesca es que, si bien las especies que pescamos hoy día sí que estarán allí mañana, no se encontrarán con la misma abundancia. En tal contexto, la sobrepesca se vuelve más fácil porque las tasas de crecimiento de la población son bajas", comenta Malin Pinsky, profesor asociado en el Departamento de Ecología, Evolución y Recursos Naturales de Rutgers y coautor del estudio. "El calentamiento junto con la dinámica de la red alimentaria será como poner la biodiversidad marina en una licuadora".

Un pescador de bacalao en el Atlántico podría seguir encontrando peces dentro de 200 años, pero en cantidades significativamente menores. (Pexels).Un pescador de bacalao en el Atlántico podría seguir encontrando peces dentro de 200 años, pero en cantidades significativamente menores. (Pexels).

Los investigadores examinaron las interacciones tróficas, es decir, el proceso por el que una especie se nutre a expensas de otra, y otras dinámicas de la red alimentaria marina para determinar de qué forma el cambio climático afectaba los rangos de las especies. Luego, empleando modelos informáticos sofisticados, pudieron determinar que las interacciones depredador-presa hacen que muchas especies, especialmente los grandes depredadores, cambien sus rangos más lentamente que el clima.

Su 'modelo de red alimentaria espacialmente explícito' incluía parámetros como el metabolismo, el tamaño corporal y los rangos de temperatura óptimos. ¿Qué pasó al tener en cuenta el cambio climático? Que las interacciones dinámicas de los nutrientes dificultaban la capacidad de las especies para responder rápidamente al creciente aumento de las temperaturas.

Consecuencias para los de mayor tamaño

Los expertos también encontraron que los depredadores de cuerpo más grande permanecieron más tiempo en hábitats históricos que las presas más pequeñas.

"El modelo sugiere que durante los próximos 200 años de calentamiento, las especies se reorganizarán continuamente y estarán en proceso de cambiar sus rangos", explica E. W. Tekwa, coautor del trabajo. “Incluso después de 200 años, las especies marinas seguirán estando rezagadas con respecto a los cambios de temperatura, y esto es particularmente cierto para aquellas que se encuentran en la parte superior de la red alimentaria”.

Los investigadores no auguran nada positivo para la vida marina, pues estas dinámicas observadas en el estudio no van a suceder en zonas concretas, sino que serán de carácter global

Te puede interesar