497547075dj

Rusia expulsa a 27 diplomáticos y personal de la embajada y el consulado de España

También ha expulsado a 34 diplomáticos franceses y otros 24 italianos como medida recíproca a las expulsiones que los países europeos tomaron hace más de un mes por la invasión rusa a Ucrania

Mundo El Confidencial 19 de mayo de 2022
Putin junto al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en 2020. (Reuters-Pool-Hannibal Hanschke)
Putin junto al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en 2020. (Reuters/Pool/Hannibal Hanschke)

Rusia expulsará a 27 diplomáticos y personal de la Embajada de España en Moscú y del Consulado General en San Petersburgo en respuesta a la expulsión de idéntico número de empleados de la legación rusa en Madrid anunciada en abril por el Gobierno español como muestra de rechazo a las "terribles acciones" de las tropas rusas en Ucrania, "la escalada de crímenes de guerra" y para "proteger los intereses de seguridad" de España.

 Esas personas han sido declaradas 'personas non gratas' y deberán abandonar Rusia en un plazo de siete días, según ha transmitido la diplomacia rusa este miércoles al embajador de España en Moscú, Marcos Gómez Martínez, que había sido convocado este mediodía por el Ministerio de Exteriores ruso.

Moscú subrayó que "este paso inamistoso se reflejará negativamente en las relaciones ruso-españolas". "Como respuesta, 27 empleados de la Embajada de España en Moscú y del Consulado General de España en San Petersburgo han sido declarados 'persona non grata'", indicó Exteriores en la nota. Estas personas "deben abandonar el territorio del país en el plazo de 7 días desde el momento de la entrega de la notificación correspondiente al embajador", concluye el comunicado.

Como respuesta a las medidas punitivas contra el país por la invasión de Ucrania, el Kremlin ha anunciado también esta mañana la expulsión de 34 diplomáticos franceses ante la idéntica medida adoptada por París en abril contra 41 diplomáticos rusos destacados en Francia, y de otros 24 diplomáticos italianos por el mismo motivo.

El pasado 5 de abril, el Gobierno español acordó expulsar a 27 diplomáticos y personal de la embajada rusa en España (pero no al embajador) por considerar que representaban "una amenaza para la seguridad de nuestro país" y como muestra de rechazo a la guerra iniciada por Putin. En la lista de diplomáticos rusos expulsados de España no estaba incluido el embajador ruso, Yuri Korchagin, porque España aspiraba a mantener abiertas las líneas de diálogo y negociación con Rusia.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, esperaba que Moscú tomara una decisión "simétrica" a la que adoptó España y estimaba que se procedería a esta expulsión, pero que no afectaría al embajador Gómez Martínez, como así ha sido.

Un trabajador de la legación española en Moscú comentó a Efe que estaba preparado mentalmente para el anuncio ruso y asume que se acaba una etapa en Rusia, donde había formado una familia.
"Se me acaba un ciclo vital, una época", señaló. "Volver (a España) también está bien", añadió.

El embajador francés en Moscú, Pierre Lévy, también había sido citado a la sede del ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, donde se le comunicó que los diplomáticos declarados 'persona non grata' deberán abandonar el país en un plazo de dos semanas, informó esta institución en su página web.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, dijo que no cree que se deban interrumpir las relaciones diplomáticas y los canales con Rusia a pesar de la expulsión. "Es un acto hostil, pero no se puede absolutamente interrumpir las relaciones diplomáticas. Esto no puede llevar a la interrupción de los canales diplomáticos porque si se llega a la paz será a través de ellos", dijo Draghi durante la rueda de prensa que ofreció con la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, tras reunirse con ella.

 El pasado 5 de abril, el ministro de Exteriores italiano, Luigi di Maio, anunció la expulsión de 30 diplomáticos de la Embajada rusa por ser un riesgo "para la seguridad nacional" y siguiendo las decisiones que habían tomado otros países europeos. Para ello se convocó al embajador ruso en Italia, Serguéi Razov, a quien se comunicó la expulsión de estas 30 personas consideradas 'non grata', en el contexto de la situación actual de crisis tras "la injustificada agresión" a Ucrania por parte de la Federación de Rusia.

Te puede interesar