497547075dj

Japón pagará a parejas jóvenes para que vivan en sus ciudades

Mundo El Comercio 22 de mayo de 2022
Japon-700x391
Osaka y Tokio son las ciudades que más acogen población rural. Foto: iStock

Desde 1970, Japón ha venido presentando un fuerte incremento en el envejecimiento de su población y una crisis de natalidad que viene preocupando al Ministerio de Sanidad, Trabajo y Bienestar de ese país.

Los especialistas pronostican que si no se hace frente a esta problemática, se puede generar una crisis de mano de obra y un estancamiento en el crecimiento económico.

Una de las soluciones que ha puesto sobre la mesa el gobierno nipón ha sido atraer a la población más joven a sus ciudades más envejecidas por medio de incentivos laborales y económicos que impulsen a las nuevas generaciones a optar por construir un proyecto de vida en esos territorios.

Tal es el caso de la ciudad de Chiba, ubicada al noreste de Tokio, dónde el gobierno local ha implementado un plan para atraer a parejas jóvenes de no más de 39 años de edad con miras a repoblar sus suburbios y renovar la edad de sus habitantes.

La medida, que entrará en vigor a partir del próximo mes, brindará un subsidio de 300 000 yenes (USD 2 345 al cambio actual) a cada pareja que se anime a mudarse en esta ciudad.

Si bien el matrimonio homosexual es una práctica prohibida en Japón, aquellas personas LGBTQ también pueden aplicar bajo el ‘Sistema de Asociación’, emitido para reconocer la unión de parejas pertenecientes a la comunidad.

 “Esperamos que las parejas jóvenes que potencialmente se muden a estos edificios ayuden a las empresas o llenen las brechas de empleo que estamos viendo en esta área”, mencionó Takeshi Tanikawa, subdirector de la Administración de Edificios de la ciudad a la revista ‘Vice World’.

Los aspirantes tendrán que residir en los tradicionales ‘Danchi’, nombre el cual reciben los conjuntos residenciales construidos por el gobierno y que son característicos de los planes de renovación urbana de la posguerra.

Según datos de la administración local de Chiba, más del 36% de los residentes de estas edificaciones son mayores de 65 años o cercanos a los 80, por lo que algunas de estas estructuras están quedando vacías, pues sus ciudadanos fallecen y los inmuebles quedan abandonados.

Crisis de natalidad

Desde hace más de 50 años la población de Japón ha venido presentando fuertes declives en sus índices de natalidad. Esto ha generado que muchos de sus territorios se estén quedando sin habitantes y produciendo lo que coloquialmente se llama ‘ciudades fantasmas’, principalmente en los centros rurales.

Según datos del Instituto Nacional de Investigaciones sobre Población y Seguridad Social japonés, este país podría presentar una reducción de 88 millones de habitantes para el año 2065. Es decir, un tercio de su población actual, por lo que se puede presentar la desaparición de 869 de los pueblos más alejados de las grandes urbes si la crisis de natalidad sigue aumentando.

Tan solo en 2020, y a causa de la emergencia sanitaria por coronavirus, Japón alcanzó el mínimo de natalidad en toda su historia, 840 832 nacimientos se presentaron ese año, superando las cifras de 2019, que ostentaba el récord de natalidad más baja desde que se abrieron los registros en 1899.

Te puede interesar