497547075dj

EEUU planea vender a Ucrania drones de combate capaces de atacar Moscú

El Gobierno norteamericano ha decidido vender a Ucrania cuatro grandes drones de combate MQ-1C Gray Eagles, acercándonos un poco más al Gran Filtro de extinción que sería una guerra mundial

General El Confidencial 02 de junio de 2022
El MQ-1C Gray Eagle tiene el alcance suficiente para adentrarse en el corazón de la Federación Rusa desde Ucrania. (US Army)
El MQ-1C Gray Eagle tiene el alcance suficiente para adentrarse en el corazón de la Federación Rusa desde Ucrania. (US Army)

En un nuevo paso hacia el Gran Filtro de extinción que traería una guerra termonuclear mundial, el Gobierno de EEUU ha decidido vender a Ucrania cuatro drones de combate MQ-1C Gray Eagle capaces de llegar al sur de Moscú con misiles aire-tierra Hellfire. Aunque Ucrania está en su derecho de comprar armas para defenderse de la atroz invasión ilegal de Vladímir Putin, este último puede usar la venta como una excusa para escalar el conflicto, algo con lo que ya ha amenazado en otras ocasiones.

Según informa en exclusiva la agencia Reuters, fuentes del Pentágono y la Casa Blanca llevan ‘muchas semanas ultimando los detalles del plan’. La venta debe ser aprobada todavía por el Congreso norteamericano y puede cancelarse en el último minuto. Es una decisión que resulta extraña después del razonamiento del Gobierno de EEUU para denegar misiles de largo alcance a Ucrania. Los primeros temían que estos últimos pudieran utilizar esos misiles para atacar objetivos en el corazón del territorio de la federación rusa, pagando a Putin con su misma moneda, pero arriesgando un conflicto a escala global.

Ahora, los Gray Eagle permitirían atacar dentro del territorio ruso sin problemas, incluso llegando a los suburbios de Moscú. Obviamente, no tendría la misma efectividad que un misil de largo alcance. Mientras que este último puede atravesar las defensas rusas, lo más probable es que un Gray Eagle sea derribado antes de llegar su objetivo. Adicionalmente, existe la posibilidad de que EEUU geolimite el uso de estos drones a territorio ucraniano.

Misiles Hellfire.Misiles Hellfire.

Mayor alcance y potencia de fuego

Ucrania lleva pidiendo semanas más potencia de fuego con un mayor alcance para contrarrestar el ataque ruso en Donbás. Aunque su objetivo era obtener misiles de largo alcance —que al final se han quedado en cuatro baterías de misiles de medio alcance M142 HIMARS—, estos MQ-1C Gray Eagle son exactamente lo que necesitan. Los drones fabricados por General Atomics son la versión del Ejército de tierra de los famosos Predator, unos aviones no tripulados que son extremadamente efectivos para capturar cantidades masivas de datos enemigos así como atacar objetivos en la superficie con misiles Hellfire o la interferencia electrónica contra unidades rusas.

Un Gray Eagle en la pista. (US Army)
  Un Gray Eagle en la pista. (US Army)

Hasta ahora, Ucrania ha demostrado hasta qué punto la guerra moderna se ha transformado gracias a otros drones de bajo coste. Por una parte, está el uso de drones comerciales pilotados por usuarios civiles reclutados por las fuerzas armadas ucranianas y los AeroVironment RQ-20 Puma, vitales para reconocer el terreno y dirigir los ataques de la infantería y sus misiles antitanque Javelin, así como la artillería y otros drones, como los kamikazes Switchblade 300 y 600. Ucrania ha recibido un total de 700 de estas bombas volantes que planean sobre el campo de batalla en busca de presas durante un tiempo máximo de media hora.

Por otra, están los drones de ataque más grandes, pero de bajo coste: los ya icónicos Bayraktar TB2 turcos, demoledores contra tanques, artillería y vehículos de toda clase y condición.

Un salto enorme en capacidad ofensiva
Pero los MQ-1C Gray Eagle son bestias mucho más sofisticadas y potentes, capaces de llevar hasta cuatro misiles Hellfire de 100 libras, mucho más destructivos que los pequeños MAM-L de 49 libras con los que los Bayraktar revientan sus objetivos.

Imagen de un ataque contra un barco ruso tomada desde un Bayraktar. (Ministerio de Defensa ucraniano)Imagen de un ataque contra un barco ruso tomada desde un Bayraktar. (Ministerio de Defensa ucraniano)

Los Gray Eagle son también más veloces que los Bayraktar, lo que permitiría al Ejército ucraniano responder con mayor celeridad a los desarrollos del frente. El Gray Eagle de largo alcance puede volar sobre el teatro de operaciones durante 41 horas con una velocidad máxima de 278 kilómetros por hora. Los Bayraktar pueden volar durante 27 minutos a 223 kilómetros por hora. El Gray Eagle tiene un rango de 400 kilómetros, lo que le permitiría llegar a los suburbios del sur de Moscú desde la frontera ucraniana (a 391 kilómetros de distancia).

f.elconfidencial.com_original_16b_ad5_af5_16bad5af525bb420fe55ab59d9612ec4Los Gray Eagle podrían adentrarse en el corazón de la Federación Rusa, aunque podrían ser derribados por las defensas antiaéreas. (Google Maps)

Los Gray Eagle son mucho más avanzados que los Bayraktar también en su electrónica. Su peso máximo bruto para despegue es de 1.632 kilogramos (los turcos no llegan a 700 kilos), algo que le permite llevar instrumentación para la adquisición de datos a larga distancia y guerra electrónica.

Un Bayraktar de la Armada ucraniana

Lógicamente, los Gray Eagle son mucho más caros, a 21,5 millones de dólares por unidad contra los cinco millones de dólares que cuesta aproximadamente un Bayraktar. A eso hay que añadir el coste por hora de vuelo, que es más alto en el Gray Eagle por su mayor complejidad. Está por ver si a Ucrania le merece la pena comprar estos cuatro drones americanos en vez de comprar 27 drones turcos.

Gray Eagle en la pista después de un aterrizajeGray Eagle en la pista después de un aterrizaje.

Pero lo que está claro es que estos costes son ridículos comparados con los precios por unidad y hora de vuelo de aviones de combate tripulados. Aunque obviamente un MiG-29 o un F-18 tienen mucha mayor capacidad ofensiva que un Gray Eagle o un Bayraktar, la relación coste-destrucción está a favor de los drones. A medida que los drones se abaraten aún más y su capacidad de vuelo y ataque autónoma avance —gracias a la inteligencia artificial—, la guerra va a cambiar totalmente. Es un camino de futuro que Estados Unidos y China ya han tomado, que ya está cambiando la guerra y que cambiará totalmente los conflictos armados en un futuro cercano. Quizá tan pronto como una posible invasión china de Taiwán en la próxima década, donde ya se anticipa el uso de enjambres de drones para la defensa y el ataque.

Te puede interesar