497547075dj

El drama de los niños robados en Ucrania: miles de menores, adoptados a la fuerza por Rusia

Organizaciones internacionales y miembros del gobierno de Ucrania denuncian que Rusia se está llevando a sus niños para que formen parte del régimen ruso

Mundo Vozpópuli 06 de junio de 2022
guerra-ucrania-1-edited

El Kremlin ha aprobado que las familias rusas puedan adoptar a niños ucranianos, que en la mayoría de casos son refugiados o han sido despojados de sus familias. Una estrategia que busca rejuvenecer la población del país, siempre y cuanto estos menores juren fidelidad a Rusia.

Volodomir Zelenski, en uno de sus discursos a la nación, denunció que Rusia se ha llevado ya a 200.000 niños ucranianos contra su voluntad, una cifra que ningún organismo internacional que compruebe su veracidad, aunque sí hay distintas ONG que denuncian estos actos. Según el presidente, este número no solo incluye a los menores que se refugiaban en orfanatos, sino que también hay pequeños que han sido arrancados de los brazos de sus familias. El objetivo de Rusia, siempre según Zelenski, es que el futuro del país "se olvide de Ucrania y no puedan volver".

Hay algunos casos documentados de lo sucedido, como es el de Kira Obedinsky, una niña de 12 años que fue trasladada de Mariúpol hasta Donetsk, una zona controlada por el ejército ruso. El objetivo, según señala su abuelo, el rescatador de la pequeña, era llevarla hasta un pueblo "a las afueras de Moscú". El titánico esfuerzo de Alexsandr y la colaboración de Cruz Roja permitió que regresase a territorio ucraniano, hasta Kiev, donde la CNN la entrevistó para conocer su historia.

Aleksandr señaló que en su viaje a Donetsk le acompañó una mujer que también iba en misión de rescate, en su caso buscaba a su nieto de cuatro años. Desde la embajada de Estados Unidos en Ucrania, señalan que esta acción “no es asistencia, es un secuestro", mientras el Ministerio de Asuntos Exteriores ucraniano señaló el secuestro como una “violación grave del derecho internacional”.

Lo ocurrido con Kira fue en marzo, fecha desde la cual Ucrania lleva denunciando estos secuestros de niños por parte de los soldados rusos. El asesor del alcalde de Mariúpol, Petro Andriushchenko, también denunció estas prácticas del ejército invasor. Aseguró que Rusia se había llevado a "decenas de chicos". Unos niños rescatados de un orfanato fueron raptados por "unos 18 militares" que se los llevaron con destino desconocido.

Para el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la situación es preocupante y se "está siguiendo de cerca" desde la organización. Consideran que "las adopciones nunca deben realizarse en situaciones de guerras o conflictos o inmediatamente después de las emergencias, ni siquiera para el caso de niños que pudieran estar viviendo en centros de acogida cuando comenzó el conflicto".

En esa misma línea, el Alto Comisionado cree que "no se puede ni se debe asumir que los niños y niñas separados de sus padres durante una emergencia humanitaria sean huérfanos" y considera que "debería ponerse a disposición un sistema de acogida temporal u otro tipo de atención que se centre acogimiento familiar a través de un sistema gestionado a nivel gubernamental, que ofrezcan una protección fundamental".

Desde ACNUR también creen que "cualquier decisión de trasladar a menores no acompañados debe realizarse siempre valorando primero su interés superior". En caso de hacer algo distinto a esto, debe ser "de forma voluntaria" y siempre "con el consentimiento bien informado" de padres o tutores legales.

Una estrategia con niños más propia de los nazis

Esta estrategia recuerda a la que llevó a cabo la Alemania de Hitler, que también raptó a todo niño que considerase ario para 'germanizarlo' y convertirlo de manera automática en un ciudadano alemán. Los nazis se llevaron a 400.000 menores en toda Europa, siendo Polonia el país más castigado, con 200.000 víctimas.

Por aquel entonces, los 'racialmente valiosos' eran sometidos a propaganda nazi en centros específicos para ello. Después, eran adoptados por familias alemanas e iban a clases creadas por las SS. En el caso de adolescentes y niños que no cumplían los cánones raciales del régimen nazi, eran enviados a campos de exterminio y campos de concentración.

Sin haber una 'prueba racial' que dé acceso a los niños ucranianos a Rusia, sí existe, como puedes leer en el inicio del texto, una jura de lealtad al régimen ruso. Lo que no ha explicado en Kremlin son las consecuencias para aquellos que se nieguen a mostrar fidelidad al país que ha desmembrado miles de familias ucranianas.

Te puede interesar